La guerra de las vanidades

Triste espectáculo el que han ofrecido los niñitos de Primero Justicia al país. Justo en el momento en que la tarjeta de esta organización política comenzaba a reportar sus primeros frutos importantes en materia electoral, sus vanidades personales logran destruir lo poco que habían logrado, sin parecer importarles mucho la militancia que, a punta de Globovisión y con la ayudita de Rosales, habían alcanzado.

Nada de democracia, nada de discusión con las bases y mucho menos de explicaciones coherentes a las personas que confiaron en ellos. Simplemente anuncios van y anuncios vienen, y eso sí, muchos aplausos. Unos aplausos que lo hacen a uno recordar cuando el gordo Peña, productor de Sábado Sensacional, mandaba a colocar unos carteles para indicarle al público de dicho programa cuándo era el momento de aplaudir a los artistas y con cuánta intensidad.

COMENTARIOS INSÓLITOS

Las disputas internas entre los partidos son completamente normales. Somos seres humanos y es lógico que en algún momento existan diferencias. La convivencia es así: marido y mujer pelean, padres e hijos, hermanos y hermanas. Eso sucede en las mejores familias. Ahora bien, hasta para pelear, hay que tener cierto sentido de la vergüenza, cierta coherencia, cierta lógica. Pero parece que esto era mucho pedir para estos caballeritos.

“No existen las condiciones para participar en las elecciones”, “el registro electoral no ha sido depurado”, “el registro electoral está manipulado”, “la comisión electoral pertenece a una sola facción”, “no nos permitieron representantes en las mesas electorales”, en fin, cualquiera diría que se estaban refiriendo al Consejo Nacional Electoral en cualquiera de las elecciones que se hacen en nuestro país. Pero no, hablaban de ellos mismos, de sus propios compañeros de partido, de sus amigos desde que estudiaban en el Colegio San Ignacio. ¡Por el amor de Dios! ¿Es que no tienen otra excusa?, ¿es que no existen otros argumentos?, ¿es que no les puede dar un ataque de originalidad alguna vez en la vida?

LA VERDADERA RAZÓN

Obviamente, la razón del show no ha sido ninguna de las que esbozaron los ahora seguidores de Leopoldo. El fondo del asunto es que no querían contarse, para no pasar pena. Porque, la verdad sea dicha, Borges es el que tiene el control del partido a nivel nacional, le guste o no a los otros. Eso quedó demostrado el día de las elecciones y en el hecho de que nadie protestara ni se quejara porque los que se hacen llamar “populares” (que de lo menos que tienen es de eso), se retiraran del partido. Parece que tuvo razón Armando Briquett cuando decía que “este era un problema de caraqueñitos”.

La verdadera razón del espectáculo es que los niñitos de papá no saben perder. Como papi siempre los ha complacido en todo, siempre les ha comprado el juguete más caro y la ropita más bonita, pues su madurez psicológica no les da para comprender que en el juego político unas veces se gana y otras se pierde, y que lo gallardo es aceptar cuando el otro gana y no armar una pataleta. Lo mismo han hecho siempre que Chávez les ha ganado, pero es que no se le puede pedir peras al Olmo.

La otra cosa es el sentido de la oportunidad, con claros fines destructivos. Se retiraron un día antes de las elecciones para tratar de sabotear a los que quedaban, porque son como Atila, si no consiguen lo que ellos quieren, de todos modos tratan de destruir lo que consigan a su paso, para que, por donde ellos pasaron, “nunca más crezca la hierba”. Un claro esfuerzo por provocar un sabotaje, materia sobre la cual, justo es reconocerlo, ellos son expertos.

LAS MANIOBRAS

Dicen que Borges manipuló al partido, a fin de excluir a todos estos dirigentes del Comité Político. Recordamos que antes de las elecciones presidenciales, Gerardo Blyde apareció en televisión renunciando a la Secretaría General, porque Borges lo había amenazado con quitarlo de todas maneras, ya que él contaba con los votos necesarios para removerlo, debido a que Blyde, sostuvo una reunión con Rosales sin contar con la autorización del partido.

Ahora bien, se pregunta uno, si Borges tenía los votos para sacara a Blyde, entonces Borges contaba desde aquel momento con el respaldo mayoritario de los Comités Regionales. Si por el contrario, era falso que Borges tuviera los votos para remover a Blyde, de igual forma éste le hizo el gusto y le facilitó el trabajo renunciando.

Así las cosas, pareciera que el único que salió ganando algo con esta manipuladera absurda fue Leopoldo López, quien se quedó liderando la imagen televisiva del grupito disidente.

¿QUÉ LE PASA A BLYDE?

Debo decir, en honor a la sinceridad, que de todos los muchachitos de Primero Justicia, el que siempre me ha parecido más seriecito ha sido Gerardo Blyde. Más allá de las obvias diferencias políticas, sus opiniones siempre son basadas en argumentos inteligentes. Es un hombre claramente estudioso y no suele improvisar. Por otro lado, su clásico bajo perfil, lo hace alejarse sustancialmente de la guerra de vanidades obvia que siempre ha existido entre Borges, Leopoldo y Capriles Radonski.

Ahora bien, cuando se produce la fractura, de alguna manera la grieta comienza por la salida de Blyde de la Secretaría General. Este hecho, histórico y político, le brindaba una clara posición protagónica en el problema, fuera su intención o no. Aunque, como ya dijimos, Blyde no tiene las ansias desmesuradas de poder que tiene Borges, y muchísimo menos las que ha exhibido últimamente Leopoldo, la situación obligaba a Blyde a asumir el papel protagónico.

Sin embargo, los días han pasado y lo que ha sucedido es que Blyde se ha quedado de secundón de Leopoldo, quien no debe tener ni la cuarta parte su coeficiente intelectual, aunque sí cuatro mil niveles más de vanidad y desespero por el poder.

Lo que uno no entiende es por qué Blyde ha asumido una posición tan gris en un momento que debería ser muy importante para él, al menos si de verdad quiere seguir haciendo actividad política.

Es cierto que a veces la gente se cansa y que las miserias de la política pueden desilusionar hasta a los más utópicos. Pero también es verdad que en política pasa como en la física, los espacios vacíos siempre se llenan, aunque no siempre con la sustancia correcta. Yo creo que Blyde se va a arrepentir de esta ausencia, de este silencio, de esta sustitución de su liderazgo natural por la de alguien que sólo aspira obtener poder a cualquier precio.

ABUCHEO

Lo que nace mal siempre termina mal. Un partido que nace financiado por los dineros de PDVSA, extraídos de manera ilegal supuestamente y que para financiar una asociación civil, un partido que sustituyó el trabajo popular por la aparición en los medios, cuyos dirigentes no se hacían importantes porque tuvieran mayor ascendencia en las comunidades y en las distintas regiones, sino por cuál era el que más horas de televisión o radio o más centímetros de prensa lograba acumular, pues simplemente tenía que terminar dando este espectáculo.

En este momento, lo único que cuenta a favor de los que se fueron y de los que se quedaron es la juventud. El problema es que ellos siguen anclados en la mentalidad de la Cuarta República, y esto parece que no va a cambiar, aunque se dividan veinte veces más.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3653 veces.



Mary Pili Hernández

Ex-ministra de la Juventud, ex-viceministra de Relaciones Exteriores para América del Norte, y ex-concejal por el Municipio Libertador. Cristiana, Periodista, Socialista, Bolivariana, Antiimperialista y Chavista.

 mphopinion@yahoo.com      @marypilih

Visite el perfil de Mary Pili Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: