¿Despertar de la justicia y cese de la impunidad?

En esta semana que culmina y principios del mes de abril, pareciera que surge una atmósfera de esperanza, para quienes hemos venido observando con preocupación la existencia de una galopante impunidad que ha traído como consecuencia que personeros líderes de la corrupción y la represión en la IV República estén ahora disfrutando de las bondades de la democracia participativa, ocupando cargos de elección popular, pese a que su prontuario los califica más como candidatos apara estar tras las rejas, que torpedeando el proceso revolucionario, abusando y atropellando al pueblo desde sus instancias de poder tal y como está ocurriendo en la Alcaldía Mayor, gobernaciones de Táchira, Carabobo, Miranda, Nueva Esparta, Zulia, Alcaldía de Maracaibo y paremos de contar.

Y hago esta pregunta ¿Despertar de la justicia y cese de la impunidad? a manera de título para este artículo de opinión, porque al menos la sentencia contra los policías imputados por la masacre de Puente Llaguno los días 11, 12 y 13 de abril de 2002, pareciera que abre una ventana, para que los fanfarrones, que durante la efímera dictadura de “Pedro El Breve”, se dedicaron a allanar moradas para vejar a honorables ciudadanos y a asaltar embajadas y el 12 de abril a través de la TV privada a pavonearse porque habían acabado con el gobierno de los tierrúos, negros y mulatos pata en el suelo, a quienes se disponían a reducir a prisión aplicándoles de nuevo el “derechito”, puedan pagar por sus crímenes, independientemente que estén en cargos de elección popular, gracias a las engañifas, divulgadas hasta la saciedad, a través de los medios que potenciaron, apoyaron y luego elogiaron el Golpe de Estado de abril de 2002.

Esta sentencia también abre una ventana para que el “Bocazas” Alfredo Peña, sea extraditado de donde quiera que se encuentre, porque él es el principal responsable, porque fue el Comandante en Jefe de la banda de matones, que salió a la calle a masacrar al pueblo chavista, que tenía dos días reunido alrededor de Miraflores y que de paso lo había llevado con su voto a la Alcaldía Mayor, donde dio el salto de talanquera cuando ya no pudo seguir engañando al pueblo y buscó sus raíces, para arremeter contra el colectivo desarmado, que únicamente defendía con su presencia en la calle, el gobierno y la Constitución que se había dado en libérrimos comicios.

A propósito de esta remembranza, permítaseme por favor hacer un paréntesis para un llamado a los camaradas, parlamentarios, para que aprueben una legislación que permita establecer que los curules son del elector y que cuando un colectivo elige a un representante en el cargo que sea y éste se desvíe para comercializar con el mismo, sea automáticamente despojado del cargo y ese electorado, pueda optar por una nueva opción y así acabaríamos, con la pandilla de desvergonzados que se presentaron como más chavistas, que el propio Maestro Chávez y luego que alcanzaron las gobernaciones, alcaldías y escaños en la Asamblea Nacional renegaron del apoyo recibido y se alinearon con los apátridas, golpistas y vende patria, tal como ocurrió con el MAS y luego con su aborto la “Franquicia Pedimos” (Léase Podemos), patentada por Ismael García, que solo ambicionaba poder político y económico, pero engañó descaradamente a buena parte del electorado y al propio Comandante Chávez y sus asesores. Claro que fuimos muchos los que por disciplina y por no echar leña al fuego fuera de temporada, nos tragamos la presencia de esos vándalo, que ya los conocíamos desde la época precursora de la revolución, la década de los 60. Hecha esta sugerencia retomamos nuevamente el tema que nos motivó a escribir estas líneas, como es el caso de la impunidad.

Dictada la sentencia a los funcionarios de la Policía Metropolitana, se desvanece aquello del vacío de poder y se tipifica la figura del Golpe de Estado. Pues bien es hora de que nos organicemos en todo el país, para exigir justicia, no solo para los golpistas y criminales del 11, 12 y 13 de abril de 2002, sino para los asesinos que durante la IV República sembraron de cadáveres nuestras ciudades, campos y montañas y regaron con sangre inocente los senderos de la patria producto de la matanza de compatriotas, cuyo único delito fue defender el ideal democrático, la soberanía y la decencia de la patria. Vamos emular el ejemplo de los camaradas argentinos y los chilenos que pese al tiempo transcurrido, siguen en las calles acusando a los verdugos de la patria. Necesario es activar a través de medios alternativos y de los diferentes frentes sociales, una férrea organización para potenciar una poderosa campaña, que no permita que quienes han violentado la constitución y los derechos humanos sigan burlándose de todos en nuestras narices y de paso invocando cuando les conviene de manera indecorosa y manipuladora a la Constitución que públicamente han roto, escupido y pateado durante sus fascistas y rabiosas arremetidas desde 1998 a la fecha. La paz, la tolerancia y el reconocimiento del otro solo puede existir a la luz de la lámpara de la justicia.

(*) CNP 2414.
cd2620@gmail.com
cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1289 veces.



Castor Diaz (*)

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: