El candidato rojo rojito a la Alcaldía de Maracaibo

      Realizadas las primarias de la mal llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), donde fue vergonzosamente derrotado Pablo Pérez, tal como lo advertí infinidades de veces por esta misma vía, y resultó ganador Henrique Capriles Radonski, el hombre que tendrá el honor y el privilegio de perder con el presidente Hugo Chávez Frías, crecen las expectativas acerca del aspirante que será escogido como candidato a la Alcaldía de Maracaibo por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

      Aunque hay plena conciencia de que por ahora los esfuerzos tienen que estar concentrados en los comicios presidenciales que se realizarán el 7 de octubre, el nombre del postulante con la misión de recuperar el ayuntamiento marabino, comenzó con una leve piquiña en la piel y ya está a punto de roncha.

      Los pronunciamientos enrevesados y los murmullos de las palabras ahogadas en la boca de esos aspirantes que no quieren precipitarse en hablar mucho, pero que miran la Alcaldía como los enratonados a un sancocho de pescado un domingo a las diez de la mañana, hace crecer la angustia de los que queremos que por fin este municipio se sume al proceso revolucionario, se integre al proceso bolivariano sin obstáculos, saboteos ni tropiezos que impidan el desarrollo de la gestión de Chávez en esta calurosa región.

      A la gente la deprime ver como esta ciudad se cae a pedazos; de que cuando se habla de la inseguridad no haya ni en Maracaibo ni Zulia ni un alcalde ni un gobernador que asuma su responsabilidad; a la población le duele que las autoridades locales no realicen obras de infraestructura, que realmente apuntalen el progreso de la región y un municipio pujante como este.

      La prensa ha dado nombres de unos posibles aspirantes que no voy  a repetir, al fin y al cabo la gente los conoce de sobra. Lo que sí creo pertinente expresar es que el hombre que desde el ayuntamiento marabino acompañe al comandante Francisco Arias Cárdenas en el Palacio de Los Cóndores quien, por cierto, actualmente hace una excelente labor ante la falta de un gobernador en esta entidad, debe:

1.- Ser un político de comprobada lealtad, una persona a quien el comandante Arias desde la Gobernación pueda mirar a la cara y estar seguro de que juntos librarán una batalla por el Zulia y Maracaibo sin el temor ni el recelo de una zancadilla, de un codazo, de una puñalada trapera.

2.-Ser un dirigente con una hoja de servicio limpia, que de ninguna manera esté manchada por la duda, por supuestos hechos de corrupción ni sus malas acciones. Un hombre, pues, de conducta intachable, que pueda cruzar la vista con la gente sin correr el riesgo de que, en algún momento, le puedan hacer bajar la cabeza en la calle. Aunque generalmente este tipo de políticos no tienen vergüenza.

3.-Ser un activista del que Arias esté seguro que no va a generar divisiones ni resquemores dentro del Partido Socialista Unido de Venezuela ni en la militancia roja rojita, porque la unión es fundamental para el triunfo.

4.- Ser un político con credibilidad, que se pare delante de la gente y cuando hable le crean. Sería un riesgo excesivo un candidato marcado por las mentiras, las falsedades, la desconfianza y las promesas incumplidas.

5.-Ser un militante de consenso, que sume, aglutine, mal podrían seleccionar a un individuo que genere rechazo entendiendo que esto le podría restar votos a Arias Cárdenas como candidato a la Gobernación; eso sería altamente peligroso y catastrófico para la revolución ante lo vital de recuperar estos predios.

6.-Ser un servidor del que se esté seguro de que cuando tome posesión, se encargará de las obras más apremiantes del municipio con el pueblo, por encima de los familiares, amigos y esas empresas que siempre le han chupado la sangre a  los gobiernos y explotado a los trabajadores.

      Y lo dejo hasta aquí, tengamos fe en que se postule a un candidato que más allá de las caritas y risitas, abrazos efusivos y esos apretones de mano con el pueblo que abundan en las campañas electorales, en Abril de 2012 la gente lo vea como una alternativa válida, apropiada, certera, verosímil y vaya a las urnas y deposite en él su confianza; no se pueden seguir sufriendo derrotas, por eso las virtudes que acabo de mencionar como sello personal de la persona seleccionada a presidir esta municipalidad. El caso lo amerita, estos son momentos decisivos para la revolución bolivariana.

      No podemos perder, necesario es vencer. 

albemor60@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2864 veces.



Alberto Morán


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Morán

Alberto Morán

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a138461.htmlCd0NV CAC = Y co = US