Se quiere repetir la historia

Pildoritas 157 (año 02)

Para que alguien del gobierno colombiano, empezando por Uribe pueda cuestionar, acusar o comprometer a nuestro gobierno revolucionario tiene que, no solo tener sino exhibir una conducta moral impecable, sin antecedentes dudosos que todo el mundo conoce y que han sido publicados de manera profusa en textos de diversas categorías. Es el caso del heredero del magnicida Santander, que ahora funge como Presiente de los Colombianos; por otro lado quienes le rodean en funciones de gobierno, igualmente han de esmerarse por ser lo más probos e impolutos posible, que no es el caso de esa administración, en la cual abunda y cada día aparecen nuevos casos de delincuentes en función de gobierno en el ejecutivo, en el legislativo, en el judicial, a nivel de los mandos militares y hasta en la familia de un presidente que, como nunca, se ha arrodillado ante el imperio y entregado a un país extranjero la soberanía de esa Patria hermana.

No hay semana en que no aparezcan casos aberrantes como lo de los llamados “falsos positivos”, condenados por todas las organizaciones de derechos humanos del mundo; no hay derecho que quien en más de ocho años ha sido incapaz de disminuir, sino por el contrario aumentar, la producción y exportación de todo tipo de droga, esté acusando al gobierno venezolano y lo más grave, lanzando boñiga con frecuencia inusitada a sus vecinos en un intento por desviar la atención de sus ciudadanos que en su mayoría, de los que votan, se entiende, viven engañados por unos medios acríticos y entregados a lo que el gobierno precise.

Es un irrespeto que quieran involucrar a nuestro gobierno y al del Presidente Correa en hechos delictivos que solo buscan justificar ante la opinión publica internacional la sesión del suelo colombiano a fuerzas armadas de otro país en flagrante violación de la Constitución colombiana y del derecho internacional.

Así que no ofende quien quiere sino quien puede y este presidente no tiene con qué para poder, su cuestionado gobierno carece de moral como para lanzar acusaciones al voleo, con toda seguridad siguiendo instrucciones de sus jefes del Norte quienes por todos los medios persiguen frenar la integración de los pueblos del Sur, en una materialización del sueño de Bolívar que en su momento, por cierto contó con la oposición bestial de quien los colombianos, engañados por la historia escrita, tienen como héroe y del cual son herederos quienes hoy gobiernan Colombia y pretenden repetir la historia de una de las razones que llevaron al Padre Libertador a la tumba en forma prematura y con su obra inconclusa que ahora retomamos a pesar de lo nuevos Santander internos y externos.-

Los golpes contra el delito bien merecen una cadena.

La noticia reciente, destacada en los medios medios públicos, omitidos casi, en los medios privados, es una prueba de los avances que nuestras autoridades, están logrado en la lucha contra la delincuencia y por la seguridad del pueblo venezolano, me refiero al descubrimiento de un supercasino clandestino en las Mercedes, nada menos que con más de mil máquinas, casi todas ilegales y que es seguro no es el único pues en la capital como en otras ciudades del país la situación se debe repetir, ahora le queda a las autoridades averiguar quien o quienes fungen como dueños y por lo tanto miembros de la mafia que se atrevió a querer violar tan flagrantemente muestras leyes; no sería raro que haya peces muy gordos, así como el de los carros acaparados, el mismo que “especula pero ofrece empleo”, quien de repente y no sería raro, puede tener las manos metidas en esta nuevo descubrimiento de un delito bien oculto y que con toda seguridad tenía bastante tiempo estafando a incautos; si así fuese preparémonos para que nuevamente acusen al gobierno de estar violando la libertad de expresión, cual es el argumento que esta cuerda de delincuentes viven utilizando cada vez que se les descubren sus malas mañas.-

A este golpe a los mafiosos se suman otros, muy frecuentes contra las mafias del narcotráfico, en incautaciones, confiscaciones, capturas y deportaciones, logros que igualmente los medios cómplices pretenden hacer pasar como clandestinos o desapercibidos por lo que se hace nuevamente más que necesario, urgentemente indispensable, que cuando hechos positivos como estos sucedan, se informe a todos los venezolanos en cadena para así evitar que los medios contrarrevolucionarios intenten ocultar los innegables triunfos del Gobierno revolucionario contra las diferentes formas de delitos.-

yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1358 veces.



Saul Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: