En Mérida nos la jugamos todas, pese a las cargas sobre nuestros lomos

Solo uno de los cuatros circuitos electorales está más o menos seguro en manos de la oposición. Y un diputado por lista que seguro obtendrán por el caudal de votos que obtengan como segunda fuerza política del Estado.

Esto puede ser así, porque alguien logró convencer a Chávez de que El Fanta y Carlos León eran la llave perfecta para encabezar la lista de diputados por el Estado Mérida. Este hecho le abre las “anchas alamedas” a la derecha merideña en condiciones favorables, pues estas candidatura, promueven la abstención de las bases chavistas maltratadas por ellos durante las gestiones de gobierno que ejercieron y aun ejercen. El comandante Chávez y todo el PSUV debemos hacer un trabajo especial en Mérida para bajar los índices de abstención de las bases chavistas, que en la última consulta llegó a más del 60%. Solamente una abstención no mayor al 20% puede evitar que la derecha obtenga uno de los dos diputados por lista que elige Mérida para la Asamblea Nacional.

Las diputaciones por circuitos están aseguradas en tres de ellos y un poco difícil en el circuito No. 1 que siempre ha votado en contra de la revolución bolivariana.

Si algún Estado del país, la Revolución Bolivariana tiene una deuda es con el Estado Mérida. Aquí parece que el tiempo se detuvo. Aquí todo llega por cuenta gotas y todavía, después de 11 años de revolución, las Misiones andan mendingando atención y ayuda ante los despachos de los funcionarios y gobernante locales. La abulia, la apatía y la incompetencia parece que se adueñaron del quehacer de muchos funcionarios públicos y la palabra Socialismo es una “grosería” que no logra levantarles el ánimo.

Aquí para engañar al pueblo que tiene fe y mantiene su esperanza en el Comandante Chávez, algunos dirigentes del PSUV se dan golpe de pecho clamando ser revolucionarios y mas chavistas que Chávez y cuando logran sus objetivos hacen todo lo contrario para que ese mismo pueblo se desencante y se abstenga de participar, logrando con ello debilitar la base popular de la revolución y ellos mantenerse a flote sobre el caos.

Estos dirigentes con sus acciones burocráticas y corruptas alejan a las masas de la acción de gobierno y los mantienen distanciados de los lugares donde se toman las decisiones. Crean frustración y desgano, haciendo que la gente exclame: “esto no vale la pena” “es más de lo mismo”.

Dos casos que hemos sufrido en carne propia son los del Fanta y el de Carlos León. Ojalá que puedan llegar a Diputados y sean menos dañino a las esperanzas del pueblo de lo que aquí han sido. Y no es que ellos sean malos per se, solamente que los cargos que han ejercido los han ensoberbecido y sus prácticas dejan mucho que desear en cuanto al perfil que tenemos de lo que es un verdadero revolucionario.

Aquí sigue mandando y saboteando la derecha. Todos los planes que se proyectan en Caracas encuentran aquí una barrera infranqueable. Aquí es común oír en las oficinas públicas: “Chávez manda en Miraflores y aquí mando yo”. Aquí, quien se declara profunda y vocacionalmente Socialista y Chavista está muerto, le hacen la cruz y comienza a sufrir el martirio, como le pasó a los primeros cristianos. Con todo esto en contra nos la jugamos por los candidatos seleccionados por El Comandante y por ellos votaremos el próximo 26 de Septiembre.

Ahora bien, con todo lo dicho del Fanta y Carlos León, estos son mejores personas, más honestos y menos dañados moralmente que los candidatos de la oposición: William Dávila y Chuy Copey, y con eso digo casi todo.

Juanveroes64@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2947 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI