El baile de las focas y la danza con lobos de Rosales

Manuel Rosales es un personaje de lo más ínfimo y vulgar que se pueda imaginar. Todos los que con él trabajan y han trabajado concuerda con que es un hombre que de diez palabras dice ocho que son vulgaridades. Su vocabulario es propio del que regenta un burdel, una cuadrilla de mafiosos. Eso de decir el día de la presentación de su candidatura: “YO NO ME SENTARÉ EN LAS PIERNAS DE NADIE”, revela, cuanto tiene en su pobre seso. Y por este hombre deliran los académicos y los intelectuales como Manuel Caballero, Elías Pino Iturrieta, Carlos Blanco, Pedro León Zapata, Adriano González León, Rafael Cadenas, Jesús Sanoja Hernández, Aníbal Romero, Roberto Giusti,… Ya pronto veremos un remitido con centenares de firmas de estos intelectuales, apoyando la candidatura de Rosales; los veremos reunidos en el Ateneo de Caracas, en Trasnocho, al lado los felicitadores de los Oteros en El Nacional.

Chávez llega al poder no sólo por la quiebra total de unos partidos políticos y de unos gobernantes apoyados por esa clase intelectual. No llega tan sólo por el hambre y el despelote generacional, por el dispendio desbocado de la mamá-Estado, tan relajada y blandengue con los bandidos de Fedecámaras. No llega tan sólo por la manada de lacayos generales de nuestras viejas Fuerzas Armadas que asumían sus funciones como mercenarios al servicio del Pentágono.

Chávez llega porque asumió el papel de Hamlet: “Desgraciado de mí, el país está fuera de quicio y tener que ser yo quien lo ponga en orden”

Llega, porque entendió lo que la izquierda nunca había entendido: que había que ir al pueblo primero antes de pretender conquistar el poder. Había que llevar la prédica a los barrios, a los campos, solicitar una constituyente.

Chávez llega porque tuvo el valor de asumir una insurrección contra la canalla de Puntofijismo, sin importarle la muerte, la cárcel, las calumnias, los vituperios, las amenazas, cualquier clase de sufrimiento.

Llega porque nunca tuvimos gobernantes sino focas que sabían contornearse por las sardinas que les echaba el Tío Sam. ¿Quién nos podría venir con el cuento de que aquí gobernó uno sólo de esos “mandatarios” que tuvimos desde 1909 hasta el presente? A Gómez lo mantienen las compañías petroleras, a Isaías Medina Angarita lo tumba la Creole; a Carlos Delgado Chalbaud lo ordena eliminar la Shell; a Pérez Jiménez lo saca de circulación el Departamento de Estado. Si Betancourt no recibe un poderoso respaldo de su íntimo amigo Nelson Rockefeller y del imperialismo del Norte, no se sostiene ni un año en el gobierno. La cadena de babiecas que le siguieron en Miraflores desde 1964 hasta 1998, fueron todos muñecos de guiñol de las grandes transnacionales, y es por ello lo de aquella queja del eunuco Jaime Lusinchi, cuando entrega el gobierno y dice: “Nos engañó la banca.”

Ahora vienen estos intelectuales a pretender decir que el hombre que nos va a sacar de abajo es el vulgar y bruto de Manuel Rosales.

Ahora sí vienen estos intelectuales a enterarse de que Chávez es un “monstruo”, un “déspota”, un “poseso”, pero para estos mismos señores, Lusinchi, CAP, Caldera, Luis Herrera o Leoni resultaban todo un dejado de demócratas inmarcesibles. Le reclaman a Chávez con furia y estremecimientos de pasión brutal lo que en el pasado veían cundir por doquier pero que inteligentemente supieron disimular porque eran unos redomados jala bolas, unos pervertidos e inmundos parásitos. ¿Cómo estos imbéciles son capaces de condenar a Chávez sin primero hacer el menor análisis de lo que aquí imperaba con aquellos arrodillados presidentes, con aquellos vendidos gobiernos? ¿Cómo pueden hacerse los locos y unirse a la comparsa de delincuentes como Ramos Allup, Marcel Granier, Federico Alberto Ravell, Leopoldo Castillo, Patricia o Rafael Poleo, la mafia cubana de Miami, los que nos meten paramilitares? ¡No nos joroben, carajo!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2826 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a24971.htmlCd0NV CAC = Y co = US