Salvemos a Yon

Al paso que va, para enero de 2008, al hombre no le va a quedar ni nariz, ni orejas, ni brazos, ni piernas, ni un carajo. Sí es que el neo-gordito está empecinado en seguirle los pasos al bueno de Trino Mora, en eso de deformarse la cara, sólo que él no quiere hacerlo a punta de cirugías y bisturí, sino a coñazo limpio. Con la excusa de que quiere salvarnos del régimen monárquico y dictatorial que –según él- se nos viene encima ahora le ha dado por aparecerse envalentonado en cuanto evento bolivariano hay, para proferir amenazas, dar empujones y poner cara de Charles Bronson. Lógicamente, cuando uno asume una actitud así consigue reacciones inmediatas. Las pataletas de Yon le han valido ya dos trompadas: un recto en el mero centro de la mitad de la bemba y otro en el tabique nasal y varias decenas de empujones.

Lo insólito es que el hombresito, después que busca la camorra al mejor estilo de charro picapleitos, sale corriendo a refugiarse en las faldas de Globoinvención, cual niñito acuseta. Yo no sé donde lo criaron a el, ni que educación recibió, ni que vivencias acumula, pero lo que sí sé, desde pequeño, es que toda acción genera una reacción. También sé que después de cierta edad uno debe asumir las consecuencias de sus propios actos, las cuales pueden ser buenas o malas dependiendo de cómo se actúe. Eso es así en cualquier ámbito de la vida, desde lo más complejo hasta más lo elemental. Así por ejemplo, si uno ve una hornilla ardiendo al rojo vivo, sabe perfectamente que si mete la mano, ésta terminará chamuscada y seriamente lesionada.

También sabe que después de meter la mano en la hornilla ardiente, no puede salir uno a decir lo quemaron, sino que uno mismo, en un arranque de locura o masoquismo, se autoquemó. Lo mismo pasa con los vecinos, si a uno de repente le da por despertar al vecindario completo con un sonoro toque de diana a las 4:00 de la mañana, todos los días, es muy probable que -a la función 5 ó 6- el vecindario completo lo lapide a uno a peñonazos. En ese caso tampoco puede decirse que lo apedrearon a uno, sino que uno mismo propició que le cayeran a pedradas por desadaptado. Igual pasa con las autopistas, si te da por hacer caminatas en plena Valle-Coche, en la madrugada cuando los piqueros hacen sus competencias, el resultado esta clarito.

Por eso hago un llamamiento público para que salvemos a Yon, el tipo no entiende que este pueblo se respeta. Esta empeñado en menospreciarnos e irrespetarnos con su lacayismo jalabolas. Yon de pana te lo digo no sigas buscando lo que no se te ha perdido, porque vas a terminar mal, muy mal. Aprende a ser demócrata de verdad, verdad. Acata la voluntad de las mayorías y deja ya de hacer el payaso. Por favor Yon piensa en tu pobre madre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2086 veces.



Daniel Córdova Zerpa


Visite el perfil de Daniel Córdova Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Daniel Córdova Zerpa

Daniel Córdova Zerpa

Más artículos de este autor