El Poder Popular

Pido permiso para autocitarme, pues atañe al asunto que es centro de interés del momento: Todo el camino andado parece llevar a la conclusión de que el meollo, el punto vivo y crucial de la Revolución Bolivariana, es la idea de la democracia participativa y protagónica, porque eso es entregarle al pueblo el poder, la capacidad de fijar su destino y enfrentar los procesos de acuerdo con sus intereses, nivel de conciencia y posibilidades de organización y de lucha.

Esto significa que el pueblo enfrenta las tareas históricas planteadas y maduras, y en la medida de su crecimiento en conciencia va enfrentando esas indicadas tareas planteadas y maduras desde hace tiempo, que habían sido bloqueadas debido a la enajenación de las masas producida por el orden dominante; esas tareas, como se ha visto, son las de la liberación nacional rumbo al socialismo.

La materialización cabal de la democracia participativa y protagónica es la asunción de todo el poder por el pueblo. La forja del poder popular ha venido ocurriendo de arriba abajo, por la acción revolucionaria del Presidente y líder, pero ello no es suficiente, pues en las instancias intermedias puede haber, y de hecho hay, trabas y usurpaciones. Ahora comienza a desarrollar también su construcción desde la base, de abajo arriba, pero el poder local, si bien es necesario --el primer paso hacia la concreción en profundidad--, tampoco es suficiente, es parcial, ya que es preciso emprender acciones y ejecuciones de gran magnitud y enfrentar enemigos de ámbito superior, nacional, continental y mundial: entonces, la construcción de un poder popular real, completo, sólo es posible en una relación dialéctica.

El proceso de empoderamiento implica un entramado colectivo global: se trata de articular todas las formas de organización en una sola estructura de pueblo, pues es poder para actuar sobre las cuestiones inmediatas (referidas al entorno más cercano) y sobre las que les siguen, hasta las más amplias y complejas, derivadas de las tareas gigantescas de transformación planteadas y de los enemigos históricos, fundamentalmente el imperialismo.

Los párrafos anteriores corresponden a un ensayo que he venido publicando por partes y expresan mi opinión sobre el tema revolucionario esencial, el del poder popular, y ahora, a propósito de la propuesta de reforma de la Constitución, creo pertinente un nuevo comentario.

Ese tema es también, como no podía dejar de serlo, el meollo de la propuesta. Todos los demás se nuclean a su alrededor y tienen la función de reforzarlo, de hacerlo más dinámico y vital. Por ello se trata de un conjunto articulado que exige un tratamiento de totalidad, como lo plantea taxativamente el proponente.

La institucionalización de la figura dentro del Poder Público refleja la consecuencia del pensamiento que lo prohíja y responde a las experiencias organizativas que se han ido creando en el seno del pueblo, a las cuales persigue dar solidez e impulsar hacia el desarrollo pleno de sus potencialidades. No obstante, pienso que en bien de la precisión o claridad de los conceptos se podría reflexionar sobre una cuestión que pudiera suscitar duda: el Poder Popular como componente del Poder Público no es todo el poder, sino una parte básica de él. Y sabemos que la idea implícita en todo el curso de la Revolución Bolivariana y en el riguroso planteamiento teórico de su máximo conductor, es la de que el pueblo asuma la totalidad de sus facultades soberanas, progresivamente transvasadas del constituido que las ha confiscado a lo largo de la sociedad de clases, al constituyente que es su único dueño legítimo y que en nuestra patria está recuperando lo que es suyo.

¿No podría entonces darse a la nueva figura contenida en la propuesta el nombre de Poder Popular de Base? Aspiro a que esto entre en la discusión.

freddyjmelo@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2316 veces.



Freddy J. Melo


Visite el perfil de Freddy J. Melo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy J. Melo

Freddy J. Melo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas