¿Está Secuestrado el PSUV en Anzoátegui?

Este jueves 22 de marzo, en una de las salas del Hotel Venetur de Puerto la Cruz, antiguo Hotel Melia; el PSUV o una parte de él realizó un foro con el Camarada Arangibel sobre el tema de la Guerra de IV generación. El foro convocado para las 9, comenzó casi a las 11 de la mañana y terminó un poco después de la 1:00 pm. Como suele suceder en cualquier evento que el PSUV programa para Anzoátegui, en la espera para comenzar, los camaradas se van conformando en pequeños grupos para intercambiar opiniones y uno nada más tiene que ajustar el oído para enterarse del tema que domina o preocupa a los camaradas.

Mientras esperábamos, tuve la oportunidad de acercarme a varios de los grupos para saludarlos y hacer el registro del respectivo tema de conversa. En esta oportunidad como en otras, el tema que más preocupaba a los grupos era uno que la militancia comienza a denominarlo como “secuestro del PSUV”, pero que en honor a la verdad no es un problema nuevo que comenzó a manifestarse a partir del 2012. Suena increíble como estas percepciones van apareciendo, pero es la manera de irse explicando un fenómeno. Intenté un poco precisar como los pequeños grupos concebían este hecho denominado secuestro y la mayoría entiende por ello, el proceso que conduce a que una autoridad se apropia de un cargo y una política para beneficiar única y exclusivamente a los miembros de su partido; es decir a los militantes de su particular feudo llamado PSUV, violando groseramente el principio de participación protagónica consagrado en la constitución y los documentos principales del partido.

El Secuestro del PSUV en Anzoátegui no es nuevo. Es el mismo fenómeno que a través de los análisis que hemos venido presentando calificamos como “muchos PSUV en Anzoátegui”. Comprendí después, como el tema del Foro y el tema de conversa de los grupos se juntaron y me permitieron completar una interpretación del proceso, según la cual; el Secuestro del PSUV en Anzoátegui es un hecho visible y una consecuencia de una guerra interna, que por supuesto no califica como guerra de IV generación, porque es una guerra interna entre “caciques”, que por supuesto impide una accionar más orgánico y un quiebre del principio de unidad y autoridad que es muy necesario para consolidar el trabajo político.

Voy a limitarme a reproducir lo que oí y que se refieren a dos municipios de lado oeste del estado Anzoátegui y otro del área metropolitana. El caso del lado oeste, es un patético ejemplo de este secuestro y hasta ahora; la militancia del PSUV en estas dos jurisdicciones está clara en que no es posible salir de una anarquía que cada vez se torna más complicada. En el oeste y más concretamente en el Municipio Peñalver, se inició el proceso de falta de respeto al actual “equipo” estadal del PSUV porque la decisión de intervención que tomaron, que fue una de sus primeras decisiones; el Alcalde decidió echarla al cesto de la basura y la interventora, hubo que regresarse regañada y sin ninguna autoridad. Lamentablemente, esta situación la vivió una camarada –Ingrid Cortéz- con tradición de lucha, pero eso no fue suficiente para que el Alcalde decidiera colocar la decisión en el cesto de basura.

Otra autoridad de un municipio vecino al de Peñalver -¿Virus?- se ha dado el lujo de despedir a militantes de su trabajo porque no están registrados como militantes de su PSUV y el Plan de vivienda lo tiene secuestrado para los militantes de “su PSUV”. En ese Municipio del que le hablo, colocaron a una camarada como miembro del equipo Municipal pero no vive en la jurisdicción y con ello se viola también una cuestión elemental y muy funcional para la organización, que lógicamente recomendaría –por sentido común- que los miembros de los equipos municipales tengan como sitio de residencia el municipio por donde optaron a una responsabilidad de dirección política.

Pero si esto le suena trivial porque es una zona fuera del sector metropolitano del estado Anzoátegui, pasó a reseñarle la situación del secuestro en Barcelona y sus consecuencias. Esto es del conocimiento público, pero el PSUV regional como perdió autoridad decidió hacer una de gato: “echarle tierrita” y el secuestro está legitimado. El “equipo” estadal del PSUV decide, como lo hizo con el CLE bajar la decisión de colocar en la presidencia de la Cámara Municipal del Municipio Simón Bolívar a cierto camarada y en consecuencia, procedió a enviar el respectivo oficio a la máxima autoridad municipal, notificándole el nombre del camarada que ocuparía la presidencia de la cámara. Los acontecimientos se dieron en forma distinta como lo había sugerido el “equipo” del PSUV en el estado y por una grosera violación de principios; la Alcaldesa le pidió al candidato impuesto por ella –Javier Gutiérrez- que se masticara el papelito –oficio- que le enviaron del PSUV y a lo macho se instaló como presidente de la cámara municipal.

Se observan otras maneras más sutiles o menos evidentes de secuestro del PSUV Anzoátegui. Una de ellas, suele verse como muy simpática, pero por eso no deja de ser un secuestro. Es visible cuando observamos en un evento regional, la presencia de un alcalde con su barra. Hasta qui es más o menos normal, pero cuando las consignas de la barra “omiten”, el tema que nos reúne y colocan en las pancartas o cartelitos que organizadamente traen el nombre del alcalde o de su municipio, es fácil deducir que la barra está ahí no para solidarizarse con el tema que nos invita a la concentrarnos, sino como una manera de hacer visible un determinado PSUV: El PSUV del Alcalde o el cacique que tiene un PSUV en sus manos a través de un cargo.

dominguezclaudio15@gmail.com

@ClaudioElcuaco



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2715 veces.



Claudio Domínguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a140822.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO