Cuando supe eso de la MUD, me caí de Q…

Señor opositor, sepa usted la purita verdad por la cual la MUD tiró la toalla…

Estas son las conversaciones que han venido cundiendo en bulevares, en lujosas tascas, mansiones señoriales, en hoteles y restaurantes de Miami, Madrid, Nueva York, París, Washington, en salones de la OEA y la ONU, en Bogotá y en Buenos Aires, en Ciudad de México, ante Luis Almagro, ante José Luis Rodríguez Zapatero, ante cientos de ONG’s o asesores internacionales. Pongan mucha atención y saquen sus conclusiones, de porque en redondo los jeques máximos de la MUD se negaron a participar en las elecciones de este 20 de mayo:

HENRY RAMOS ALLUP: "Yo lo he dicho por todo el cañón: NO seré portero o aguantador de burdel de ningún palurdo trasnochado in situ y caga verde de Voluntad Popular o de Primero Justicia, porque cuando me tocó enfrentar la dictadura de los chavistas, desde el alto cargo que me correspondió constitucionalmente en la Asamblea Nacional se me hizo desde mis propios compañeros la más sorda y cochina guerra que se pueda imaginar: me torpedearon para impedir por todos los medios, no sólo de que yo fuese capaz de salvar la Nación de cayera en las garras del comunismo chino-soviético, sino y sobre todo para descalificarme en cualquier mando de la alta dirigencia nacional, porque a gritos el pueblo estaba pidiendo que fuera su presidente. Todos, empezando por Leopoldo López y su reinita Tintori, y la maja cojonuda de María Lionza Corina Machado, el propio Julio "Coqueto" Borges y el "marqués de la Albóndiga rosadas y podridas" de Luis Florido, del zopenco de Antonio Ledezma, del ágrafo y tarugo de Freddy Güevara (tal y como suena "Güevara") que han estado trabajando con funcionarios de la USAID, del Departamento de Estado y de la OEA para malponerme con Marco Rubio y con las ONG’s de alto rango democrático, en un todo por impedir por cualquier medio que yo pudiese figurar o destacarme en la lucha contra el régimen de este hediondo autobusero de Nicolasito el Malandrito. Por lo tanto, bastante coñazo he llevado por culpa de estos currutacos caga verdes, que no debe olvidarse fueron de los primeros grandes ladrones de PDVSA, y no vendré entonces a ser yo el que salga de pendejo para poner mi hombro y que alguno de estos REVIENTA-CALZONES, se yerga, y se vaya a encaramar en la fulana Silla en cuyas almohadillas posó sus ancas el gran hombre de la cachimba, don Rómulo Betancourt. ¡NO y NO señor, carajo! Me niego rotundamente".

MARÍA CORINA MACHADO: yo desde el año 2.000 sobrellevo en mis hombros (sépanlo señores Rajoy, Marco Rubio, Macri, Piñera, Peña Nieto, Santos y Uribe) la parte más amarga, más cruel e inmensamente dura de esta lucha contra el comunismo y contra la dictadura en Venezuela, y ese esfuerzo tan decidido, abnegado y arriesgado, parece increíble, no me lo perdona ni me lo reconoce nadie en la MUD. Más aún, en razón de mis inmensos sacrificios y luchas me ganado de quienes debían ser mis más solidarios compañeros de resistencia, un odio que ni los cubanos fidelistas jamás llegaron a mostrarme. Y por eso he tenido que luchar enteramente sola en todos los frentes, y ante cada convocatoria que hago para luchar contra este régimen asesino, de inmediato brotan mis enemigos, los hipócritas, qué dolor, a insistir que no acudan a mis llamados, porque yo soy una divisionista, una aprovechada, una grosera y altanera, y hay incluso quienes han ventilado con mentiras horribles cuentos sobre mi propia vida privada, llegando a lo más burdo y bajo, a ser también en estos asquerosos inventos mil veces peores que los propios chavistas. Por lo que he llegado a enterarme de lo que cuentan de mí a Almagro, a Marco Rubio y a Ileana Ros-Lehtinen debo decir que no sabría qué pensar si por una tragedia inmensa llegara un Ramos Allup, un Julio Borges o Freddy Guevara, un Luis Florido o Antonio Ledezma, a ocupar cargos de alta responsabilidad en este país. Yo creo que en verdad todo se volvería más horrible y a la primera que intentarían siquitrillar sería a mí. Se los juro.

JULIO BORGES: Sin lugar a dudas puedo decirlo y nadie podría rebatirme, que he sido YO, quien en el terreno de la experiencia política y del trabajo enfrentacional contra los enemigos de la democracia y de la libertad me ha tocado en Venezuela la parte más dolorosa producto de las embestidas de las hordas comunistas y de los colectivos, sufriendo fracturas de costillas y del sistema encéfalo-craneal, sangramientos nasales, torceduras de tobillos y moretones productos de palizas, encerronas y empellones. He sido, podría decirlo sin que me quede nada por dentro, que he sido el pushing-ball de las más demoníacas fuerzas del castro-comunismo en Venezuela. ¿Ustedes creen que si yo hubiese cometido la horrenda ridiculez de Alfonzo Marquina, de andar protegiéndome con un casco mi insigne y noble testa para entrar a las sesiones de la Asamblea hubiese sido elegible para recibir el Premio Sajarov del parlamento de la Unión Europea? ¡Jamás! Y debo decir que Antonio Ledezma fue un desvergonzado coleado en ese Premio; él no estaba invitado ni podía estarlo, pero a empellones se metió y a empellones pidió parte de los cincuenta mil euros que les tocaban a los familiares que habían dado la vida en las gestas por la libertad en Caracas. Mis enemigos, dentro de las fuerzas anti-comunistas, han tratado de sacar partido de mis propios sufrimientos y en función de ellos hacerse con premios y reconocimientos internacionales que no merecen en absoluto. Ha sido una verdadera vergüenza para la lucha que estamos llevando a cabo que un mediocre como John Goicochea, un tránsfuga como Teodoro Petkoff o un vil maniobrero como Antonio Ledezma estén recogiendo laureles y méritos sin haber recibido un solo palo, ni un solo traumatismo de los tantos que yo he recibido. Me aterra que sea gente como esta, aprovechada, falsa y notoriamente enemiga de la libertad y del progreso, como Luis Florido, Henry Ramos Allup, María Corina Machado, Leopoldo López o Freddy Guevara, que algún día puedan llegar al poder. Horrible, horrible, horrible.

FREDDY GUEVARA: ya yo había visto venir desde finales de junio de 2018, este pajón de grandes proporciones que contra mí venían preparando el Henry Ramos Allup, el Luis Florido y el Julio Borges. Se habían propuesto sacarme del juego porque yo me había resteado con los muchachos de la resistencia en las calles de Caracas, y ellos se estaban viendo opacados por mi valentía, por mi coraje frente a las fuerzas comunistas, combatiendo cuerpo a cuerpo con la guardia nacional de la dictadura. Yo sin escudo ni casco penetré y rompí el cerco enemigo, y me adentré hasta los cuarteles de inviernos de la feroz tiranía, y eso no me lo perdonó tampoco ni siquiera la misma María Corina Machado que tantos elogios me lanzó en un principio. Pero es que resulta que destacarse entre nosotros pareciera que te le estuvieras metiendo en las cuevas de sus negocios, y eso yo para nada lo andaba buscando. Cuando yo estaba en Caracas comandando los grupos de choque de nuestros gloriosos próceres juveniles, de los héroes invictos, de los cuadros de los Gochos Arrechos llegados de Táchira y de Mérida, al mismo tiempo mis cobardes enemigos de la MUD, viajaban a Madrid, a Bogotá, a Miami y a Washington para echarme paja con Felipe González, con Rajoy, con Almagro, con Marco Rubio y con la digna colonia cubana anti-castrista. No dejo de pensar en la gran guerra interna que se presentaría aquí entre nosotros si llegara al poder esta gente que dice ser nuestra aliada; todos en verdad son una sarta de inmundos traidores y canallas. ¡Dios nos libre!

LEOPOLDO LÓPEZ: no es que yo me haya lavado las manos como Poncio Pilatos, y me haya hecho el loco, y me haya apartado de este grandísimo berenjenal que se ha acabado formando dentro de la MUD a partir de los terribles acontecimientos del 12 de febrero de 2014. No señor. Yo desde la cárcel conocí todas las traiciones, vi el brillo de todos los puñales que se lanzaron en mi contra y que brotaban de mis círculos más cercanos, hasta el punto de que el día que me dieron casa por cárcel, temiéndose que pudiese ser ser liberado con posibilidad de participar como candidato de la oposición en las próximas elecciones presidenciales, corrió una explosión de pánico en la MUD. Esa es la verdad, hermanos que todavía confían en la libertad de Venezuela y en la destrucción de esta tiranía castro-comunista. Yo, en esa cárcel lo perdí todo, como también le pasó a mi hermano del alma Daniel Ceballos. Perdimos nosotros dos hasta la dignidad, hasta el aliciente y la paz que nos daba el hogar, la familia. Con qué valor, después de todas las traiciones que me hicieron puede yo tener valor para salir a los actos públicos a pedirle a lo demás lo que a mí mi propia gente me ha negado. Cómo se aprovecharon de mi confianza, de lo más sagrado, sabiendo que yo estaba encerrado en aquella maldita y oscura mazmorra, en la que no podía hablar ni pensar ni hacer mis ejercicios cotidianos. Cuántos pelos de mi hermosa y juvenil cabellera perdí, que me entró repentinamente una lluvia de canas que acabaron con aquel porte otrora de prestancia y hombría luchadora, de elocuente personaje egresado de Harvard. Y lo que mis padres me han contado de las tantas traiciones hasta de mis más íntimos amigos es un thriller que hasta directores como Andrés Muschietti, Dario Argento, Carlos Aured. B. Banjong Pisanthanakun, Michael J. Bassett, Tod Browning. C. John Carpenter, Roger Corman, Wes Craven, David Cronenberg, podrían sacarle punta elaborando guiones que superarían con creces todas las mayores monstruosidades que han podido llevarse a la gran pantalla. Por eso, señores, he tirado tierrita y he dicho, NO JUEGO MÁS. Si algo hoy me provoca pánico es que aquí llegara a gobernar uno de esos "notables" personajes de la oposición. Punto, punto y punto. No hablo más….

¿Quién, con sus entendederas más o menos ajustadas podría comprender esa decisión de la dirigencia opositora



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4909 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a262661.htmlCd0NV CAC = Y co = US