Triunfalismo contagiante

La oposición se contagió de triunfalismo. Ya saca la cuenta de las gobernaciones y alcaldías que ganará en noviembre. Sigue cometiendo el error de subestimar al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías.

Y lo peligroso para ellos es que no han hecho méritos, algo creíble, convincente, tangible, para ganar si quiera la junta de condominio o la conserjería de donde viven.

En cambio, vemos a un líder como Chávez -con todos sus aciertos y errores-, primero, trazando estrategias para frenar el torpedeo que mantienen los enemigos en su afán de destruirlo a él y al proceso bolivariano y, segundo, buscando soluciones a problemas como la alimentación, la salud, la seguridad, en fin…

La oposición sigue empatada en el engaño. Ya comenzó la guerra de números y estadísticas para confundir a la población electoral, porque no tienen otro argumento más que la mentira.

Aquí en el Zulia juran que arrasarán. Se creen los ganadores de la Gobernación y las alcaldías. Espero que cuando les suceda lo mismo de siempre -me refiero a las continuas derrotas-, tengan el coraje de admitir ante la población que fracasaron porque no tienen propuestas que hacerle al país.

Que no vengan con el mismo cuento, según el cual, el Consejo Nacional Electoral hizo trampa, que si las máquinas capta huellas meten miedo, que si las computadoras multiplican lo votos a favor del Gobierno, y tantos otros señalamientos de los que nunca presentan pruebas.

El único argumento en la cual sustentan la campaña es la derrota sufrida por el Mandatario Nacional en el referendo sobre la reforma constitucional, porque no tienen un trabajo serio que presentarle a sus comunidades.

El atrevido ha sido el gobernador del Zulia y líder de la oposición venezolana, Manuel Rosales, quien imitando al presidente Chávez llegó al Sur del Lago a repartir tierras y lo único que pude interpretar de su discurso fue que la entrega de bienes hecha por él es la adecuada para los campesinos y la del líder del proceso bolivariano es la inapropiada. Cree que la gente es ilusa.

¿Imagínense ustedes, mis amigos lectores? Ese es el jefe de la oposición. ¿Qué quedará para los demás? Nunca lo he visto presentar una propuesta original viable y entonces quiere escalar posición ante la opinión pública a costillas de los demás.

Estos opositores ni siquiera tienen discurso. Los mítines se basan en tomar tres o cuatro aspectos de la gestión del Mandatario Nacional, para descalificarlos.

Y es que recordando los mensajes que los candidatos de la IV República utilizaban en sus concentraciones, si se les prohibiera hablar de Chávez, sólo les quedaría apelar a las promesas incumplidas, porque todo lo que decían y dicen son mentiras, sólo que ahora no pueden embaucar al pueblo como antes.

Los más inteligentes han optado por esperar que pase el tiempo, esperanzados en que la gestión del Presidente se desgaste, en lugar de ponerse a trabajar por el país para que su obra sea una campaña inobjetable en las contiendas electorales.

Pero quedarán esperando como novia de pueblo. No se puede desgastar un hombre que todos los días se levanta con ideas nuevas, para echar adelante el proceso bolivariano. Ciertamente sufrió un revés en diciembre con la consulta de la reforma, pero en lugar de inventar falsedades y culpar a los demás, la respuesta de la gente le sirvió para rectificar y seguir trabajando por Venezuela.

Allí está la diferencia. Aunque con motivos de sobra, no culpó a la oposición de su derrota, pese a que esta cuando mueve un dedo sólo lo hace para obstruir la labor del Gobierno nacional.

Ahora, si hubiese sido al revés, todos sabemos que pase lo que pase, para ellos Chávez es el único responsable de lo que sucede en el país. Se olvidan del deber y el compromiso de los gobernadores y alcaldes.

Es bueno que sepan que el país tiene plena conciencia de tal situación y creo que, antes de ufanarse de victorias, deben ponerse a trabajar, aunque creo que ya para noviembre no tienen tiempo de presentarle resultados a los electores. De todos modos, no se les olvide, que el triunfalismo siempre ha sido un mal consejero.

albemor60@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1491 veces.



Alberto Morán


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Morán

Alberto Morán

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a54362.htmlCd0NV CAC = Y co = US