A propósito del millardito a Leopoldo Junior

Pasa y muy seguido que los opositores al gobierno y los detractores a ultranza del presidente CHavez, son los que más se benefician de las bondades de la Revolución. Aunque parezca paradójico conozco muchos casos desde los más simples hasta los que llegan a rayar en lo insólito.

Mi vecina, es escuálida acérrima y odia todo lo que huela a Chavez, pero compra en Mercal, Pdval, se saca las muelas en los consultorios cubanos y está censada para una casa en la Junta Comunal, porque dice que las de Manuel Rosales son muy pequeñas.

Tengo un compañero de trabajo, que se retuerce al oler algo revolucionario, pero lo vi haciendo cola para entrar a un CDI, aunque trataba de mimetizarse escondiéndose entre la multitud .

Tengo una amiga maestra y otra enfermera que están bravísimas porque le subieron los sueldos y trabajan en mejores condiciones laborales que antes.

Escuché a un taxista despotricar de las leyes habilitantes, porque según él ,ahora iba a gozar de créditos para vivienda, carro nuevo y una pensión y se preguntaba por qué la regaladera de Chavez.

Pero lo insólito son los camionetones y caserones que están construyendo los

escuálidos afiliados a las cooperativas del Gobierno. Se ponen un sueldo superior al grupo, el mejor cargo y el gasto más lucrativo es el de su oficina, pero la cooperativa es para limpiar a plan de machete una carretera transurbana: El jefe es el escuálido y los vasallos los chavistas pata en el suelo……….Y los responsables de que esto no ocurra mas nunca en esta mi Venezuela……….bien gracias……

Esto se repite una y una y otra vez, en las Dependencias del Estado, sean Cooperativas o Ministerios…….hasta el Conde er Guacharo ha parloteado en sus estúpidas presentaciones los beneficios que ha recibido en sus proyectos hoteleros.

Igualmente pasa en las Empresas del estado, los hijos de los golpistas del 2002, ostentan puestos claves, manejan personal estratégico y en sus reuniones no esconden sus amarguras hacia la misma empresa que les da la mano y reniegan de los logros del proceso Revolucionario.

Alguien me dijo: Nuestra función como revolucionario es captarlos, convenserlos y convertirlos…….pero ya va………¿Y quien me convence a mí, de que no vuelvan por sus fueros?

No me importa lo del millón a Leopoldo, pero lo que si no soporto, es la humillación, las risas y falta de lealtad de algunos seres que cegados por el odio muerden la mano del que les da de comer y son los que más se arrastran a recibir las ayudas que por mal dirigidas se desprenden de las manos de los verdaderos revolucionarios para quienes estamos buscando la verdadera felicidad posible.

Patria, Socialismo o Muerte………………¡Venceremos!

Eliasmar@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1955 veces.



Elías Martínez


Visite el perfil de Elías Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elías Martínez

Elías Martínez

Más artículos de este autor