Las p. de los medios, desesperadas, descoyuntadas

Ya no calienta las calles. Ya no convencen. Ya no consiguen agitar como antes. El triunfo pírrico de diciembre pasado los eunoquizó, quedaron como excoito descoyuntados. En fase de muerte lenta, pero echando mano de múltiples trácalas e inventos para procurar coger aire, y levantarle el ánimo al cautivado público de sus monsergas. Ese público sometido a sus dicterios, sin personalidad, sin criterio propio, que tiene una mente maleable, frágil, débil. El público sábadosensacionalero de sus marchas y vigilias, de sus bailoterapias y ciclomarchas, de sus Firmazos, Exitazos y Trancazos. Nada en las molleras, nada en la gónadas, nada propio ni genuino, o humano: Puras chicas de plástico, pura “buenas noches” en la Casanova: en minifalda, mascando chicle, meneándose con los reflejos condicionados que ordenan madame Granier o Ravell. Es lo más fácil, no las compromete consigo mismas. Es por ello por lo que casi todos los profesionales, los intelectuales, los llamados científicos e investigadores de nuestras universidades, por muy cobardes, por muy débiles, pequeño-burgueses y cómodos, optan por escoger el bello sendero de la escualidez insensata.

Por cierto, un gran sector de esa tozuda escualidez nacional nos vino de los intelectuales y profesionales de la llamada “izquierda revolucionaria”, que dejaron de serlo, cuando la cosa con Chávez se tornó seria. Del tipo de los Luis Miquilena, que cuando vieron que el gobierno iba en serio con lo de las Leyes Habilitantes, se les enfrió el guarapo, y comenzaron a pedir diálogo. De las bandadas aquellas de “revolucionarios” de los años sesenta que repentinamente todo les comenzó a oler mal, que todo les comenzó a maltratar sus delicados olfatos; que en cada sentencia del Presidente ven por doquier el “Mar de la Felicidad de Cuba”, y que… por otra parte, toman a pecho la posición de la vieja y emputecida Acción Democrática, y se sienten identificadas con sus ideales de Pan, Tierra y Libertad. Ahora para ellos los medios de comunicación son excelentes y ejemplares; sus telenovelas necesarias, sus series americanas imprescindibles, sus abominaciones sexuales en horas estelares, básicas para el progreso; sus artistas bellos, graciosos, heroicos y patriotas. Gustavo Cisneros y Marcel Granier, Marta Colomina y el Matacuras, todos unos mastodontes de la más altísima calidad humana. Lástima que no hubiesen caído antes en la cuenta estos señores, que esta gente representan la esencia de lo que somos y de lo que tenemos y hemos sido. Nada malo, absolutamente nada malo se puede ver en lo que hacen los señores rectores de las universidades, en sus derroches, en sus perversas y burdas manipulaciones. Nada malo hicieron los saboteadores petroleros de los meses de diciembre, enero y febrero. Nada malo ha hecho Estados Unidos (¡cómo!, ¡esa cuna del progreso y de la industrialización!) en su intento por derrocar el gobierno; nada malo ha hizo el embajador Shapiro. Nada malo los que incitan al crimen en las marchas, y los que propagan mentiras y procuran crear un estado de pánico y de terror por los medios. Está muy bien que condenen a Venezuela la OIT, la CIA, la SIP, el Departamento de estado americano, y que incluso manden marines para sacar al “loco de atar” que nos “desgobierna”. Eso sería “terrific”, bello, chévere, de primera.

Y como ya se les ha ido acabando la pólvora de sus mentiras, de sus miserables inventos y tramas, entonces, en acuerdo también con la CIA, inventaron horribles mariqueras, como aquella, siempre al estilo gringo, “la Conquista del Oeste”, una vaina financiada, maquillada, montada y cuadrada por equipos cubanos en Miami. El de la idea: Antonio Ledezma. Y venga, a regar que la conquista iba sin freno y sin consideración con nadie, que no la paraba nadie, que traerían a negros de Curiepe y mulatos de Vargas, indiecitos del Amazonas, saltoatrás de Ocumare y mandingas de Barlovento. Y sí, salieron algunos negros con boinas y franelas blancas. Morcilla con monserga, digo. Monserga con bananas de Unite Fruit Company. Y la Carla y el Kiko pujando para que los pobres y los niños de la calle se cuadren con sus poses y proyectos, con sus negocios y mafias. ¡Cuánto vale, Dios mío, un negro en estos tiempos! Un negro conquistando sus propios predios, el Oeste, porque nadie de la clase media o alta osará inmiscuirse en los inmaculados antros del Este. Un negro que no esté con el proyecto. Que ya los adecos han tenido que importarlos de Bonaire. Negros que saben decir: “Oh, yes”, “Oh, yes”. Y que se despepitan diciendo que se están muriendo de hambre. La última orden que le dio Ravell a los adecos fue: “Recluten a todos los negros que puedan y métanlos en Globovisión para que hablen mal del comemierda. En estos momentos prefieren a un negro que a mil sociedades civiles, que a mil veedores, que a mil generales arrechos, que a mil mesas de negociaciones, que a mil ONG´s defensoras de los derechos humanos”. Y cómo entonces, se han puesto a sabanear negros (y éstos que gozan una y parte de otra…), contratándolos en dólares, poniéndolos a berrear en los programas del Marcelito. Y como viven tratando de entrevistar a mulatos o mulatas que puedan decir que ya ellos no están con el gobierno. Ahora no importan los bien trajeados que se expresen mal de Chávez, ¡NO, ni por el carajo: la nota es que se vea hablando a una mujer humilde, con un trapo en la cabeza, o a un tipo sucio y sin trabajo que pueda echar pestes sobre la “crítica situación actual”. Y uno ve ese mar de bobitos periodistas de los cuatro canales del infierno, que hacen que se meten por los ranchos, y hurgan por debajo de los puentes, tratando de entrevistar a indios o mendigos, carajitos de la calle, a buhoneros (falsos) o chicheros, a desempleados o pulperos. Cómo puyan con sus preguntas y con sus micrófonos tratando de sacarles sapos y culebras contra el régimen. Con sus mochilas de preguntas harto pre-elaboradas y burdas, que de veinte que hacen apenas si dos o una les sirve para sus fines. Por eso, lo de la Conquista del Oeste fue uno de los chistes más malos de Globovisión, porque en verdad los adecos se han caracterizado más por el uso de la cabilla, de la cachiporra y de los palos, que por el de los fusiles y las pistolas. Pero, bueno, que cosa pueden tener en la mollera. O sea.


jsantroz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2034 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a61405.htmlCd0NV CAC = Y co = US