María Corina, solamente mediática

La escasez de liderazgo hace que personas como María Corina Machado, recurran a una estrategia mediática para tratar siempre de estar en la palestra. No les importa para nada el daño que puedan hacer a los demás partidos políticos ni mucho menos a Venezuela, su egoísmo la ciega en medio de un camino lleno de crecientes dificultades.

En los inicios de Primero Justicia, el coordinador en el estad Anzoátegui, decía que Julio Borges manifestaba que poco le importaba el daño que Chávez hiciera a Copei y Acción Democrática, puesto que de alguna manera le limpiaba el camino. No sabiendo que en el futuro recibirían la misma medicina, la meta del socialismo del siglo 21 es acabar la derecha, colocando una oposición controlada.

María Corina termina el año con la propuesta del cambio de liderazgo, en la intención de refrescar lo que hoy existe en la oposición, precisamente en momentos de una derrota electoral. Sin duda alguna acaparó la atención, sobre todo con aquello de "Tú eliges a tus dirigentes", así por arte de magia, sin mencionar el cómo y quién sería el árbitro de esa contienda interna.

Al ser rechazada la propuesta, la líder de Vente tenía que agarrarse de algo para llamar la atención, entonces sale la reafirmación de apoyo por parte de gobierno norte americano a Juan Guaidó, no perdiendo tiempo en rechazar esa resolución. Tenía que estar nuevamente en los medios de comunicación. Que hablen de ella sea para bien o para mal es la energía que la mueve.

Esa proliferación de pseudo dirigentes políticos y de organizaciones partidistas aparecidas como efecto del ejemplo de Chávez que sin haber sido militante partidista se convirtió en un gran líder que brillaba con luz propia, pero olvidan que estuvo 12 años en la academia militar preparándose para asumir el gobierno. No fue un premio extraído de una caja de detergente.

María Corina y su partido Vente, no han podido ganarse la confianza del pueblo venezolano, eso de estar siempre nadando contra la corriente, no la ha hecho percatarse que debe cambiar de estrategia, es necesario que busque un punto de equilibrio, es más, montarse en un activismo real fuera del contexto de la foto. Nada hacen con decir que están en una actividad y aparecen seis jóvenes dirigidos por un exgobernador jubilado del parlamento del estado Bolívar.

Definitivamente esa fotografía conversando con un presidente de los Estados Unidos la perjudicó, le quitó, si algún día la tuvo, la humildad necesaria en un dirigente político. Creerse valiente porque le dijo cuatro cosas a Chávez en cadena nacional. Que va, sigue en su concepción mediática de la política. El día que encabece una manifestación por las calles de Caracas pidiendo justicia si se ganará el calificativo de valiente.

Esa obsesión contra Guaidó no la dibuja como revolucionaria, se retrata como cómplice del gobierno madurista, caminando a espaldas de nuestra realidad. Porque nos guste o no Guaidó es nuestra única realidad política a nivel de oposición, hacerse coro de Julio Borges, Ramos Allup y otros envidiosos solo perjudica y elimina las esperanzas de los venezolanos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 983 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor