El desespero

Faltan apenas un poco más de 4 semanas para que se lleven a cabo las elecciones, y está claro que Chávez será reelecto.

Aunque los líderes de la oposición se esfuercen grandemente por poner buena cara e inyectarle un optimismo de plástico a sus seguidores y a ellos mismos, saben que Chávez ganará y que será por un margen amplísimo. Y lo saben con números en la mano, porque sus encuestadores preferidos no encuentran el modo de manipular los números para tratar de decir que la derrota que están a punto de recibir no es tan dramática.

Para un grupo que se ha vendido a sí mismo como los elegidos por la providencia para “acabar con el rrrrrrégimen”, el hecho de que Chávez les duplique en votos, obviamente, sería una derrota humillante.

LA CANDIDATURA DE “ER CONDE”: ¿UN MAL CHISTE?

Están encomendados a la Chinita y pidiéndole a Dios que la jugada de que Benjamín Rausseo retire su candidatura y apoye a Rosales el 18 de Noviembre, el día de la Virgen de la Chiquinquirá, pueda subirle aunque sea unos puntitos en las encuestas.

Pensar esto, definitivamente, demuestra que no tienen idea de cómo son las aritméticas políticas. En este terreno, dos más dos no son cuatro, porque nadie garantiza que alguien que tiene previsto votar por Rausseo, sólo porque este retire su candidatura, vote automáticamente por Rosales, aunque “er Conde” decida darle su apoyo.

Si esto sucediera, el único voto que tendría garantizado Rosales sería el de Rausseo, pero ninguno más. Quienes han contemplado la posibilidad de votar por “er Conde”, lo harían por razones completamente distintas de quien votaría por Rosales, por lo que, aunque el primero se retire y anuncie su respaldo al segundo, nadie garantiza que los pocos electores de Rausseo se le sumen automáticamente a Rosales.

Pero además de que no le aportaría prácticamente nada a Rosales, “er Conde” cometería un grave error si hiciera lo que han anunciado a voces los partidarios de Rosales, es decir, que el día de la Chinita Rausseo anunciaría su apoyo a Rosales.

“Er Conde” se presentó ante Venezuela como una candidatura de protesta, que le brindaba una tercera opción a aquellos que no están inscritos en la polarización típica de los últimos años. Si se produjera realmente lo que tanto han cacareado desde el comando de Rosales, se evidenciaría que la candidatura de Rausseo se propuso sólo como un engaño, como una manera de captar a un grupito de electores que la candidatura elitista y trasnacional de Rosales no iba a lograr, para luego intentar endosárselos a este, como si tratara de una compra venta.

Tomar esta decisión, para Benjamín Rausseo, le representaría una pérdida de credibilidad terrible e irrecuperable de cara al futuro, no sólo como político sino sobre todo, como persona. Pero eso no es lo peor. Lo peor sería que apoyar a Rosales carecería de cualquier sentido del humor. Porque si bien el lanzamiento de la candidatura de “er Conde” hacía sonreír a todo el mundo cuando esta se presentó, por lo irreverente y lo atrevida, apoyar a Rosales demostraría que todo estaba arreglado y que en el fondo, la candidatura contestataria del comediante no era otra cosa que más de lo mismo. En otras palabras, un mal chiste.

PRIVATIZANDO A LA CHINITA

El otro asunto que da mucha pena es que estén preparando este sainete para el día de la Chinita. Piensan tomarse esa feria, en la cual todos los feligreses, indistintamente de sus preferencias políticas, se acercan con devoción a la Virgen, para degradar el momento a un vulgar acto político.

Se comprende que están desesperados y que necesitan un milagro. Se entiende que son neoliberales y que para ellos todo puede ser privatizado. Pero llegar a límite de pretender tratar a la Virgen como si fuera su propiedad particular, irrespetar la devoción de la gente para vulgarizarla en un acto político en el que, además, se negocie con los votos de las personas, como si los electores no tuvieran criterio propio, como si el pueblo fuera una mercancía que se compra y se vende, da vergüenza ajena.

De lo que no se han enterado todavía es que, así como Venezuela, la Virgen es de todos. Y para que quede claro, Chávez le ganará a Rosales en el Zulia.

PELIGROS DEL DESESPERO

El problema que trae el desespero es que cuando la gente se encuentra en esta situación es capaz de hacer locuras o tonterías. Veamos algunos de los escenarios posibles que se pueden presentar estas próximas semanas:

1. Retiro de las candidaturas: frente a la posibilidad real de sufrir una derrota humillante, dado que Chávez duplicaría en votos a todos los demás candidatos juntos, se ha comenzado a hablar otra vez de que supuestamente no existen condiciones de transparencia electoral, y por ello deben ser retiradas las candidaturas presidenciales. Los principales voceros de esta opción son los dirigentes tradicionales de Acción Democrática. Y esto no es casual, porque como dice el dicho, más sabe el diablo por viejo que por diablo. Los adecos, probablemente porque tienen mucho más experiencia electoral que todos los otros partidos opositores, sabían que derrotar a Chávez era una tarea imposible, y desde el principio plantearon la posibilidad de no participar en el proceso electoral. Ahora, cuando es inexorable la derrota, los adecos retoman con fuerza su tesis inicial, la cual está teniendo eco en muchos de los miembros del comando de Rosales y de otros candidatos, para evitar que quede en evidencia la debilidad dramática opositora.
2. Participan en las elecciones pero declaran fraude: en caso de participar en las elecciones, necesitan obligatoriamente a quién echarle la culpa de una derrota de tales proporciones. Por tanto, ya están preparando el escenario para poder justificar un supuesto fraude que haría un poquito más llevadera la situación. Es por ello que se han presentado noticias como la supuesta vinculación de Smartmatic y un grupo que según ellos estaría cercano al gobierno, e incluso, con la complicidad del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, se habría iniciado una investigación al respecto, para intentar montar el tinglado al que se hace referencia. Por todo esto, es sumamente importante tener claro que en los próximos días hay que estar preparados para escuchar cualquier cantidad de mentiras, calumnias y manipulaciones informativas orientadas a abonar el terreno del supuesto fraude.
3. Hacer una locura: en base a lo expuesto, no es de descartar que los grupos más radicales intenten hacer cosas que ya, lamentablemente, vivimos en la Venezuela de 2002 y 2003. Estaríamos hablando de tratar de hacer movilizaciones de calle para generar situaciones violentas o problemas de orden público, buscar un herido o un muerto, en fin, crear el caos. El problema es que no tienen la fuerza de calle para mover a muchas personas y esto llevaría a que se intentaran algunas locuras peores, como por ejemplo, propiciar atentados terroristas, como los que se hicieron contra las instalaciones diplomáticas de España y de Colombia en aquellos años, e inclusive, adelantar un atentado en contra de alguna personalidad pública o del propio Presidente de la República.

Dios no permita que nada de esto suceda, pero el desespero de unos obliga a la alerta de los demás. ¡Mosca!

mphelnacional@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7257 veces.



Mary Pili Hernández

Ex-ministra de la Juventud, ex-viceministra de Relaciones Exteriores para América del Norte, y ex-concejal por el Municipio Libertador. Cristiana, Periodista, Socialista, Bolivariana, Antiimperialista y Chavista.

 mphopinion@yahoo.com      @marypilih

Visite el perfil de Mary Pili Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: