Otra vez el burro enzapatao...

El prócer zuliano Manuel Rosales había perdido total protagonismo en el ámbito político nacional e inclusive se hablaba de un distanciamiento con otros partidos por resistencia del folclorista lingüístico para abandonar sus privilegios como primera magistratura, tanto dentro de su estado, como en las diarias manifestaciones oposicionistas de sus colegas caraqueños.

Las pretensiones de este ricachuelo reciente, de poca monta y de ego hiper inflado, nacen desde sus inicios dentro de la política zuliana, que explotando el regionalismo y utilizando las arcas gubernamentales dejadas por la buena gestión de Arias Cárdenas, logró ascender al poder de la región, aprovechándose de las bondades naturales del estado y los inmensos recursos que por ley le correspondían, logró atrincherarse comprando conciencias, dilapidando riquezas, acumulando bienes y logrando un protagonismo inmerecido que aunado a su cantinflesca forma de expresarse ganó cierta popularidad, ya no con refranes, como Luís Herrera, ni con sonrisas, como Lusinchi, ni con caminar apresurado, como Carlos Andrés, ni con hablar pausado, como Caldera, etc. sino con una severa ausencia de conocimiento para hilvanar una frase correcta en el idioma y unas metidas de pata al hablar, que lo han llevado a tener varios remoquetes, tales como: Burro enzapatao o filosofo del Zulia.

Vuelve Manuel a la palestra, al resucitarlo una fiscal del Ministerio Publico, solicitando medida privativa de libertad, por innumerables delitos de enriquecimiento ilícito y logra lo que parecía imposible: La unidad y activación en pleno del sector opositor, donde los desgarramientos de investiduras, lagrimas, envalentonamientos de compañeros de tolda y adversarios políticos ocupan las pantallas de los principales medios privados y prensa escrita.

Se lograron fusionar y en cuestión de minutos enfilan todas sus infames baterías en contra del gobierno nacional y casualmente al igual que en el caso del tristemente célebre Nixon Moreno, desconocen toda realidad y razón, convirtiéndose en una vocería sorda y terca, que no acepta verdades ni equívocos y agreden todos los procedimientos de justicia, instituciones y gobernabilidad.

La oposición busca desesperadamente un líder, pero vuelven como de costumbre a equivocarse y apuestan todo al perdedor. Porque la verdad prevalecerá entre la ignominia y este burro enzapatao no podrá demostrar tanta inmoralidad. Lamentablemente desperdician otra vez, la gran oportunidad de colocarse en los zapatos de un pueblo grandioso, que no olvidará esta infantil actitud malcriada de los lideres opositores que no esperan dos pedidas para echar todo por la borda en un abrir y cerrar de ojos……..El que tenga ojos que vea………..


Patria, Socialismo o Muerte………Venceremos

eliasmar@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1413 veces.



Elías Martínez


Visite el perfil de Elías Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elías Martínez

Elías Martínez

Más artículos de este autor