¡“Prócer”!, ¿apoyado por imperio?… ¡Zape!

Nosotros tuvimos a un criollo realista (mulato) durante la guerra de independencia, llamado José Domingo Díaz. Siendo José Domingo Díaz un mulato tenía algo que reflejaba los restos de los demonios regados por sus tatarabuelos en sus afanes conquistadores: los ojos verdes. Pero igualmente era rechazado por los realistas. Para ganarse el amor de los realistas escribió José Domingo Díaz con acervo odio contra Bolívar y mintió como un bellaco en las notas históricas que recogió sobre los hechos de 1812.

No obstante, comportándose José Domingo Díaz como muy arrastrado acabaron los españoles asesinos por acogerlo en el reino de Fernando VII (como hoy acogen en Miami a los agusanados venezolanos y cubanos). Para este canalla de José Domingo Díaz sus héroes eran asesinos como José Tomás Bóves o Pablo Morillo, los Francisco Rosete (eminente degollador), los Javier Yánez, Zuazola, Tízcar, Antoñanzas, Morales o Cerveris; todos ellos insignes mutiladores, desorejadores, que cosían a sus víctimas espaldas con espaldas, y después los decapitaban. A José Domingo Díaz le parecía ejemplar lo que hacía aquel Pascual Martínez (llamado el sultán de Margarita) que jugaba bolos con las cabezas de los mutilados. Se estremecía de emoción lírica por las acciones de Tizcar, gobernador de Barinas, quien disfrutaba matando a látigo a sus víctimas. Antoñanzas para él era muy venerable y celestial por la manera como despalmaba a los patriotas y los hacía andar sobre arenas encendidas.

Pues bien, Europa se regocijaba con las abominables acciones de aquellos terroristas que causaban estragos en Venezuela, y escuchaba con fruición las acciones "libertadoras" que les contaba José Domingo Díaz. Y todavía esa misma Europa se regocija con estos asesinatos que emprenden los clones de aquellos mismos colonizadores de hoy contra Venezuela (la Deutsche Welle, CNN, TVE, Antena 3, Univisión,…), y ahora más que nunca cuando se siente apoyada por esa hija demente y super dotada que le salió bien puta llamada Estados Unidos. Porque nada más monstruoso que la historia de Europa con sus cadenas de masacres y holocaustos, de exterminios en masa, de verdaderos hornos crematorios, experta en montar factorías para el tráfico de esclavos, con sus ingeniosas torturas y sus bellas formas de proceder en los actos de la Inquisición con sus asesinatos. Por eso hoy la Unión Europa sufre torrentes de estrafalarios orgasmos cuando Estados Unidos ahoga en sangre al medio oriente y a África y llama países de mierda a las naciones de América Latina. Son dos idénticos imperios: la Unión Europea y Estados Unidos.

Los mulatos como José Domingo Díaz, pues, lloraban a sus héroes asesinos, les rezaban a sus mutiladores con un fanatismo que rayaba en la mayor miseria humana, y por ellos oraban en cada misa. La cúpula eclesiástica y los asesinos colonizadores (la oligarquía) han sido la esencia de la derecha en América Latina.

La Santa Alianza, conformada por todos los países más asesinos de Europa (igualitos a los que hoy están reunidos en la Unión Europea), odiaba a Bolívar y por ende admiraba esquizofrénicamente a las hordas que desembarcaban en Venezuela para reponer las colonias que se estaban rebelando contra la tiranía española.

Y entonces, de repente, en este siglo XXI, aparece la esposa de uno de aquellos colonizadores la Lilian Tintori tuvo una idea "genial", encasquetándoles aquellos petos "libertadores" a sus patulecos guarimberos. Petos que se embutían sifrinitos del Este de Caracas, y en lucirlos, eran tan brutos y locos, que inmediatamente se llamaban "héroes"; heroecitos de hamburguesas y de heladitos de Mc’Donald; heroecitos de días encanallados con quemas de negros y montando trancas en la avenida Francisco Fajardo, Altamira, Chacao o Chacaíto. "Héroes" que cobran en dólares, que cogen vacaciones en Miami o en Punta Cana. "Héroes" que no conocen nada de nuestra historia patria, que odian en lo más íntimo de sí a Bolívar pero que incluso no lo saben; que cómo van a querer sus ideas que son las que han provocado de siempre un estado de rebeldía en América Latina.

Unos imbéciles, pues, que nunca supieron que Estados Unidos llamó a Bolívar "Déspota de Corazón". Unos guiñapos que no saben que sus ídolos, los Santander, los Uribe y los Juan Manuel Santos se han enorgullecido de haber ido a Santa Marta a escupir la casa donde estuvo Bolívar.

¿Y dónde carajo se ha visto que haya alguien pueda llamarse prócer estando apoyado por el imperio gringo o por el imperio de la Unión Europea?

¿Cómo podría llamarse "prócer" a alguien admirado por unos hijos de puta franquistas como Rajoy, Felipe González o José María Aznar?

Imagínense, terroristas de derecha enarbolando banderas de libertad en América Latina: terroristas de la catadura de los que mataron a Víctor Jara o a Letelier; de la catadura del agente de la CIA y oficial del ejército salvadoreño Roberto D'Abuisson (quien asesino al obispo Arnulfo Romero).

Sí la derecha nacional y la clase mayamera ha comparado a Óscar Pérez con Ricaurte o con Sucre, entonces el comisario Henry López Sisco debe ser para ellos equivalente a Sucre. ¡Horror de horrores!, coño.

Leía hace poco, las confesiones de un piloto norteamericano quien lanzó cientos de toneladas de bombas a los camiones (de los comunistas) en la ruta Ho Chi Min, en Vietnam. Decía este piloto, que admiraba a los luchadores del Viet Cong, a quienes él les infligió horrendas muertes, pero que esas personas que él mataba tenían una dignidad, una resistencia, un valor y perseverancia en sus creencias y sus luchas realmente admirables y conmovedoras. Concluyó diciendo este piloto: "Nosotros estábamos luchando en el lado equivocado. Nosotros estábamos apoyando al gobierno corrupto y criminal del Vietnam del Sur. Me hubiera gustado más bien estar del lado del Viet Cong". Y eso es lo que pasa en el mundo: Estados Unidos siempre ha estado del lado "equivocado", y este ingenuo piloto lo confesaba sin darse cuenta de que no se trata de una equivocación circunstancial, sino algo que está en la naturaleza propia del negocio de los imperios. Sin esa supuesta "equivocación" los imperios no pueden ser lo que son.

Lo cierto es que Óscar Pérez mañana no será recordado por nadie en la derecha, porque este señor fue un mero instrumento con que la oligarquía la enfiló en su momento contra el gobierno chavista. Tal cual como ocurrió con el caso de Franklin Brito con su huelga de hambre. A los dos les dijeron que resistieran hasta que se murieran, lo impulsaron a morirse los "jartones" (de restaurantes finos) de Miami, Bogotá o Madrid, y los pobres se fueron por un abismo. Como decía Lenín: la derecha nunca recoge sus bajas en el campo de batalla; deja que se pudran, y llega a hasta vender la soga con la que podrían ahorcarlos.

Esa es la realidad, señores plañideros y plañideras de la derecha… aprendan, que la historia está plagada de meros instrumentos como los de Óscar Pérez.

Ni más ni menos.

@jsantroz



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2493 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a258234.htmlCd0NV CAC = Y co = US