Claudio Fermín: veinte puntos

No crean que estoy sólo imitando al Mazo Dando. Recuerden que fui profesora durante muchos años y esta es una deformación profesional, la de asignarle nota a los personajes.

Ayer vi el programa de Vladimir a la Carta por you tube, que tuvo como invitado precisamente al dirigente político Claudio Fermín, del partido Soluciones para Venezuela. Ya sólo el nombre me gusta pues nuestro país necesita eso, soluciones.

Y es que hace tiempo no oía un discurso coherente de parte de la oposición. Una valentía decir lo que piensa frente a un Vladimir Villegas que intentaba lo de siempre. Aunque les confieso que, en este formato de programa virtual, Vladimir se ve mucho más relajado, y no sólo porque abandonó la chaqueta y la corbata, y se encuentra además en la comodidad de su hogar. Tal vez todas esas cosas influyan, así como ¿no tener la presión de Globovisión? Lo cierto es que sus rasgos están mucho más suaves, su agresividad al preguntar a los entrevistados ha disminuido y, en fin, opino que se está portando mucho mejor. Aunque siempre apuntando a la misma cantaleta: gobierno autoritario, hegemonía comunicacional por parte del mismo, pensamiento único, elecciones sin garantías, una mayoría descontenta con las políticas del gobierno (obviando las sanciones, el clima bélico, las agresiones imperiales). Pero lo positivo es que se manifiesta contrario a la abstención y está trabajando a favor de ello. Eso es muy bueno.

Claudio Fermín un invitado de honor. A la capciosa pregunta de la próxima finalización de la Asamblea Nacional Constituyente, tema de moda desde que se supo que finaliza sus funciones este diciembre, responde que no va a perder su tiempo haciéndole una autopsia a la misma. Define exactamente las causas que llevaron al Presidente Maduro a realizar las elecciones para la Asamblea Constituyente, como defensa ante un parlamento que le decretó la guerra, contra las violentas güarimbas (terrorismo callejero) que azotaban al país, contra la confrontación extrema, traducida en una medida necesaria de protección al pueblo. Y de hecho así fue. Recuerden que inmediatamente se paralizó la violencia en las calles, y todos, chavistas o no, pudimos al fin respirar tranquilos.

El Señor Claudio Fermín enfatizó que estas venideras elecciones representan una excelente oportunidad para vencer la extrema polarización política que existe en el país, para que el nuevo parlamento sea un lugar de encuentro donde se busquen las coincidencias, se esmere en la reconciliación del país y reactive el aparato productivo. Que no debe ser, como la que está de salida, un escenario competitivo para obstruir al poder ejecutivo sino para la elaboración de los proyectos necesarios para la re-institucionalidad del país.

Al quejarse el entrevistador sobre las cadenas, que dice no son cadenas, sino que los otros canales se suman voluntariamente, Fermín responde que él protesta, pero no cae en los lloriqueos y quejas que hace feliz a la gente y que no llevan a nada. Más bien se esfuerza en difundir los criterios que los llevan a incluirse en la contienda electoral, lo que llamó coraje político que, por cierto, les falta a muchos opositores.

Villegas se sintió interpelado con lo de llorón y quejadera, y responde que como fue constituyente de 1990 (y muestra el librito azul), cuando la violan se siente obligado a decirlo.

Siguió la entrevista in crescendo y se le pregunta si su partido no hará esfuerzos para unirse con los otros opositores, tal como ocurrió en el 2015. Y responde que en las elecciones del 2015 nadie sabía ni conocía a los candidatos, sólo votaron por la tarjeta de la manito. Define que de esa forma la elección parlamentaria se convirtió en una elección de oposición versus gobierno. Y que al final llevó a que el parlamento se transformara en una gallera, en un ring de boxeo, desencadenando una extrema polarización en el país. Y que los resultados están a la vista.

Claudio Fermín, como buen político, como excelente opositor, declara que ellos, su partido, y los que están incluso en la Mesa de Diálogo, no pueden hacer ninguna unidad con los grupos políticos que quieren y piden invasión del país. Personas esas que ya tienen callos en sus rodillas de tanta indignidad. Estos otros opositores que sí van a las elecciones (los decentes, nda), su partido Soluciones para Venezuela y los otros partidos que están ya incorporándose para ello, son nacionalistas, patriotas, venezolanos que creen firmemente que los problemas del país los pueden y deben resolver los venezolanos. Que esa otra oposición, la extremista, utilizó en el 2015 la palabra Unidad como muletilla, para colocar a los cogollos de los partidos. Esa palabra de la Unidad es buena para las primeras planas de los periódicos, para el protagonismo, pero fue un engaño. Se trata de una parte de la oposición que tilda de hipócrita pues dicen no ir a las elecciones, por ejemplo, de alcaldes, pero si fueron para las de Chacao, Baruta y el Hatillo, porque no podían dejar que "esas personas" (los chavistas) tuvieran cabida en esas zonas, las zonas de los ricos, de la clase media alta. Y ahí no hubo resquemores con el CNE del momento. Ahí sí no lloraban por las garantías.

Muy larga y de importante contenido esta entrevista. Recomiendo que la ubiquen y se informen directamente.

Pero la cereza de esta torta, fue la respuesta de Claudio Fermín al preguntarle Villegas por el cese de la usurpación y los caminos recorridos por Juanito Alimaña. Lo define simplemente y crudamente como una gran estafa política, un engaño al pueblo todo, un robo descomunal y descarado pues los mismos personeros del gobierno imperial declararon la cantidad de centenares de miles de dólares que les entregaron al G4. Añado yo, sin contar todos los bienes sustraídos a Venezuela por culpa de esa política alocada pero muy consciente.

Y de los venezolanos que creyeron en ese ofrecido cese de la usurpación, Fermín piensa que fueron hipnotizados en una especie de fantasía, que titula lo que pudiese llamarse como el "Síndrome de Venezuela", de carácter sicológico, social, que en algún momento debe ser estudiado y que llevó a muchos compatriotas por un sendero insólito e inexistente. Nos pide Claudio Fermín, a todos, enseriar la política y hablar con la verdad.

Y apreciados lectores, si no fuese porque soy una chavista convencida, yo votaría por Claudio Fermín el 6 de diciembre. Covid-19 permitiendo. ¡Cuídense!


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2956 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: