Héctor Schamis, un adeco (CIA) en la corte del rey Trump

1- Enorme, es la nómina de mercenarios que trabajan para la Casa Blanca con un único propósito: tratar de echar abajo al gobierno chavista en Venezuela. Incluye además esta nómina mercenarios de pluma roja, a una piara de artistas (cantantes y cómicos, sobre todo radicados en Miami), a supuestos intelectuales, yuqueros, twitteros, youtubers, pica-flores, besamanos, titiriteros, saltibamquis, con toda la cohorte de la farándula y la frivolidad del planeta en pleno...

2- Es el tal adeco Héctor Schamis un argentino que se vende como una de las bembas más refinadas (prostituta) de los medios por la manera como se contorsiona y por lo que dice valer... Apuesta, como profesor del Centro de Estudios Latinoamericanos y del programa "Democracy & Governance" de la Universidad de Georgetown, así que,... vayan cogiendo datos.

3- Fue además, el tal adeco Héctor Schamis, agente vendedor de seguros falsos positivos, visitador de brujos y caleteros, concesionario de coches con lowryder y mag-wheel, palafranero, mulero y al mismo tiempo, por mampuesto, becario del Woodrow Wilson Center en Washington DC. Embadurna notas en "La Nación" y "Clarín" (ambos periódicos de Buenos Aires y de la crema y nata (y de la Nata) de la abominable casta gorilera). Asoma también su hocico (befa) por "El Pais" (de la eterna España franquista) y condimenta con sus chorizos esa mierda que llaman Club de Prensa de NTN24, canal de noticias de Bogotá.

4- Suda la gota gorda el adeco Héctor Schamis porque el presidente Nicolás Maduro, pese a la guerra mundial en su contra, cada vez está mejor consolidado, a la vez que el pendejo de don Juan Guaidó va cayendo en picada. El Schamis (apellido con sonido a estornudo de burro), pega el grito en el cielo exigiendo que la OTAN movilice sus tropas contra Venezuela para que "termine con el horror" y se acabe ese "proceso inmoral que pretende normalizar a Maduro, cuya política de Estado es el exterminio, entre otros crímenes de lesa humanidad detallados en las denuncias radicadas ante la Corte Penal Internacional...".

5- Vaya, vaya: El adeco Héctor Schamis ama con devoción profunda al nanogenario de Diego Arria, aquel súper ladrón amante de Carlos Andrés Pérez, que se robó hasta las pocetas de la Gobernación de Caracas y quien hizo trácalas bestiales trayendo los autobuses húngaros en el que se mataron, por lo chatarrero que eran, cientos de caraqueños. (Los autobuses que mencionan, que eran con una especie de acordeón en el medio, eran los Hungaros marca Ikaros, se compraron por la gobernación del distrito federal en la época de Diego Arria, bajo un plan de modernización del transporte público que se llamó "Caracas para Todos").

6- El mamonero del tal Schamis, ladra, se retuerce, hace rechinar su dientera de perro a sueldo, por los "errores" que comete la Unión Europea al trater de relanzar el proceso de diálogo en Venezuela y convocar a elecciones libres. La canciller de España ofreció que Madrid fuera sede de un próximo encuentro. Bruselas informa que el tema se discutirá a petición de Josep Borrell, Alto Representante de Política Exterior de la Unión Europea, dado el interés de varios Estados por reactivar el "Grupo de Contacto".

7- Protesta este argentinito matraquero diciendo que cómo es posible que la reunión inicial llevada a cabo en Montevideo bajo el auspicio del gobierno de Tabaré Vázquez, "cuya política exterior estaba alineada con Maduro por opacas razones... ante el incumplimiento, la Mogherini tuvo que darle a Maduro otro plazo perentorio de 90 días. Pero como Maduro siguió allí después de varios 90 días, archivaron la hipocresía hasta nuevo aviso,... una iniciativa que no cuenta con la participación de la OEA, la organización regional más importante".

8- De imbécil a imbécil Schamis se entiende muy bien con Luis Almagro. El canalla, arrastradito como el solo, logrero y mercenario dice que nadie en Am{erica Latina le debe disputar el terreno a Estados Unidos en su zona de influencia. Pues en ello reside una buena parte de la llamada "identidad europea".

9- ¿Cómo es posible - clama el cocalero sureño- que el Grupo de Lima se haya muerto y que hasta Canadá le dé oxígeno a la dictadura cubana? Maritorme y al estilo del porky Iván Duque exclama: "¡Canadá!, que pontifica sobre democracia y derechos humanos en el hemisferio mientras se alía a la dictadura más antigua del hemisferio. Algo así como un triple salto mortal—lógico, ético y diplomático—del cual esperan caer de pie gracias a los votos que los cubanos les traerán para ocupar un asiento en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas".

10- El Schamis pide guerra y muerte para Venezuela: exterminio, hambre, genocidio, bloqueo y miles de sanciones más... Histérico, balbuceante, necrófilo, chocho y cojituerto remata cursilísimo: "... "La banalidad del mal", ... Su maldad no es innata ni patológica, solo la mera consecuencia de obedecer sin interrogar la moralidad de las órdenes recibidas... Algo parecido ocurre con la normalización de Maduro por buena parte de la llamada "comunidad internacional" en Europa, Canadá y el Grupo de Lima. Toman decisiones como quien obedece órdenes, sin cuestionarse nada. La inmoralidad fundamental es que todos ellos reconstituyen a Maduro como actor legítimo. Lo dignifican, le dan entidad a quien no es más que una pieza en el rompecabezas del conglomerado criminal que lo sostiene. Y así se transforman en cómplices...". En una palabra Schamis, te jodiste, tus bazofias no dieron ni darán la talla. Estás derrotado!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1205 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: