Vean la jugada sucia y tramoyera, que llevó a MCM, imponer al Edmundo… Buscan una guerra civil, OJO!

  1. Aquí vamos a demostrar que ese abolengo de raza pura que pretende enarbolar la María Corina Machado, es idéntica a la que sustentan, por ejemplo, una Dina Boluarte (Perú) o Jeanine Áñez (Bolivia). Aunque éstas dos señoras hayan tratado de mil modos diferentes negarlo (creyéndose descendientes directos del porquero Francisco Pizarro), sus borbotones de sangre zamba y chola las delata, los llevan más allá de sus médulas. Son idénticas en eso a María Corina. Como heredera de los valores seculares de la Iglesia, María Corina Machado escogió de candidato, al copeyano Edmundo González Urrutia por provenir éste de la casta de los FRAILES. Edmundo, un ser hartamente anodino, diplomático de tercera categoría, amanuense de Leopoldo Castillo como agente correveidile en la embajada de El Salvador, siempre trabajando al unísono con las decisiones estadounidense en Centroamérica, tenía que ser por fuerza el último cartucho que le quedaba de su fulana SALIDA (la misma de Leopoldo López).

  2. Ella, María Corina, sin irse por las ramas, apeló en su personalísima SALIDA, a los valores del FRAILE (los emblemáticos señuelos del Derecho Canónigo, señuelo de los HOMBRES DE GARNACHA), puesto que carece en nuestro ámbito del secular apoyo aquél de los militares (aquella tradición del conquistador devenido en "gorila", fuertemente arraigado en la América hispana desde los tiempos de la colonia). En esa su tramoya, María Corina se sacudió a los adecos, estorbosos para ella, y dado que quien está de por medio en estas decisiones son los gringos, los adecos se han quedado callados, sobre todo Henry Ramos Allup.

  3. Los blancos, desde el siglo XVI en Venezuela (María Corina se cree goda) tenían el monopolio del poder y del gobierno. Una viejísima tradición, tanto es así, que cuando se presenta aquella coyuntura, en 1967, de escoger en AD el candidato, resulta que Luis Beltrán Prieto Figueroa creyó haberle llegado su turno de ser presidente de la república. Va y se lo plantea a Rómulo Betancourt, éste sin muchos preámbulos le dice: "-Eso hay que considerarlo con mucho tiento, Negro. Acuérdate lo que nos pasó en 46. Tú debes entender que es algo complejo y peligroso para la estabilidad nacional en estos momentos turbulentos. A ti, aunque lo niegues se te ve como hombre de izquierda más por tu forma que por tu ideología. Tú imagen no te favorece ante quienes controlan los medios de producción. La verdad es que no te dejarían gobernar. Esta alta sociedad no te va a aceptar, Negro. Creo que debes entenderlo y aceptarlo". Betancourt lo llamaba cariñosamente "negro". Y además añadiendo: "-No te olvides que aquí el verdadero elector es racista".

  4. Prieto Figueroa que no se le quedaba callado ante nadie le replicó: "-A mí que no me vengan con vainas con esos zamuros que se creen azulejos. Desde Bolívar para acá, en Venezuela no hay un apellido, con el culo bien empinado, al que no le bulla un zambo en su sangre. Lo que pasa es que yo no ando metiéndome bajo los corrompidos y hediondos hábitos talares para ganarme el favor de la puta burguesía, como lo tuviste que hacer tú y el también negro Leoni. Si a ver vamos Leoni era más negro que corso, pero a todo el mundo le andaba mostrando ese cursi documento que lo mostraba como ciudadano francés. Partida, todos de canallas arrastrados a los europeos o a los gringos y en nombre de ellos, quieren venir a mostrarnos el látigo de sus amos, siempre bajo los hábitos de los malditos frailes. Esos acomplejados dueños del Valle, por esa posición vil y rastrera, siempre han querido llevarnos a una guerra civil, y ya es hora de que le vayamos parando el trote, y tú no debes inclinarte ante ellos y dejar de acobardarte… Yo seré candidato a la presidencia…".

  5. Cuando en 1967 se debata en el seno de AD quién podrá ser el candidato presidencial, Betancourt se aterrará ante la posibilidad que lo sea Prieto Figueroa, por su conocida posición anticlerical, por ser negro y "bien feo" y por haber sido el artífice de una Ley de Instrucción Pública que pregonaba el Estado Docente. Betancourt en 1967, estaba convencido que si Prieto resultaba electo, la guerra de los colegios católicos acabaría con el país, pudiéndose incluso entrar en un estado de guerra civil como ocurrió en España, cuando en 1933, la república española presionó por una ley de congregaciones que completara algunas cláusulas constitucionales prohibiendo a las órdenes religiosas dedicarse al comercio, la industria y la enseñanza. Esta presión fue realmente parte del inicio de la hecatombe, porque enfureció a la Iglesia, que prefirió inundar de sangre a España antes que perder sus privilegios y su poder. La guerra de la Iglesia contra el gobierno de Betancourt, en 1946, estalló con la promulgación del Decreto 321. Se trataba de normativas que se estaban aplicando en todos los Estados modernos y con mucho más rigor de lo que pretendía hacer AD. La intención era imponer un cierto control sobre la educación privada por medio de una reforma del sistema para evaluar exámenes.

  6. Dice Salvador de Madariaga que, como de raza BLANCA, Bolívar tenía grandes posibilidades de convertirse en un gran líder y militar, por ser, pues, dueño de tierras, ganado, esclavos e indios «reducidos». Pero en verdad, Bolívar era un ZAMBO, eso es indiscutible y lo sostiene muy claramente Simón Rodríguez. Lo que pasa es que aquel zambo Bolívar estaba profundamente consciente de su destino y por su carácter y valor, iba a ser capaz de imponerse al poder dominante de la época.

  7. Aquella tradición BLANCA acaparadora del poder y del gobierno a principios del siglo XVIII provenía, a decir de Madariaga, de las raíces del conquistador y del FRAILE. Resulta que Betancourt estaba enterado de que la Iglesia se oponía tajantemente a que el ateo Luis Beltrán Prieto Figueroa fuera candidato a la presidencia. Debemos decir que para la década de los sesenta, tanto AD como COPEI (los que acaparaban el escenario político nacional) funcionaban como partidos de la iglesia, en el que la presencia del FRAILE era muy marcada. COPEI era el ala jesuítica de AD.

  8. Prieto Figueroa había sido el cerebro de la revolución de octubre (1945) quien acabó imponiéndole un carácter laico a la educación en Venezuela, y eso tenía que pagarlo bien caro ante las clases dominantes. Aquí en escuelas y liceos se obligaba a colocar imágenes de santos y vírgenes en los salones, a recibir clases de religión, a rezar bajo el imperio déspota y humillante de los curas. Yo lo sufrí personalmente cuando un cura intentó abofetearme, porque al preguntarme cuántos dioses había, yo le contesté que lo buscara en el libro de Catecismo. Sólo por eso. Humillaban los curas horriblemente al pueblo, y todavía no nos hemos podido arrancar esa condenación de encima. Ahí está el caso del actual cura de Guaraque, José Honegger Molina García, ex vicario en comunicación de la Conferencia Episcopal Venezolana, presidente de una fundación (Epékeina) que recibe fondos de la NED, y es quien organiza la gira de María Corina por su parroquia…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1460 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: