¡Hay que amarrarse los pantalones y enfrentar a la canalla!!!

La esmirriada oposición cual bandada de buitres, exudando odio y resentimiento –sin credibilidad, sin fuerza política, sin discurso y ante la impotencia de haber perdido la calle— se han apoyado en las universidades privadas y en los muchachitos ricos de las clases más pudientes para vender y hacer valer un mensaje hueco, fatuo, fascista, egocentrista y repetitivo, que parangona a todas luces el engañoso y falso mensaje de la otrora cuarta república que se caracterizó por el egoísmo, la exclusión, el populismo, la demagogia y la mentira durante mas de 40 años.

De no enfrentarnos ahora y decididamente contra las agresivas pretensiones injerencistas del perverso imperio norteamericano y de sus cipayos mantuanos criollos, nuestro gobierno y el linajudo pueblo revolucionario ante esas nuevas arremetidas –a pesar de las reiteradas denuncias hechas por Chávez ante instancias internacionales— perderá si se descuida, la oportunidad histórica de liberarnos de ese nudo gordiano que por más de 500 años nos ha sometido y subyugado. ¡Por que o somos ahora un país libre y soberano, o nunca lo llegaremos a ser…!

Debemos defender la revolución y el proyecto de reformas a la constitución propuestas por el presidente con carácter pasión y resolución. Hay que tomar los espacios públicos tales como plazas, parques, esquinas, entradas a urbanizaciones, calles sin obstaculizar el tránsito, y promover activamente las concentraciones, caravanas vehiculares, entrega de panfletos y de propaganda alusivas a las reformas, así como confrontación, debates públicos, radiales y televisivos. Todos a la calle, armados de la coraza que nos legaron nuestros aborígenes e insignes próceres.

Sabemos que a raíz de las reformas a la constitución propuestas recientemente por Chávez, se activa nuevamente sobre Venezuela un nuevo asalto contra Chávez, contra las instituciones democráticas y contra un proceso de transformación que el pueblo en conciencia anhela y desea. El protagonismo de los mismos conspiradores del 2002 y de otros (caso Baduel y los que vienen…) a falta de seguir ocultando sus veladas intenciones, se le caen una tras otras las caretas de la traición y apostasía.

Esa vetusta oposición (de corte fascista) en ausencia de preclaros líderes –ya que no los hay por que se les agotó su discurso y sus falsas promesas— se esfuerzan y hacen lo indecible por acabar con una revolución que ha nacido para transformar profundamente las estructuras políticas, económicas y sociales del estado. Y conspiran sin denuedo con el apoyo de jerarcas católicos, medios golpistas y apoyo internacional para hacerle daño al proceso revolucionario, a las instituciones democráticas y al proyecto socialista de país emprendido por Chávez.

Todo este complot, obedece a oscuros intereses de aquellos que detentaron el poder durante más de cuatro décadas: bajo el amparo de la corrupción, el pillaje, la impunidad y, lo más doloroso y antipatriótico, la pérdida de nuestra identidad, sentido de propiedad y sistemática entrega de nuestros recursos energéticos a las transnacionales imperiales.

¿Porqué hay que amarrarse los pantalones? Hay que amarrarse los pantalones, por que aún queda en buena parte de los ciudadanos de la Venezuela de antier (IV República), ese odio visceral contra el pobre, el olvidado y contra el presidente Chávez y lo que él encarna. Que no es más que un odio racista contra el mestizaje y color de su piel; es un odio contra el lenguaje frontal y sin mediastintas que suele utilizar Chávez cuando lo confrontan; es un odio contra un zambo que vino desde la nada pero con una rica dialéctica en historia, poesía y sabiduría, y con una tenaz sapiencia para enfrentar con carácter y resolución a propios y extraños; es un odio a quien precedido con un portento de dignidad y con una fuerza interior y elevada conciencia, ha sido capaz de poner en su sitio (desde su peculiar vozarrón) a los sempiternos e intocables oligarcas de siempre.

Chávez, es para esta rancia y autocrática oligarquía una piedra en el zapato que por más que tratan de insultarlo, irrespetarlo o denigrarlo…, más cala su mensaje y más se afianza y fortalece en la conciencia del pueblo. Es por ello, que el pueblo mayoritariamente apoya y está de acuerdo con el proceso socialista revolucionario que él lideriza, y es cada vez más elocuente y notorio el irrestricto apoyo que le brinda el pueblo ante las propuestas de reformas a la soberana Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Los planes de la nueva conjura golpista están elaborados y en marcha, secundada por jerarcas de la CEV, por noveles opositores de nuevo cuño (hijos de apá, y estudiantes de colegios y universidades religiosas y privadas), y con el apoyo del megalómano imperial Mr Bush y de traidores amanuenses cipayos venezolanos,. Los medios internacionales (CNN, BBC, New York Time, Washington Post, etc.) en connivencia con los medios venezolanos (El Nacional, El Universal, Grupo De Armas, Globovisión, Canal 2 y emisoras locales), se confabulan y arrecian la ofensiva contra Chávez, contra el gobierno y contra el proceso revolucionario socialista.

joseagapo@cantv.net>





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1578 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: