José Guerra el Vademécum

Soy asiduo lector de los artículos y entrevistas que ofrece consuetudinariamente el economista José Guerra. Él dice que lo hace en defensa de su pueblo, quienes lo adversan afirman que es un pantallero, un hombre mediático que, dado el carácter de sus opiniones, es candidato fijo en los programas de opinión de los medios privados en Venezuela, “un tiro al piso”, como decimos en Maracaibo.

Sólo que Guerrita ha devenido en una especie de Vademécum, una especie de farmacia en la que -eso sí- las recetas están escritas con buena letra (recetas de economía, quiero decir). Es, en definitiva, una Palabrería de guardia, abierta día y noche, como servicio permanente a todos los guardianes de las palabras, que no son pocos.

En la entrevista que le hace Carlos Croes en un canal privado el domingo 17.05.2009, el señor Guerra afirma que: 1) aun cuando más del 60% de los venezolanos apoya la gestión del presidente Chávez, igualmente más del 60% no apoya eso de la propiedad social, o, lo que es lo mismo, apoyan la propiedad privada. Entonces, ¿cómo es eso, si ése es el proyecto bandera del Presidente?

2) Cuando el presidente Chávez accedió al gobierno en febrero 1999, Venezuela producía tanto arroz y azúcar, que se daba el tupé de exportar importantes cantidades de estos rubros. Hoy, dice Guerrita, la producción ha disminuido, hasta el punto de que se tienen que importar. Creo que pasa por alto el hecho de que el consumo de ambos alimentos se ha más que duplicado, y porque  gracias a las misiones sociales y a las ayudas del gobierno a las clases D y E, éstas pueden acceder ahora al consumo de estos artículos de primera necesidad.

3) Vademécum vuelve una vez más con el tema de la estanflación, asevera que desde que llegó este gobierno el país está estancado, no ha habido crecimiento, el PIB es una ilusión; eso lo está diciendo desde que salió hace varios años del BCV, lo he leído innumerables veces en Reporte Diario desde hace varios años, mientras que la inflación no ha podido ser abatida, pese a los altos ingresos fiscales (petroleros y no petroleros). Por cierto que, a precios constantes de 1997 y según la página web del BCV, el PIB se incrementó en un 38,67% entre 1998 y 2008, al pasar de 42.066.487.000 Bs. F. a 58.332.493.000 Bs. F. en 2008. Para Guerrita no existió un promedio de inflación superior al 50% en los gobiernos de Carlos Andrés II y Caldera II.

4) Por otra parte, según directivos de Empresarios por Venezuela, la capacidad industrial venezolana, ociosa en más de un 50% a principios de 1999, está funcionando hoy día en más del 90% de su capacidad instalada, lo que habla, no tan sólo del incremento de la producción, sino también del incremento del empleo, y por tanto, de la capacidad de compra de los venezolanos, señal inequívoca del abatimiento del desempleo.

5) Exclama José Guerra, con los ojos desorbitados, que la capacidad adquisitiva  del venezolano mermó en el primer trimestre del 2009 en un 7% con  respecto al trimestre anterior. Nada insólito, en mi opinión, dado que en países superdesarrollados (EE.UU., Japón, Gran Bretaña, Francia, España, Alemania…), el crecimiento ha sido negativo, mientras que los trabajadores despedidos suman centenares de miles y en algunos casos millones, debido al cierre de miles de fábricas, centros comerciales y entidades bancarias y financieras, como registran día tras día los medios de comunicación social.

6) Con respecto a la devaluación de hecho, que no disfrazada, esto es consecuencia de la pervertida estructura social que padece Venezuela, y no es secreto para nadie que son los sectores A y B, y en menor medida el C, los que contribuyen, por su desmedido consumismo, con alimentar la ola especulativa que ya forma parte de la cultura de esos sectores, siendo clientes consuetudinarios de quienes comercian con dólares generalmente mal habidos.

7) Dice haber propuesto hace algún tiempo la tasa de cambio dual, donde se favorezca la importación de bienes alimenticios indispensables, equipos y materiales médicos, así como el pago de la deuda externa. Recuerdo haberlo leído, no tan sólo a Guerrita, sino también al Dr. Maza Zavala en su columna de los domingos en un diario capitalino. Creo que ésa sería una medida acertada.

8) Repite lo de algunos sempiternos opinadores respecto dela necesidad del diálogo entre empresarios, trabajadores y el Estado. Nadie se opone a ello, sólo que, en variadas oportunidades, hemos presenciado esos diálogos propiciados por el Jefe del Estado, y horas después a voceros de Fedecámaras, de la CTV y sectores de partidos opositores en franca actitud de llamados a la violencia y alteración del orden público, a desobedecer obligaciones consagradas en la Constitución y Leyes de la República, en alianza con los sectores ultraderechistas de la oposición venezolana.

9) Asegura que las medidas anticrisis anunciadas por el gobierno el pasado mes de marzo atentan contra la capacidad adquisitiva de los venezolanos, al disminuir el gasto público, aumentar en un 3% el IVA, aunque nada dice del aumento de los sueldos y salarios. Afirma que el gobierno está quebrado, por lo que, mientras en EE.UU. y los grandes países el gobierno auxilia a los bancos, en Venezuela ocurre lo contrario, los bancos auxilian al Estado. Bueno, eso puede tener más de una lectura. Puede hablar de la salud de los bancos y por consiguiente es buen negocio invertir en el país. Que el gobierno prefiere solucionar los problemas financieros de hoy con las expectativas de mejores perspectivas en el futuro y confía en su capacidad de pago, en fin….ésa es una de las motivaciones para la emisión de Bonos de la Deuda Pública.

10) Afirma que PDVSA está quebrada por dedicarse a atender actividades que no son de su incumbencia, como es Mercal, las Misiones Róbinson, Rivas, Sucre, Barrio Adentro. No creo que sea así. Si creo que es una forma de distribuir la riqueza que es de todos los venezolanos. Sin embargo, que si señalara que el interior de PDVSA está carcomido por una gerencia rapaz, inepta e indolente en sus más altos niveles, estaría plenamente de acuerdo con el Vademécum.

11) Para cerrar, Guerrita hace gala de ser un aventajado pupilo del fosilósofo del Zulia al expresar: “Yo digo que si un banco se maneja bien, tiene éxito; si se maneja mal, fracasa…”. Para rematar con la siguiente expresión: “Los bancos tienen que dedicarse a lo que se dedican los bancos, no a otras actividades como lo hace PDVSA, que fracasó por lo ya señalado más arriba.

También se refirió José Guerra al caso emblemático de la  Deuda Externa, que pasó, según él, de 35 mil millones de dólares en 1998 a 70.000 millones en la actualidad. Por no tener información oficial al respecto, me abstengo de opinar sobre el particular.

En conclusión, creo que, ante la realidad  del país, de lo que dicen las instituciones internacionales sobre los indicadores económicos y sociales de Venezuela, José Guerra ha tomado el camino de la política para opinar sobre la economía del país.

Economista. cepo39@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1981 veces.



César Prieto Oberto

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a78049.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO