Referendos Consultivos Comunitarios

Hoy el gobierno nacional bajo los mandatos del pueblo, está en dura batalla para encontrar soluciones a cada uno de los problemas que se viven en los sectores de nuestro territorio, sin importar a que estrato social pertenezca, (así se diferenciaba la sociedad en una cuarta república desechada pero recordada. Es una lucha constante sin duda alguna, para conocer, atacar, solventar y regalar una felicidad plena a todos los que hacen vida en este país.

¿Cuándo se observaba el tren ministerial visitando comunidades, barriadas, universidades, instalaciones deportivas, hospitales?, en fin en qué momento de nuestra vida de libertad para votar, se encontraba el pueblo con los prometedores de oficio, solo en revolución se rompieron los paradigmas que solo en campaña se podían ver a los falsos políticos como personas reales, esos que solo eran parte de un programa publicitario para recoger votos y luego desaparecer.

El Comandante Supremo dejó ese legado en los corazones de hombres y mujeres capaces de entender a su pueblo y así hacer posible el MANDAR OBEDECIENDO. Las problemáticas existirán, lo importante es dar respuestas; estar de visitas en las comunidades estrecha lazos políticos sociales entre el gobierno que ha sido atacado durante 15 años, y el pueblo que fue saqueado durante más de 200 años antes. En estos encuentros se descubren dificultades con solución sencilla que fueron engavetadas y olvidadas, por contrarrevolucionarios enquistados que no solo siguen siendo parte del problema, sino que son el problema.

Para darle más efectividad, eficiencia y eficacia a las respuestas, es necesario saber el problema real, esa es la base fundamental del Gobierno de Calle dirigido por el Presidente Nicolás Maduro, y aunque se detecten y resuelvan muchas carencias con este plan innovador, no es lo suficientemente fino para llegar a todos. Y esto es consecuencia de los muros que en muchos estados se crean alrededor de los representantes del gobierno nacional, es conocido de los pañitos de agua tibia que se realizan en los lugares donde se sabe habrá presencia de uno de ellos, muchas comunidades no sienten representación en sus voceros. Esa actitud es lo que no permite a la revolución despegar nuevamente, tiene muchas bolsas de arena haciendo peso para que no realce su vuelo, allí es el punto neurálgico real del resultado apretado del 14 de abril.

Ya es hora de afinar la puntería e internar la revolución en todos, y la única forma es escucharlos a todos, no es algo imposible, además solo democráticamente es la forma más real de tener opiniones de todos, el artículo 71 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, da la respuesta a esta disyuntiva y no es más que la realización de referendos consultivos.

“Artículo 71. Las materias de especial trascendencia nacional podrán ser sometidas a referendo consultivo por iniciativa del Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros; por acuerdo de la Asamblea Nacional, aprobado por el voto de la mayoría de sus integrantes; o a solicitud de un número no menor del diez por ciento de los electores y electoras inscritos en el registro civil y electoral.

También podrán ser sometidas a referendo consultivo las materias de especial trascendencia parroquial, municipal y estadal. La iniciativa le corresponde a la Junta Parroquial, al Concejo Municipal o al Consejo Legislativo, por acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes; al Alcalde o Alcaldesa, o al Gobernador o Gobernadora de Estado, o a un número no menor del diez por ciento del total de inscritos en la circunscripción correspondiente, que lo soliciten.”

De allí se partiría, para encontrar por participación individual las dificultades y necesidades del pueblo por parroquias, dándole prioridad para resolver a las que más presencia tenga en una comunidad especifica, se escucharía el llamado del pueblo real, sin voceros, sin intermediarios, sin pañitos de agua tibia, encontrando el camino al crecimiento individual, la democracia participativa, acabaríamos con la corrupción y la burocracia, destaparíamos más de una olla podrida, los contrarrevolucionarios enquistados irían desapareciendo uno a uno, las comisiones no tendrían cabida y por ende desaparecerían los comisioneros de oficio y se verá un pueblo más feliz, más luchador y con un sentido de pertenencia incalculable.

PARA OBTENER SOLUCIONES EFICIENTES PARA TODOS…

SE DEBE ESCUCHAR AL PUEBLO EN DIRECTO


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2019 veces.



Igor Aranzazu


Visite el perfil de Igor Aranzazu para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: