Las cartas marcadas de Miquilena

¿Miquilena todopoderoso? Realmente no. Solo era el representante designado para concertar la sobrevivencia de la poderosa casta parásita que aún hoy persiste en mantenerse alojada en lo más profundo de las entrañas patrias.

Elite desesperada que hoy defiende su pequeño reducto remanente de groseros privilegios ostentados durante la boyante dinastía de la democracia representativa cuarto republicana. Con el ratón sin cola, la gran burguesía y su clase política agotó la etapa previa de “negociaciones”. Parte relevante de su misión era infiltrarse hasta los tuétanos en el movimiento bolivariano amenazante del poder ancestral, preparando la cama a una segunda fase golpista y perturbadora que desataron al fracasar los “buenos modales” y padecemos en forma continuada desde el 2002.

Así han ido quemando desde entonces las naves más notorias mientras protegen tras la humareda las cartas marcadas reservadas al último intento que hoy consuman a paso firme y directo al fracaso, como siempre.

El movimiento Podemos es solo un abrebocas en la conspiración, muy pronto veremos nuevas “adhesiones,” porque esta gente va a largar el resto antes de que se les agote el tiempo. En medio de ataques sistemáticos a la cadena alimentaria, el grosero empleo de las instituciones educativas privadas y elitescas para desestabilizar al país, insistentes intentonas perturbadoras del transporte público y demás travesuras cometidas con la anuencia de un episcopado que acompaña “religiosamente” a la “sociedad civil” de ricos y famosos con la que comparten mezquinos goces.

Aunque no debemos nunca subestimarles, en el fondo es una buena noticia; después de esta no habrá otra, sencillamente habrán agotado las últimas fichas de la mermada lista y aunque aún queden algunos infieles, estos permanecerán con el rabo entre las piernas hasta marchitarse en silencio dentro del closet.

Los medios golpistas untan de nuevo el espectro con la pomada del odio; esta vez cuentan con la copiosa ayuda de la cúpula traidora de Podemos; otra de las cartas marcadas de Miquilena que se devela hoy embarrando diligentemente todos los dedos de sus manos abiertas y enterradas hasta los codos en el bálsamo.

Debemos suponer que estrenarán guarimbas combinadas con paramilitarismo y sospechar que el sicariato ya trabaja con afán produciendo diariamente cientos de muertes planificadas para elevar artificialmente los índices de inseguridad.

Como no hay mal que por bien no venga, seguiremos la conseja aprovechando la crisis en ciernes para decantar y depurar nuestras fuerzas, que resultarán inevitablemente favorecidas en cualquier escenario previsto por los planes siempre macabros de la derecha salvaje; en lo personal preferimos el electoral, pero será lo que ellos quieran.

Amén.

cordovatofano@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1340 veces.



Daniel Córdova Tofano


Visite el perfil de Daniel Córdova Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Daniel Córdova Zerpa

Daniel Córdova Zerpa

Más artículos de este autor