La oposición atrapada en su propia trampa

Como cualquier banda de mafiosos, donde el objetivo es común para todos los miembros del grupo, quienes se desgarran las vestiduras por construir una unidad monolítica que permita aglutinar todos los recursos en pro de una causa, la oposición hoy vive un momento muy complejo. Se parecen a una madeja, a medida que se desenrolla los hilas se rompen, se revientan por lo débil de la consistencia política.

Firmaron un acuerdo el 23 de enero, comprometiéndose todos a respetar hasta la última condición para lograr la unidad. Dieron inicio a un evento que culminaría en el mes de julio. Contrataron encuestas para determinar quien sería el responsable de llevar el bastión opositor hasta el 23 de noviembre, fecha cuando se realizarán las elecciones regionales. Unas elecciones impregnadas de mucha esperanza para la recuperación de espacios de poder, espacios que se utilizarían para seguir acumulando fuerzas que les catapulte hacia la batalla donde aseguren derrotar al chavismo. Así marchó la oposición desde el 23 de enero de este año. Aun cuando y por cuanto se comprometieron a respetar el acuerdo, en el Estado Bolívar nunca se imaginaron que se dividirían en dos tendencias. Dos tendencias antagónicas desde siempre.

Rojas Suárez nunca entregará un cheque en blanco. A pesar de que su pasantía por el chavismo y su reencuentro con sus raíces originarias (la derecha que representa la oligarquía guayanesa) lo coloque hoy como la vedette que no logrará aglutinar a la dirigencia adeca en torno a su candidatura. Solo aquellos que usufructuaron el dinero público con él en su período como gobernador, están abrigando esperanzas de volver a vivir la dulce vita en un posible e hipotético nuevo mandato. Inversionistas que arriesgaron dinero para inflar de manera mediática esa candidatura, cerraron el chorro y Rojas es hoy preso de la impotencia. Sacó una carta al estilo de los jugadores de truco, es una carta que cree tener el valor de la perica (no se jugar truco pero he escuchado gritos que dicen: “con la perica nadie me gana); sin embargo, una vez agotado el lapso regido por las condiciones del acuerdo de 23-E, hoy parece ser que se vale de todo y Rojas se esta jugando el pellejo por encima de lo que sea. Necesita demostrarle a quienes tienen esperanzas en él, su condición de luchador tenaz y que el remoquete de traidor que lleva puesto se lo quitará en este viaje.

Andrés Velásquez, un dirigente político que todavía no entienda que su momento histórico ya pasó, logró convencer, no solamente a la militancia de la Causa R, sino a la dirigencia de AD, que ayer le impidió y compró su pasaje en el tren de la transición para que no se montare en la estación que le correspondía, también logró reagrupar a los disidentes adecos que crearon la tienda UNT. Con esa rancia dirigencia del pasado se retrata y cree obtener la bendición popular. Velásquez es y seguirá siendo un instrumento de la oposición, un instrumento para ejecutar el Plan Antichavez, el Plan que fracasó en el 2002: derrocar a Chávez a como diera lugar. Ese Plan no lo han abandonado. Si algo tiene la Causa R, es su vocación política, con dirigentes que han sido consecuentes y constantes. Su gran debilidad hoy es, luego de la división, que el único dirigente nacional que tiene es Andrés Velásquez, el cual ya no es un proyecto, es solo un hombre que se resiste a morir, es como la vieja dirigencia política del país que se resiste a morir, no aceptan que el momento histórico que vive el país es distinto al momento que ellos protagonizaron. En Guayana solo les queda un bastión. Un bastión que dirige Américo de Grazia, que se formó con el trabajo tenaz de lucha contra la dirigencia adeca upatense. En Upata no hay otro dirigente de la Causa R, después de Américo de Grazia, que tenga la capacidad política de mantener ese segmento geográfico vivo. Américo es y seguirá siendo el autobús donde se suban los viejos dirigentes de AD de esa población, dirigentes estos que lo enfrentaron durante más de 10 años para que nunca ganara las elecciones municipales y gracias a la época de oro de la Causa R, ganó la Alcaldía el año 1993. Pero eso no asegura que de ganar las elecciones, su gobierno será igual al primero o al segundo, de ganar la Alcaldía nuevamente, está será dirigida por la dirigencia adeca de Upata, sino miren su comando de campaña como está conformado. Américo no verá la política más allá de la extensión territorial de Upata, siempre se detendrá en la línea limítrofe con Caroní.

Esta son las dos tendencias de la oposición. Tendencias que hoy están enfrentadas a muerte, que no esconden su antagonismo y que proporcionalmente se profundiza en la misma medida del desarrollo de los acontecimientos electorales. ¿Cuándo uno se iba a imaginar que alguna vez el máximo dirigente de AD, Henry Ramos Allup se daría golpes de pecho defendiendo a Andrés Velásquez? ¿A la profesora Nelly, abrazada con Américo luego de ponerle el uniforme blanco? ¿A un Douglas Lago caminando con Andrés, cuando nadie se olvida que Douglas Lago fue Director de Política y era uno de los que perseguían al otrora dirigente sindical en Guayana? Pero como lo viejo se resiste a morir, es de esperar que en estos tiempos de cambios, los moribundos se agarren de lo que consigan asir con la mano, no importa si es otro cadáver más.

De manera que, las cosas en la oposición están marchando al ritmo que la zancadilla lo permite. Sus apetencias grupales son tan voraz que se los está tragando a ellos mismos. Minaron el terreno de la fiesta y ahora están atrapados en su trampa. Minaron un terreno para atraer al enemigo y dieron tanta vuelta que están pisando en sus aguas movedizas, están pisando su propio lodazal, su propio pantano. Se están consumiendo en su propia salsa.

A nosotros, a quienes nos corresponde asumir el reto de impedir que la oposición tomé ventaja, por causas archiconocidas, tenemos que estar bien pendientes. Si en alguna oportunidad Eliécer Calzadilla advirtió la presencia de un “Judas” dentro de las filas de la Causa R, hoy puedo decir con propiedad, que nos cuidemos mucho de aquellos que se pudieran vestir de “Judas” y entregar todo el trabajo que durante siete meses hemos hecho. En un país donde la economía se ha mantenido con un crecimiento constante entre el 7 y 9%, donde importa más la cantidad de Bs. F que tengas en el bolsillo, todo es posible en tiempos electorales.

Gilberto Villarroel, Jean Carlos Espinoza, Pedro Pablo Manzano, Miguel Pimentel, Carlos Chancellor y Orlando González gozan de un respeto en cada una de sus respectivas jurisdicciones. Son hombres con temple forjado en la lucha diaria, constante, que nunca van a abandonar sus objetivos políticos aún por encima de quienes se visten a la moda; que tienen un compromiso histórico con Guayana y que volando por los meses del futuro, podemos afirmar que en esta batalla electoral sellaran unas de las paginas más importantes de las que se hayan escrito en esta región.

Así como están estos hombres que hoy son referencia política en el estado, también existen otros que pudieran hacer como Fausto, venderle el alma al Diablo para insistir con objetivos e intereses personales, sin importarles el futuro de la región. No se dan cuenta que la metodología política de partidos, para lograr que el pueblo asuma una política como suya, no es la misma de 5 años atrás. El pueblo se ha venido construyendo su propio liderazgo pasándole por encima a los partidos y su dirigencia que enclaustrada en cenáculos para macolla, como dicen algunos. La próxima semana, hablaremos de algunas ideas para gobernar, las cuales estamos seguros, el pueblo se apropiará de ellas para retomar el rumbo revolucionario en Guayana.

freddylinares@yahoo.es, freddylinares@hotmail.com

Freddy Linares R.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1922 veces.



Freddy Linares R.


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a62708.htmlCd0NV CAC = Y co = US