No somos muchos ni somos pocos; pero estamos obligados a contarnos

Para derrotar la insolencia política, la burocracia y la corrupción desatada en altos niveles del Gobierno constituido y no volver al pasado infernal de la cuarta república, conscientes de nuestra labor revolucionaria y firmes ante los tiempos históricos presentes, hacemos llegar el borrador de una propuesta estratégica, de lo que pensamos falta por hacer, en tiempos de tanta confusión política y trampas ideológicas, dispuestas por el enemigo de clase, enquistado en el gobierno y en la derecha neoliberal, evitando caer en posiciones de corto plazo, sin la debida sustentación ideológica, pero haciendo respetar el legado de Chávez, que al momento nos une.

La Clase Obrera y trabajadores en general, necesitan salir del anonimato y zafarse de quienes lo han representado (en el presente el gobierno; en el pasado la oposición), haciéndose de suficiente voluntad política desde los Consejos, para dirigir las fábricas sin patrón, demostrando al Pueblo y al Mundo, que no es como piensan quienes aseguran que poniendo "protector de fábrica", harán algo inédito o distinto, al rastro que deja el empresario; es decir, los ojos y oídos del presidente asumiendo la contraloría interna y la gerencia; como si los trabajadores no tienen la suficiente entereza para dirigir su propio destino, ni están en capacidad de poder alcanzar propósitos colectivos comunes, de igualdad y fraternidad, en la realización de un auténtico Gobierno Popular; y entonces ¿17 años de iniciada esta gesta no bastan; en que radica tanta mediocridad, y dónde está el traspaso de los medios de producción a manos de la Clase Obrera?…¿acaso el responsable de los derroches, las decisiones y manejos fraudulentos, la corrupción, ineficiencia e "improvisaciones y piraterías" en las fábricas recuperadas, nacionalizadas, u ocupadas por los trabajadores, ha sido la Clase Obrera; o no es verdad que los responsables son las benditas políticas representativas del Poder Ejecutivo, controlando la actividad del Poder Popular usurpando el Artículo 5 de la CRBV; es que acaso ahora tenemos zamuro cuidando carne? ¿Quién o quiénes van a disponer del excedente económico proveniente de las ventas, y la plusvalía que produce el obrero; acaso tiene otro dueño, que no sea quienes trabajan produciendo?.

El momento es este, no otro; tenemos que despertar y hacer de la crisis, el detonante que necesitamos montar para no fenecer ahogados en una aventura más, cuando este Pueblo y los trabajadores, han llegado al punto de inflexión y evangelización de manos de un Partido que es letra muerta y de un Gobierno, que no sabe hacer con ella; que sordo continúa interesado en obstaculizar la emancipación, entorpecer las vías del aprendizaje cambiante (inventamos, o erramos; imprescindible es inventar, para triunfar), obstaculizar el crecimiento político de los Consejos -tras disimular las verdaderas intenciones, cuando aseguran que los colectivos obreros y comunales, no están preparados, para dirigir su propio proceso y destino histórico en los tiempos presentes- y las funciones que puedan generar con éxito, los colectivos en el Poder Popular, donde pareciera que no tiene sentido la Revolución en producción -no rentista-, que se requiere impulsar para que el Pueblo pueda acometer en plena libertad, el camino emancipador, trazado por nuestro Pueblo, después de la triste partida del Comandante Chávez.

Entre otras razones que nos motivan, proponemos convertir el momento político, no en una aventura marginal más, sino en una propuesta estratégica, estructural y cultural, profunda, consciente y pensada con criterio propio, entre todos los que amamos esta Patria, y que la revolución no está a la vuelta de la esquina, ni acabada como creen algunos cuantos, pero que tampoco espera al amparo de las circunstancias por ningún profeta o cosa parecida, ni se recuesta en la ineficacia, ni en el secretismo que pulula en el imaginario vanguardista del Partido clientelar.

En todo esto, hay dos posiciones de derecha encontradas, viviendo de contradicciones circunstanciales, no antagónicas, en un pugilato por eternizarse -cualquiera de las dos-, en Gobierno reformista; y también al igual que Partidos Socialdemócratas o Socialcristianos, se disputaban gobiernos en la Cuarta República y en esta también, acostumbrados a mentir viviendo de la necesidad y el trabajo del otro, dilapidando el tesoro público y haciendo grandes negocios, para enriquecer los bolsillos de unos cuantos. Pero lo peor y que rebasa todo cálculo, es cuando descaradamente el Gobierno y el Partido que centraliza la acción reformadora -desconociendo los poderes creadores del Pueblo-, es capaz de usurpar, -como lo hicieron- el Poder Popular al Soberano, que sigue dando muestras de fatigas, cansado de tanta burocracia, y engaños cuando no encuentran la "fórmula secreta", que posibilite devolver el Artículo 5, de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Estamos viviendo momentos cruciales que no soportan vacilación alguna, donde las promesas después de tantos engaños y utilizar al otro, ya no tienen credibilidad en boca de profetas de la improvisación ni de Partido alguno. Sin embargo y a pesar de tanta infamia y desprecio de clase, el Poder Asambleario tiene la última palabra porque en 17 años, han cambiado las circunstancias, y el escenario político es diferente al que vivió el país a la caída de la Cuarta República en 1998.

A pesar del tiempo que pasa inclemente, el hombre y la mujer trabajadora siguen allí, incansables, trabajando en la conformación de colectivos que se fundamentan de la democracia participativa y protagónica, indicando cual es el camino a pesar de tantas trabas impuestas en quienes apuestan a la división auto representando al Obrero, negándose a la Unidad, y jugar a no alcanzar las metas que se propusieron al inicio del proceso de reformas. De igual manera, y por otra parte en el marco de la realidad y la conciliación en paz, la Clase Obrera está dispuesta a continuar la lucha, conscientes que necesitamos redefinir los caminos anti-sistémico y marcar el escenario de los Consejos en el Poder Popular, como auténticas células políticas del Poder Popular, haciendo de él un poder colectivo e igualitario, en construcción permanente.

Un Poder Popular de un infinito y múltiple accionar creativo, donde todos y entre todos, hagamos sentir más allá del intrincado y estrecho mundo esclavista de los partidos, sindicatos o frentes, el fundamento de la Democracia Directa, de acción infinita en este nuevo reimpulso, y descubrir que se puede intentar si actuamos entre todos, lo que necesariamente obliga recordar al camarada Wladimir Ulianov "Lenin", de dar "un paso adelante y dos atrás", fortaleciendo una red de alianzas de apoyo mutuo y relaciones fundamentadas en la realidad del día a día y en la producción, construyendo y acopiando la gran unidad hegemónica del sujeto revolucionario con el pensamiento y el accionar de otros, desconcentrado hacia abajo y concentrado en su dirección colectiva trazando el camino de la Vía Consejista y Asamblearia Comunal, diseminadas por los cuatro puntos cardinales, cuando tenemos a nuestro favor el idioma, orígenes, colores, sabores, creencias y el crisol de costumbres, en el horizonte infinito del gran territorio Americano y Caribeño, de Nuestra América; cuna del hombre nuevo.

Esto nos obliga a fortalecer valores comunistas y hacer nuestro, cada vez más profundo el pensamiento del Libertador Simón Bolívar, y tener presente al Maestro Simón Rodríguez, al Generalísimo Francisco de Miranda, al Gran Mariscal de Campo Antonio José de Sucre, a nosotros los orientales olvidados de la acción del gobierno a reimpulsar el proceso revolucionario original, fracasada la experiencia estatista, distributiva y rentista de un Gobierno de burócratas que ni siquiera improvisan, constituido por izquierdas obedientes y cómplices de derecha, aliados al movimiento militar nacionalista de tradición anticomunista, que no han sabido siquiera calcar de las enseñanzas históricas contemporáneas, aprender de los fracasos, aciertos a medias, y truncadas revoluciones, empeñados en mal formar una sugerida e impuesta alianza cívico militar sumergida en la Pirámide Social Capitalista, y no en las fuerzas reales que nos da el barrio, la fábrica y la real vivencia del Pueblo, alrededor de las circunstancias especiales que lo envuelven, cuando trata de conformar Gobierno Popular. Es decir, se quiere desconocer la historia, y la rebeldía de un Pueblo heroico que se enfrentó con el pecho desnudo el 27 de febrero de 1989, a unas hordas de delincuentes que mancharon el uniforme verde oliva con sangre inocente.

Según refiere la historia, el movimiento popular empezó en Guarenas y Guatire, y estalla en proporciones dantescas en la Caracas del Himno Nacional. Como hecho inaudito, es la primera manifestacion rebelde en el Mundo, contra el Fondo Monetario Internacional, sus políticas y planes neoliberales, lo que hace se desaten fuerzas oprimidas como huracán caribeño; o sea que el Imperio Yanqui y el Gobierno de Carlos Andrés Pérez, sin cálculo y en la superficialidad del razonamiento "adeco", pusieron en práctica sin recato alguno, la misma lógica del Estado Burgués con sus propias características, palabrerías y tramoyas nacionalistas, y aunque duele admitirlo, después de 17 años de proceso, los vicios económicos y políticos aún presentes, en estos días se han proyectado en una guerra económica, como parte de la guerra de cuarta generación preparada en laboratorios de inteligencia, por el Imperio gringo.

Sin embargo a pesar de tanta indolencia y equivocados procedimientos, ese nuevo despertar sin guía partidista se desató en las entrañas de los Barrios. Buena parte del Pueblo, la población política y hasta militares patriotas, buscaron aprender de ello y de las raíces originarias que indujeron esas movilizaciones para salirle al paso a la crisis política originada por quienes hegemónicamente aún se pelean la conducción del país. Cosa rara; los aprovechados de siempre, se mueven y proponen, nada nuevo; solo quieren seguir ejerciendo la siempre eterna vanguardia del proceso político y conducción revolucionaria, desde estrados del Gobierno, y sobre todo del Partido, extraño espécimen que inmerso en vicios pequeño burgueses carcome, usurpa y se abroga sustituir al Pueblo, que por mandato de Chávez, se organiza en la Vía Consejista del Poder Popular.

Frente a la realidad que vive esa otra parte del Pueblo, de más de 17 años de proceso donde no todo está perdido, diferentes y disímiles colectivos populares a nivel nacional, han tratado de sincronizar su accionar para constituir un Poder Popular autónomo e igualitario, que sea expresión y recoja la suma de voluntades de saberes, empeñados en la emancipación, desatando el nudo que no le permite construir Gobiernos Populares, como presentan a la Nación los camaradas que intervinieron en la Asamblea de Militantes de Caracas, a quienes le agradezco parte de las enseñanzas reflejadas en el trabajo y la voluntad manifiesta de "seguir fabricando el tiempo y tejiendo el espacio de nuestra Emancipación", y que entre otras cosas, promueven la creación de una vía expedita: "una irrupción libertaria proletaria-rebelde y en armas, un escenario igualitario de emancipación y construcción de la nueva sociedad infinitamente múltiple, un poder asambleario, desconcentrado hacia abajo y concentrado en su dirección colectiva, y un intrincado entramado de alianzas, solidaridades, de apoyo mutuo y relaciones libres que construyen la hegemonía del sujeto revolucionario más allá de sus territorios de control".

Pero bien, haciendo un poco de historia, nuestra propuesta viril que ve la luz Consejista y que nace perseguida por factores de la derecha en la cuarta, y de la "izquierda" también en la misma década del 70, viene a encontrar su nicho legal en 1999 de manos del Presidente Hugo Chávez Frías, y de una realidad que está viva en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Aunque secuestrada y atomizada por un Gobierno constituido, que impone sus posiciones, y que después del estira y encoge, de crecimientos y estancamientos, de avanzar y retroceder sin brújula alguna, no podemos dejar que se esfume en el tiempo presente, ni tampoco esperar que nos sigan arrebatando la iniciativa y la voluntad morfo-genética, de manos de una dirección política impositiva que se abrogó y asumió como suyo, sin importar lo que piensa el Soberano, la direccionalidad del proceso en cabeza de un Partido de "masas" panfletario sin rumbo fijo. Partido anacrónico donde por igual tienen cabida, tanto socialdemócratas como reformistas, revisionistas y/o extremistas de izquierda o de derecha, que tienen el tupé de autocalificarse de Socialistas, en una sociedad que vive del clientelismo rentista y de trabajadores asalariados, viviendo el sueño, de que algún día los medios de producción puedan estar en manos obreras. Pues el momento llegó; es cuestión de converger y encontrar la razón de ser, en cada una de las vivencias y experiencia particular, impulsando las fábricas sin patrón.

Pensando en Venezuela, en la historia y en tiempo presente, quienes andamos por la vida comprometidos en quehaceres y actividades revolucionarias, ligados a colectivos de trabajo adentro, o fuera del país, no solo alertamos al Pueblo del desenlace que se nos viene, si no que actuamos comprometidos en consciencia, sintiendo de primera mano y a flor de piel las pérdidas infligidas por un enemigo desclasado que acude al llamado "táctico" que hiciera el Comandante Chávez y continúa el Presidente Maduro, volviendo a colarse por las hendijas del Poder Constituido, quitando iniciativa a quienes no tenemos doble postura política y los hemos enfrentado en más de sesenta años de lucha continua, sin haber pactado nunca con el enemigo de clase.

Es así y no pudiera ser de otra manera, pues aunque compartimos con esa "izquierda, que no es zurda" en varios escenarios en este amasijo irregular en que nos hemos visto envueltos, sin ninguna protección, aunque por separado, cuidadosos actuamos en la creación, visión y misión del nuevo cuerpo orgánico que nos identifique y nos ponga a tono con la realidad; me refiero a los Consejos de Revolucionarios, su quehacer, sus áreas de acción limitantes y la participación protagónica en general del Pueblo Asambleario, que lo compone y empuja desde abajo, pensando en la libertad del actuar protagónico y en "el buen vivir" del Pueblo.

En tal sentido nos permitimos irrumpir y proponer hacer lo que haya que hacer, buscando emanciparnos nosotros mismos desde nuestras fortalezas, entre aciertos y errores, pero caminando con pies propios, dejando a un lado lo que pueda desunir, y en cambio, solidificar lo que nos une. Es decir, proponemos hablar, pensar e intercambiar ideas y propuestas que fortalezcan un modelo virtual en crecimiento permanente que se enriquezca en la medida que crece a otros niveles y dimensiones en la primera instancia de la nueva 1*rectificación, y que en conciencia, realmente provienen de la sumatoria colectiva de la comunidad y de los centros de producción activos -o sea del trabajo dignificante y eficaz en colectivo-, en las fábricas y en los barrios, al interior de la Vía Consejista, y su amplio radio de acción directa en más de 46 mil Consejos Comunales y más de 1.500 Comunas. Caldo de cultivo para iniciar una ofensiva generalizada a todo lo ancho y largo del país, de trabajadores y líderes comunales, que despunten en los colectivos y hagan presencia en las Asambleas, sin ínfulas de conocimiento ni imposición alguna.

Es la hora de los hornos y de hacer realidad el sueño de los nuestros, que como muchos han caído y abonado, la patria de los libertadores. Una propuesta original, como todo lo que sabe hacer y se empeña en profundizar, cada vez más el 2*Pueblo en colectivo, que abarque todo el espectro social donde se mueven para irrumpir, como gobierno popular, desde las mismas catatumbas, de abajo hacia arriba, en y desde los procesos y contenidos Asamblearios, que definan el carácter, la voluntad y temple de los Consejos Comunales y Consejos de Trabajadores, entre otros, hasta conformar la Comuna.

1*rectificación: que por cierto el Gobierno en Cabeza del Presidente Nicolás Maduro, frente a la derrota del 6D en el 2015, no reconoció autocríticamente la derrota electoral y el fracaso político Gubernamental; el Pueblo esperaba, por lo menos sino diferente al menos parecido a lo que en su momento hiciera el Comandante Hugo Chávez cuando asumió públicamente la autocrítica por la pérdida electoral en el 2009; cuando hasta por una diferencia pírrica de unos cuantos votos, reconoció y mandó a publicar la autocrítica, lo que se conoció como el Libro Rojo…

2*Pueblo: Rolan Dennis y su equipo, recordando a Jodi Deam, en el libro El Horizonte Comunista: "referimos el "Pueblo" como "la parte de los sin parte" o sea, entendiendo al Pueblo como esa fuerza dividida y divisiva aún, que hace parte de un "resto del nosotros" que quebrado, desposeído pero a la vez generador de esa "parte" o ese resto del todo social, es capaz de optar por otra vida y luchar por ella y darle forma…"

Una organización que trabaje y piense en colectivo, que nazca no divorciada de la realidad, en la mancomunidad del Trabajo y la Producción en la cotidianidad de la actividad y trabajo creador y político de los Consejos en la vida real. Ahora si, y sin miedo; como lo que es y sin arandelas, un Pueblo en lucha por deslastrarse del peso histórico que lleva sobre sus espaldas, inserto en una sociedad injusta que no ha buscado, pero que por cuestiones históricas lo ha doblegado cuando trata de emanciparse. Diríamos que la propuesta es crear una vanguardia colectiva y colegiada en cada fábrica y comunidad, teniendo presente que venimos de una sociedad venezolana quebrada y fragmentada por Partidos Políticos, Sindicatos y Frentes, y que aún con grandes dificultades y miedo escénico, evitamos conocernos como legítimos productores.

Esta vez y por voluntad propia nos atrevemos a reagruparnos para pensar en libertad, haciendo énfasis e hincapié en la organización de la clase obrera en Consejos, capaces de armar fábricas sin patrones, y políticamente comportarse como lo que son, Células Políticas del Poder Popular en las Comunas, dando la cara del Socialismo del Siglo XXI, y no la del Partido, Sindicato o Frente, causante del atraso y de grandes descalabros políticos y revolucionarios, dirigido por un grupo hegemónico interesado en atesorar el Poder originario del trabajador, y que de fondo, excluye y desestima la capacidad y arrojo del Pueblo venezolano.

Esta realidad inexorable nos lleva a ser vigilantes y tener presente el conflicto de intereses apócrifos en que nos han metido, y no percatarnos que solo será desde el Pueblo con los trabajadores y la Clase Obrera, donde siempre beberemos sabiduría y encontraremos la respuesta al saqueo y la explotación; es desde donde hay que partir, para hacer cualquier análisis serio y realista. Ahora más enriquecidos en saberes populares y en experiencias revolucionarias, realizándonos conscientemente en nuestra propia fuerza interior, y en las voluntades conjuntas, haremos invencible el Gobierno Popular y la Vía Consejista hacia el Socialismo en el Siglo XXI. Los demás esfuerzos, por agruparnos en Partidos de vanguardias, implica patinar sobre mojado, con los riesgos de lo que implica esa caída y la nueva aventura en ciernes.

Quienes hemos combatido el capitalismo toda la vida, estamos seguros que el futuro del mundo está en manos de los Pueblos y trabajadores y más nada!!; en todo caso, para dimensionar los alcances del legado de Chávez y las Comunas en la construcción del Socialismo del Siglo XXI, en Venezuela, Nuestra América y el Mundo, es preciso tener claro los vientos que soplan en tiempo presente y que vienen con gran fuerza desde el Sur, y/o de cualquier lugar del universo oprimido por los males del Capitalismo; esa desventura ascensión de Macri en Argentina, y la persecución política de Lula y Vilma, traerán valiosas experiencias a los Pueblos de Nuestra América.

Facilitador político

signo2012@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1076 veces.



Manuel Gómez Signorino

Facilitador Político

 signo2012@yahoo.es

Visite el perfil de Manuel Gómez Signorino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: