El Poder Popular es posible si el pueblo ejerce el Poder Político

  ¿Cómo se puede concebir un poder popular sin poder político? .En la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela está establecida la democracia participativa para el pueblo venezolano aprobado en un referendo consultivo, pero ¿el pueblo tendrá poder político? 

     Los derechos políticos plasmados en la CRBV permiten la posibilidad de que los ciudadanos ejerzan la democracia representativa tales como el derecho al sufragio, y la democracia participativa tales como el referendo consultivo (Art. 71), referendo revocatorio(Art. 72),referendo de proyectos de Ley(Art. 73),referendo abrogatorio parcial o total de leyes(Art. 74) y otros derechos políticos. 

     En la Constitución Nacional hay una mezcla de la vieja democracia representativa con elementos de la democracia participativa, pero con limitaciones y limitantes impuestas por la derecha que domina el PSUV y el gobierno nacional y regionales. 

     Uno de los derechos políticos que más se incumplen es el establecido en el Artículo 62 que reza: “Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de participar libremente en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas”, “…participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública…” 

     La clave de la dudosa democracia participativa está en el “derecho de participar libremente” y en el “control de la gestión pública”. Esto forma parte de las limitaciones y limitantes que ejerce la llamada derecha del proceso. Respecto al Artículo 184 del Capítulo IV sobre el Poder Público Municipal, está claro que aún cuando no aparezcan los Consejos Comunales y las Comunas en la CRBV, estas figuras están implícitas en el espíritu de la Constitución nacional cuando se prevé la creación de instancias populares que permitan la aplicación del Artículo 184 que reza : “La Ley creará mecanismos abiertos y flexibles para que los Estados y los Municipios descentralicen  y transfieran a las comunidades y grupos vecinales organizados los servicios que estos gestionen previa demostración de su capacidad para prestarlos”. 

     La Comuna y los Consejos Comunales son instrumentos idóneos para dar cumplimiento al Artículo 184 de la CRBV, lo que contradice abiertamente al converso Gilmer Viloria, quien afirma que estas dos instancias son inconstitucionales. La Ley ya creo esos mecanismos de organización del pueblo, por lo tanto las dos instancias son constitucionales. 

     La crítica que hacemos en la Corriente del Pensamiento Bolivariano y Socialista “Fabricio Ojeda” es que hay concejales, diputados, alcaldes y gobernadores, que en vez  de transferir verdadero poder popular al pueblo, lo que han hecho es transferir vicios de la cuarta República a los Consejos Comunales como la corrupción, la ineficacia, la ineficiencia y el nepotismo. El verdadero poder popular revolucionario debe estar limpio de esas taras y prácticas inmorales y anti éticas de la derecha. 

     Y no es que esto lo estemos inventando nosotros, pues la misma viceministra de Participación Comunal Margad Godoy lo ha corroborado al afirmar que de los Consejos Comunales revisados  hasta el día 28 de Abril del 2.011, el 2% de ellos no han pasado la prueba, es decir, que 812 de ellos se encuentran cocosos y que están en investigación. Estos Consejos Comunales han seguido el mal ejemplo que la derecha del partido les ha transmitido desde organismos del Estado.  

     Con la Ley de los Consejos Comunales y la Comuna, se crearon  las bases para que el pueblo comience a ejercer un nuevo poder político. Pero ese poder político lleva consigo la herencia de la cultura capitalista de los sectores de la derecha que dominan el proceso bolivariano. Y ya que las raíces de esa cultura capitalista están insertadas  en el poder político real tradicional (Poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Moral y electoral), entonces la clave para salir de este enredado laberinto es derrotar a quienes controlan ese poder político, y los que controlan ese poder político es la derecha del PSUV que posee una cultura capitalista y no socialista sembrada en los cuarenta años de democracia representativa. De igual forma, en los 130 años restantes de la cuarta República desde 1.830 hasta 1.958, la cultura dominante fue la cultura oligárquica semi feudal. Si no logramos derrotar esa derecha, jamás habrá socialismo en Venezuela, y continuará engordando una nueva oligarquía y burguesía a la sombra del PSUV, como antes lo hicieron a la sombra de AD y COPEI. Si eso ocurriese, nos echaríamos a dormir achinchorrados mirando el cielo. 

     La mejor Constitución Nacional del mundo, la mejor Ley de Contraloría y la mejor Ley Contra la Corrupción, seguirán siendo letra muerta si la derecha continúa controlando el partido y gobierno, ya que seguirán imponiendo las trabas y obstáculos para que no se cumplan. 

     Conociendo esta la realidad política venezolana, y trujillana en particular, es que la Corriente  “Fabricio Ojeda” del PSUV no apoyará al gobernador de Trujillo, así como a ningún alcalde, ni concejales ni diputados para su reelección , que bajo nuestra óptica revolucionaria han mantenido una cultura capitalista cuarto republicana a imagen y semejanza de Hugo Cabezas. Hasta hoy no tenemos candidatos a esas instancias, eso se definirá mediante consulta a las bases del partido y no por cooptación. Solo tenemos por ahora al comandante Hugo Chávez Frías como candidato a la reelección a la Presidencia de la República. 

     ALIRIO GIL, MIEMBRO DE LA CORRIENTE DEL PENSAMIENTO BOLIVARIANO Y SOCIALISTA DEL PSUV “FABRICIO OJEDA”. TRUJILLO.


aliriocgil2009@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5468 veces.



Alirio Gil

Miembro de la Corriente del Pensamiento Bolivariano y Socialista ?Fabricio Ojeda?, Trujillo.

 aliriocgil2009@gmail.com

Visite el perfil de Alirio Coromoto Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: