¿Se ha beneficiado la oposición venezolana de la interferencia norteamericana en la política venezolana?

La continua pérdida del apoyo a Juan Guaidó entre la base de la oposición venezolana es el resultado de una serie de descalabros que ponen en duda su capacidad política: la fracasada intentona del 30 de abril de 2019; la invasión militar conocida como la "Operación Gideon" que se originó desde Colombia en mayo de 2020; y el mal manejo de las compañías venezolanas en Colombia (el caso de Monómeros) y en EE.UU. (Citgo) que fueron entregadas al gobierno paralelo de Guaidó. El único activo restante de Guaidó es el reconocimiento por parte de Washington como presidente legítimo de Venezuela. Sin embargo, la intromisión norteamericana en los asuntos políticos venezolanos a favor de Guaidó solamente ha perjudicado a la oposición.

El apoyo incondicional de Washington a Guaidó desde el comienzo pasó por alto el hecho de que el jefe máximo de su partido, Voluntad Popular, era Leopoldo López quien siempre tuvo relaciones conflictivas con los otros partidos principales de la oposición, debido a su supuesta intransigencia e impulsividad. De hecho, él perteneció a dos de esos partidos – Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo – pero luego rompió con ellos.

Además, con los fracasos de Guaidó, un sector emergente de la oposición rechazó las posiciones de los cuatro partidos principales de la oposición agrupados en el llamado "G-4." Los nuevos grupos, que incluyen a Fuerza Vecinal el cual ha logrado triunfos electorales impresionantes, reconocieron al gobierno de Maduro, se opusieron al abstencionismo electoral y apoyaron soluciones prácticas en lugar de llevar a cabo acciones para lograr el "cambio del régimen". Estas posiciones, como también el rechazo de algunos de esos grupos a las sanciones internacionales contra Venezuela y las amenazas de una invasión militar, concuerdan más con el pensamiento de la base de la oposición y los venezolanos en general, y los distanciaron de los partidos del G-4.

Más recientemente, algunos líderes del G-4 han reconocido públicamente sus errores, pero a través del nuevo grupo la Plataforma Unitaria, esos partidos están tratando de mantener control sobre la oposición en general. Además, ha sido reportado que Guaidó tiene planes de competir en las primarias pautadas para junio de 2023, que servirán para escoger el candidato unitario que se presentará en las elecciones presidenciales de 2024. Los líderes emergentes de la oposición han expresado desconfianza hacia la Plataforma Unitaria que está llevando la batuta en el proceso de las primarias. El reconocimiento continuo de Washington a Guaidó y su preferencia por el G-4, y especialmente por Voluntad Popular, limita la posibilidad que la oposición pueda resolver sus problemas sin la interferencia directa e indirecta desde el extranjero.

*Profesor jubilado de la Universidad de Oriente y actualmente es Editor Asociado de la revista Latin American Perspectives. Es editor de Latin American Extractivism: Dependency, Resource Nationalism, and Resistance in Broad Perspectives (2021), y co-editor de Latin American Social Movements and Progressive Governments: Creative Tensions between Resistance and Convergences (2022).

*Publicado en “Latin America Advisor”, publicación de la influyente “Inter-American Dialogue” en Washington

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 724 veces.



Steve Ellner

Profesor de historia económica en la Universidad de Oriente (UDO) desde 1977. Su libro más reciente (como compilador) es La izquierda radical en América Latina: Complejidades del poder político en el siglo XXI.

 sellner74@gmail.com      @sellner74

Visite el perfil de Steve Ellner para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: