¿Qué pretenden que les lancemos flores?

Pildoritas 184 (año 02)

¿QUÉ PRETENDEN, QUE LES LANCEMOS FLORES?

Protestar, en este país y en cualquier otro, no es delito, pero protestar, con piedras en la mano, chinas para lanzar objetos que son verdaderos proyectiles, que en casi nada se diferencian de un disparo con un arma de fuego, o cargar bombas molotov; protestar trancando calles, incendiando cauchos, quemando árboles, incendiando el Ávila, destruyendo bienes públicos como en la última marcha contra la LOE, o la de aquí en el Táchira, que dejó prácticamente en escombros la fachada del edificio donde funciona la Zona Educativa.

Esta oposición de aquí como que pretende ser la “más más”, intocable, impune, como en abril del 2002 y luego en el paro, acciones de las que llevan en sus hombros y en su conciencia muerte y desolación.

Que vayan a su amado USA, a manifestar aunque sea con un cortaúñas a ver qué les pasa, que se fijen en los casos de personas que se han atrevido a desfilar en silencio, con una simple pancarta frente a la Casa Blanca, o es que no leen noticias o ven la televisión, que con mucha frecuencia nos muestran cómo se llevan a rastras y amarrados a manifestantes, en un país por el que el escualidismo de aquí se babea.

Ahora pareciera que lo que pretenden es que no se les toque ni con el pétalo de una rosa, o que se les premie por sus desafueros, cuando salen llenos de odio y rabia, con sus rostros desencajados a llevarse por delante lo que les viene en gana, insultar y hasta escupirle la cara a funcionarios, casi estrangular a uno de ellos, proeza con la firma nada menos y nada más que del Prefecto de Caracas y entonces en globoterror y en otros medios, montan un sainete de tal factura que con él pretenden poner a llorar a media Venezuela.

Se les acabó el pan de piquito, aquí al gobierno no le queda otra alternativa que aplicar la Ley, con todo su rigor; por no hacerlo, hemos tenido que contar por cientos las victimas de una derecha fascista, asesina, sin escrúpulos, son muchos los campesinos, sindicalistas, estudiantes y policías, unos que ya no pueden contar lo que les sucedió porque están muertos y otros porque llevan sobre su cuerpo las cicatrices de la acción vandálica que los disociados por los medios, han cometido con absoluta impunidad la cual pareciera, está, por fin, comenzando a revertirse y vemos como el Ministerio Público y los tribunales, al menos en sus más recientes actuaciones está procediendo como nunca debió dejar de hacerlo.

Ojala y no se dejen amilanar por los insultos y cuestionamientos como uno que el Nazional publica en su primera página que amenaza a la Fiscala General, con “algún día meterle 30 años de cárcel” por lo que está haciendo, en estricto cumplimiento de su deber.-

TRES PROSTITUTAS DE LA COMUNICACIÓN

“Tres para la nueve”, así llaman un bodrio más de Globoterror, que con tres señoras llenas de odio, que pisotean en cada sílaba, en cada palabra, en cada frase su profesión de periodistas, se desviven y pareciera que compiten a ver cual de las tres insulta más al Jefe del Estado, sin ningún empacho utilizan adjetivos y epítetos, que en cualquier parte del mundo, les costarían un traslado, con esposas incluidas, ante la autoridad judicial para que respondan por lo que afirman y repiten hasta el cansancio, día a día, igual que lo hacen en los otros espacios de ese canal delincuente, que cual chiquero no hace otra cosa que producir con ventaja, lo que producen los cerdos, convertido en discurso maloliente con el que pretenden empañar la gestión de un gobierno que con sus aciertos y desaciertos, ha logrado en 10 años beneficios pára el pueblo, que los gobiernos que ellos añoran no lograron ni en mínima parte en casi 50 años.

Esas tres, emblemáticos ejemplos de lo que no debe ser el periodismo, pretenden que con sus invenciones y distorsiones de la realidad se la están comiendo, eso puede ser cierto para un sector que se frota las manos cuando las ve a ellas o al “matacuras”, como único consuelo en su ya interminable cadena de frustraciones, porque “el tirano” no cae, sino que mas bien se consolida su popularidad como las mismas encuestas del escualidismo lo reflejan.

Pierden pues Ravel, Mezerane y Zuloaga los erales que invierten en sus 24 horas de producción de veneno y de boñiga, así coloquen no una sino tres, viejas que se creen beldades y vedettes quinceañeras para prostituir una digna profesión como la de periodista.-

yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1307 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: