“Yo no fui”

Hasta cierto punto se les excusa por tanta brutalidad, demostrada durante la campaña; tal vez la indecisión para ponerse de acuerdo en un candidato les hizo perder mucho tiempo y cuando al fin arrancaron bien divididos, las ideas no fluyeron con lógica ni con coherencia. Lo primero que colocaron en la boca del candidato y que se constituyó en una de sus más risibles ofertas es la fórmula que encontraron para intentar comprar votos, esta idea, si es que se le puede llamar tal, les devanó los sesos, se les ocurrió inventar una tarjeta con la que andan tratando de engañar a la gente diciéndole que apenas vote por el susodicho, podrá comenzar a cobrar cierta cantidad de dinero que aun ni siquiera saben cuanto podría ser, andan, como muestra de su desespero, llenándole planillas a la gente con tan falsa promesa; pero olvidan que este pueblo no es el mismo, no se parece en nada al que ellos engañaron durante más de cuarenta años, nuestra población bajo el liderazgo del Comandante del amor, ha aprendido a pensar y a discernir, ya al pueblo, por más humilde que sea, no se le puede meter gato por liebre.

Los “ALO PRESIDENTE” que son un abanico de enseñanzas en el más claro y comprensible lenguaje, que sientan cátedra como verdaderas clases magistrales, las diferentes misiones a través de las cuales además de elevarle el nivel de vida a los venezolanos, le proporcionan la forma de tener sus propios criterios, para tender una barrera a la mentira, pero más que todo ello las obras de este gobierno que están a la vista de todos y que los “rosaleros” no pueden tapar así se desgañiten gritando que ¡este gobierno no ha hecho nada, que el país se cae a pedazos¡ etc. etc. ignoran eso sí que lo único que se ha caído a pedazos son el punto-fijismo, los partidos tradicionales y sus derivados y que lo que les queda es los últimos estertores de su agonía; se ahogan ya, y en sus últimos zarpasos buscan una tabla de salvación porque las que les ha lanzado el imperio no les han servido para nada y acuden a la más desesperada pero que da risa, por el previsible resultado que todos veríamos: un debate.

¿Cómo se les ocurre siquiera pensar que el comandante vaya a un ring con ideas bien claras como las que a diario expone a enfrentarse a incongruencias como las que le hemos oído a este “candidatito”?,¿ acaso creen que aquí la gente somos tontos para querer agarrar palco en una lucha de tigre con burro con reumatismo?. Como dijo anoche en su tremendo programa: “ángulos”, monseñor Ocanto: “Quien esta seguro de que va a ganar, no apuesta porque hace mal, sería inmoral” y yo digo sería darle a esta mala copia de candidato cuarta-republicano una tarima para que siga haciendo el ridículo y como somos cristianos y debemos tener piedad del vencido no queremos ver que se hunda más en su propio estercolero, eso si no le perdonamos que haya llamado parásitos a la gran mayoría de los venezolanos porque de recordárnoslo se va a encargar la historia. Si este “señor”, tuviera un ápice de decencia y amor propio debería, en lugar de negar con el mayor descaro la embarrada internacional que cometió., llenarse de humildad y pedir disculpas en lugar de hundirse más con el consabido : “yo no fui”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2406 veces.



Saul Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: