A propósito del CEP de Santa Rosa de Agua y 35 años de éxito comunitario


Conscientes de lo expuesto y de la situación trascendental que acontece a nivel Nacional y Regional, desde el punto de vista revolucionario adquirido a consciencia y lo que el Gobierno conoce e interpreta como el “Poder Popular”, por lo delicado del tema y los intríngulis en cuestión, proponemos atender de manera especial lo que inició en vida el propio Comandante Chávez; es decir dejar a voluntad del Pueblo y los trabajadores, lo expuesto en muchos de los ALÓ, Presidente!, y de esta manera encontrarle sentido al sacrificio de Chávez y la razón de ser del Poder Popular.

A modo de ejemplo, y aunque parezca raro y esté fuera de contexto, traigo a colación para compartir, una significativa experiencia de lo que recientemente celebraron en Maracaibo, Estado Zulia, y que tiene que ver con esta breve reseña histórica del Centro de Educación Popular (CEP) “Jesús Rosario Ortega”, los Consejos, y la insistencia de quienes hemos creído en la Vía Consejista del Poder Popular y la emancipación del Gobierno Popular, que en cabeza de su mentor y presidente de la Institución, el sociólogo Giovanni Villalobos, el equipo de trabajo, y el actor principal, el Pueblo de Santa Rosa de Agua, recientemente celebraron 35 años de existencia y de éxito comunitario.

Es cierto, que el tema de los Consejos, y la Vía Consejista del Poder Popular, no es nuevo en la Venezuela saudita -hay conocimiento del intento político del grupo del Partido Comunista, dirigido por Juan Bautista Fuenmayor, Kotepa Delgado, Salvador de La Plaza; entre otros-, porque como experiencia válida en el tiempo, ha sido de ascenso continuo, siendo material de estudio, por estudiosos y quienes conocen la encomiable labor de la Institución del Centro de Educación Popular; la verdad es que -aparte de ese intento fallido en la década del 40- no registramos ni conocemos en Venezuela otra experiencia como la de Santa Rosa de Agua, y el intento de salirse de los esquemas tradicionales de lucha hasta ver conformado el autogobierno. Es de significado especial para el Zulia, por ser la ribera y lugar por donde llegó Américo Vespucio a Venezuela, y de donde proviene, probablemente el nombre de América.

Para felicidad de todos y principalmente de quienes han visto el desarrollo histórico y construcción de semejante obra comunitaria y de arquitectura popular, hace apenas unos meses celebró 35 años de construido el Centro de Educación Popular (CEP) “Jesús Rosario Ortega”. La celebración se da en el marco de la inauguración de la primera Escuela de Altos Estudios del Poder Popular, para dar forma y contenido a 10 mil Consejos Comunales, y a 6 mil Cooperativas del Movimiento Cooperativo, en la elaboración de Proyectos para la comunidad. Y aunque el caso en cuestión pasa desapercibido, dentro del marco de tantos problemas mediáticos, reviste importancia social, histórica y geo-política, lo que significa y encierra para los latinoamericanos, la Patria es América; no solo por el hecho en si, sino por lo trascendental en el tiempo histórico, cuando los Consejos como colectivos comunales y de trabajadores, han mantenido libertad de pensamiento político, en Santa Rosa de Agua, gracias a la voluntad del colectivo, del facilitador político Giovanni Villalobos, los cultivadores culturales y la disposición del pueblo indígena de la ribera, de esta costa del Lago.

Paralelamente a este gran acontecimiento en el Estado Zulia, y hoy estar atendiendo el CEP, 80 mil personas anualmente, en programas de salud, deporte, cultura, y con una arquitectura respetando la infraestructura de la institución, la comunidad indígena y de la zona ribera del Lago. Al respecto entre otras, orgulloso Giovanni informa: “damos comida a más de 300 personas diarias, tenemos las misiones nacionales, que nos ayudan también”. El CEP, como popularmente se le conoce, en estos 35 años de fundado, empezó de manos de Giovanni en un palafito donde impartía labores de alfabetización, después de tantos sinsabores y mayores alegrías, continúa generación tras generación, trabajando y dirigiendo, con el colectivo que lo acompaña el Centro, haciendo labor de Patria, al sanear caños y playas, así como darse la satisfacción de tener la comunidad la Primera Planta de Reciclaje de Plástico, la cual recicla 30 toneladas diarias de desechos -polímeros duros y blandos-; también cuenta con la Filarmónica Infantil; escuela de danza; la escuela de canotaje; el comedor para la tercera edad, entre otros. De la misma manera su actividad cobija y atiende 100 damnificados de la Guajira, y hace poco se concluyó la construcción de 127 palafitos, para pescadores y demás habitantes a quienes le sustituyeron las viviendas que estaban en mal estado, por otras nuevas; así mismo anunció que algunas serán utilizadas por la comunidad, como posadas. Villalobos, además informó y explicó también la fundación y creación de un Centro de Formación: “una productora para edición, periodistas, camarógrafos y fotógrafos; pero no de teoría sino la práctica, de como se edita”.

Es oportuno y necesario, hacer un aparte y explicar, haciendo un poco de historia del por qué el CEP, y los Consejos. Y es que, aunque quien podría extenderse más, es el mismo Giovanni, me tomo la libertad de hacerlo, ajustado a la realidad del momento histórico. Por aquellos años, a principios de la década del 70, nació un movimiento colectivo uniendo saberes entre quienes lo pensaron. Totalmente diferente a lo que existía en los barrios de Caracas y sus Juntas Comunales, creadas y manipuladas por los Partidos del establecimiento político. Era un movimiento con liderazgo propio y ramificaciones incipientes en el territorio nacional, aunque se cuidaba tanto de las organizaciones de derechas, y con pesar, también se cuidaba de las “políticas de izquierdas”, que buscaban ponerle mano al trabajo y al esfuerzo creador de la comunidad, para hacerlos dependientes de los antojos del Partido. Sus promotores y facilitadores políticos que conformaban la Vía Consejista, buscaban en el día a día, articular con el Pueblo y desarrollar las tesis políticas, económicas, sociales y culturales, que movían los Consejos en los barrios de las capitales, en el campo, veredas, fábricas, liceos y universidades. Entre otras, la de Maracaibo, Estado Zulia, que es la que nos ocupa, tiene su propia expresión y sello personal de manos del sociólogo Giovanni Villalobos, y quienes lo acompañaban. Ha sido su gestor principal que se proyecta en la historia, y en los tiempos del CEP, de Santa Rosa de Agua, y también deja huella en la fundación del Consejo de Pescadores, en la estratégica Isla de San Carlos, desembocadura del Lago, por donde se exporta y pasa el grueso del crudo venezolano. Como se apunta, los Consejos, también se generalizaron, en otras partes del país, sin poder trascender en el tiempo político, por falta de liderazgo natural, entre otras razones (Caracas, Vargas, Miranda, Aragua, Yaracuy, Portuguesa, Barinas, Falcón, y Trujillo). Hasta se llegó a crear una incipiente Central de Consejos Comunistas, con sede en el Edificio Cipriano Morales, Avenida Urdaneta, Santa Capilla, Caracas; todavía andan por ahí, haciendo revolución, algunos de los principales autores.

En fin en el Zulia, fue la labor titánica del Pueblo, de líderes naturales pensando en el futuro, y la principal labor del motor intelectual, el activista y en aquel entonces estudiante de sociología, Giovanni Villalobos, que emprendió como muchos otros, el gran proyecto, siempre confiando en el Poder del Pueblo y sus poderes creadores, trascendiendo en el tiempo histórico. Hombre ligado al Movimiento Revolucionario 8 de Octubre (MR8), creador junto a otros como él, de la Vía Consejista que proliferó con dificultades, pero que bajo su mano actuó decidido, convencido y creyendo en hombres y mujeres del pueblo; del Poeta y humorista Aquiles Nazoa y también su hermano, Aníbal; del trazo y la magia del sabio y Arquitecto de hombres libres, Fruto Vivas; del Poeta y dramaturgo César Rengifo; de los políticos Salvador de La Plaza y Kotepa Delgado; de la internacionalista Esther María Osses y Carlos Wong, en fin la lista en cuestión, se hace interminable de tantos hombres y mujeres valiosas nacidas en la tierra abonada por sangre de patriotas Bolivarianos exterminados a consciencia de sus ejecutores, que dejaron a su paso el fuerte e interminable legado de Bolívar a través de instrumentos como los Centro de Educación Popular (CEP) y su logo distintivo regado por las paredes y muros de Maracaibo y Santa Rosa de Agua, -para ese momento, era la imagen de un niño escribiendo fijamente viendo su cuaderno- elaborado por la camarada “Juanita”; del Movimiento Cooperativo-Consejista; de los Centros de Auxilio Ambulatorios (CAA) hoy, en otra lectura, los CDI, atendidos por estudiantes de medicina, incorporados a los Consejos Estudiantiles; y de la recuperación y toma de tierras ociosas, como fue la ocupación forzada del terreno de la Polar en Maracaibo Edo. Zulia, por la necesidad que tenía el Pueblo, de tierras para vivir, y donde perdiera la vida en funciones políticas, el entrañable luchador social y compañero “Augusto”, Ángel Tarazona. Es justo apuntar que el camarada Villalobos, también desarrolló estratégicamente el tesonero trabajo político en la Isla de San Carlos, desembocadura del Lago de Maracaibo, donde fundó el Consejo de Pescadores, con pescadores de la isla.

Para mejor precisión, los Consejos como organización política libre, con poder de voluntad y autonomía propia, de Partidos, Sindicatos o Frentes, sigue su marcha a pesar de contratiempos como los actuales y/o los que se avecinan, cuando el Partido -sin sustento jurídico alguno- busca mantener la hegemonía del pensamiento libertario de los Consejos; es decir desde que Chávez llegó al poder político, y empezó lo que se conoce como una larga marcha, con luz propia y poder de convocatoria, hoy a tres años de su partida, a pesar del fraude es una Ley con perfil propio, fundado en el 2006 por el presidente Chávez y modificada en el 2009, restándole autoridad al Consejo, para hacer Contraloría Social, a cualquier obra cercana a la territorialidad del Consejo; a pesar de la derrota del 2009, y tratar de ser críticos y rectificar, para el 2015, se contaba con un registro en todo el país, de más de 46.000 Consejos, y más 1.500 Comunas. Sin contar con los Consejos Campesinos; Consejos de Pescadores; Consejos Cooperativos; Consejos Estudiantiles; Consejos de Técnicos y Profesionales; entre otros. Se contaba y se cuenta hoy con más Consejos diseminados por todo el país, que no están registrados por el Ministerio de las Comunas, pero que forman parte del sólido movimiento de la Vía Consejista del Poder Popular, en constante crecimiento, aunque no lo quiera aceptar el partido, por lo critico de sus razonamientos.

Desde su juventud, por allá en la década del 70, Giovanni Villalobos se destacó por su seriedad y actitud frente a los reveses, en una lucha desigual contra la derecha. De joven, salía de la secundaria cuando vio la luz real que emitía el Pueblo, al entrar en la Universidad del Zulia, donde fue un alumno destacado de la camarada y militante en la lucha, la panameña-venezolana, Profesora Esther María Osses, quién en su momento y antes del año de 1992, aprovechaba cualquier oportunidad, para entrar en los cuarteles del Zulia, explicando quién había sido el General Omar Torrijos Herrera, y el por qué la invasión a Panamá. Sin quererlo, el destino la puso en el camino de quienes conformarían el Movimiento Bolivariano 200, dirigido por patriotas venezolanos que se alzaron y actuaron con éxito, en la asonada de 1992. Al respecto hay evidencias vivas de aquellas incursiones de ella, y si mal no recuerdo, existe una correspondencia enviada a quién fue su compañero de vida, el Profesor Carlos Wong Broce, por el Coronel Francisco Arias Cárdenas. Hecho hombre Giovanni se entregó de lleno a la elaboración de tan importante proyecto cívico-revolucionario, en estos 35 años de lucha y tentaciones diversas. Pero sería egoísta si no señalo y reconozco la labor de indígenas y pescadores, que lo acompañaron durante el tesonero trabajo; y de mujeres entregadas de lleno a las actividades revolucionarias, las verdaderas pioneras personificadas en la figura de “Juanita”, madre de nuestro único hijo, “Ezequiel”, del que no pude disfrutar ni un instante de mi accidentada vida política; y luego en el tiempo histórico la labor incansable de la Economista, Lorena Arcaya, y el catire Lic. Germán González, entre otros, cuando se cree en la mujer y el hombre, y se habla de la importancia de la generación de relevo.

Tan solo así, solidarios y unidos en Gobiernos Populares en crecimiento, como sería el de Santa Rosa de Agua, con autonomía de vuelo, con empeño y decisión en llevar adelante sus planes y hoja de ruta, en lo posible actúa para no seguir dependiente de la Pirámide Social Capitalista, y el macabro escenario fabricado desde el vértice, de arriba hacia abajo, donde los patrones, capataces, aduladores de turno, y simples explotados a sueldo, responden a intereses mercantiles, de líderes Sindicales y la Partidocracia; estructuras mesiánicas, que están a la orden del día, entregadas a perpetuar el Capital, y acentuar la brecha entre opresores y oprimidos, lo que les permitiría seguir edificando grandes imperios, esclavizando al trabajador y acabando con la vida y naturaleza del Planeta. Son vulgares operadores y esquiroles los que controlan y promueven Sindicatos, Partidos y los Frentes -entremezcla de todo, menos de la clase obrera-; o en el caso Comunal, territorial y jurídica, las Alcaldías y Gobernaciones, -reminiscencias del pasado colonial- que a mediano plazo y en la medida que se crezcan los Consejos y las Comunas como Gobiernos Autónomos, dejarán de existir y de actuar como vulgares oficinas agenciadoras de empleos, reclamos, auspiciadores de “falsos sueños revolucionarios”, que aún incentivan el individualismo, arrastrando lo peor de la burguesía, el consumismo y las degeneradas formas culturales, que se resisten a desaparecer mientras no cambien los Planes en las Zonas Educativas. No se han conformado con vender ideas panfletarias, sino lo peor, la fuerza del obrero y trabajador a quienes además, le roban la plusvalía producida, igual si son empresas privadas o públicas.

Facilitador político
signo2012@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1611 veces.



Manuel Gómez Signorino

Facilitador Político

 signo2012@yahoo.es

Visite el perfil de Manuel Gómez Signorino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular