Otra vez manuelito hace el ridículo

Aquellos que se asombraron al oír afirmar a Manuel Rosales que al horno
no pueden pedírsele peras, que no cree en cantos de ballenas y que
Montesquiu es tan viejo como Matusalén, simplemente no conocen a
manuelito…Nadie que haya pasado veinte minutos a su lado, puede asombrase
de cosas como esa.
El decir sandeces, el hablar de hechos de los que no tiene la más mínima
idea y el pretender impresionar con frases que terminan desnudándolo en
toda su ignorancia, es el comportamiento habitual del filósofo maracucho.
.

En la campaña electoral por la presidencia de la república, sus asesores
hicieron grandes esfuerzos por no dejar evidencia de su ignorancia e
incapacidad, pero imposible resultó ocultarle al pueblo tamañas
limitaciones.
Le pidieron que se mostrara natural y fue cuando comenzó a hablar de un
“gobierno chareto” que le daba al pueblo “buruzas” y generador de un
“déficit de pobreza”. No les quedó otra opción que apelar a las chuletas
y a la repetición de una cancioncita para hacer que los discursos durarán
media hora.
Sin embargo, para nosotros no hubo sorpresa en que manuelito terminara
siendo el hazmerreír de un sector de la población que se divirtió de lo
lindo con sus animaladas. De hecho, ya habíamos afirmado que de su
discurso lo mejor eran las pausas.

Hoy, manuelito vuelve por sus fueros y nuevamente algunos se muestran
asombrados de su torpeza, evidenciando que no terminan de conocer al
gobernador del Zulia.
Acompañado de otros personajes un poco más grises que él, se va a
Washington a pedirle ayuda a Bush para que torpedee el referendo
convocado en Venezuela para aprobar una reforma constitucional.

Sólo a un hombre como Rosales puede parecerle brillante la idea de ir
ante el gobernante más desprestigiados del mundo y el de menos aceptación
en la historia de su país, a pedirle que presione a los organismos
internacionales a efecto de que respalden su propósito de impedir que se
consulte al pueblo venezolano.
Tenía que ser Manuel al que se le ocurriera que Bush tiene hoy la
credibilidad y la fuerza necesaria para obligar al gobierno venezolano a
dar marcha atrás.

Un nuevo fracaso, un nuevo ridículo y una nueva torpeza es la mejor forma
de resumir la gira de manuelito. Esperemos su llegada pues seguramente,
al exponer los resultados de su gira, nos deleitará con otra de sus
frases.

arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3124 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor