Lo bueno y lo malo de los candidatos

Las cartas están echadas. Ya se han inscrito los candidatos y además el Consejo Nacional Electoral se ha pronunciado en relación a la mayoría de las condiciones que privarán para las elecciones presidenciales del próximo mes de diciembre.

En todo caso, en este momento que arranca la campaña, es bueno analizar las candidaturas más importantes, porque cada una de ellas presenta aspectos positivos y negativos dignos de ser evaluados.

ROSALES: EL CARMONA FIRMANTE TRIUNFADOR

Entre los aspectos positivos que tiene la candidatura de Manuel Rosales podemos destacar que tiene una imagen de triunfador, toda vez que logró ganarle a los bolivarianos en el estado Zulia, el más importante del país desde el punto de vista electoral. Es bueno aclarar que le ganó a los bolivarianos y no a Chávez, pues si bien Rosales de hecho es el gobernador, en el referéndum, Chávez obtuvo la mayoría en el Zulia.

Otro aspecto positivo de su candidatura es que presenta una imagen fresca, puesto que es la primera vez que se postula como candidato a la presidencia. Es un hombre joven que tiene imagen de buen gerente, independientemente que sus detractores en el Zulia critiquen diferentes aspectos de su gestión. Por otra parte, vale destacar que le da mucha fuerza a su campaña el hecho de que haya surgido de un pacto semi unitario del sector oposicionista, con una buena cantidad de partidos políticos que lo apoyan. Además, esto le permite tener una buena base para recaudar fondos para la campaña, por lo que debería contar con recursos suficientes tanto para la publicidad como para los actos políticos.

Entre los aspectos negativos, vale la pena decir que muy pocos pueden olvidar la imagen de Rosales firmando el infame decreto de Carmona Estanga, el cual de un plumazo acababa con todas las instituciones y con la propia Constitución, por lo cual, su vocación democrática está en entredicho. De igual forma, es nefasta la vinculación con el oscuro personaje de López Sisco, presunto responsable de algunas de las violaciones a los derechos humanos más dramáticas que se han producido en nuestro país.

Rosales también tiene el problema de que es poco conocido en el oriente venezolano y, con una campaña tan corta, le será sumamente difícil remontar la cuesta, a pesar de los desesperados esfuerzos que hagan medios como Globovisión o Radio Caracas Televisión.

De igual forma, presenta el problema de carecer de un discurso claro, pues no ha presentado un proyecto de país. Las pocas cosas que ha mencionado como planes de su gobierno suenan casi risibles. Por ejemplo, aquello de que le daría 500 mil ó 1 millón de bolívares a cada venezolano proveniente de PDVSA, suena realmente absurdo, pues si de verdad se le quisiera devolver a los venezolanos el dinero que les fue quitado, habría que darle a cada uno 800 mil dólares, que surgen de la división de 20 mil millones de dólares de pérdida que ocasionó el paro petrolero que Rosales convalidó, divididos entre los 25 millones de venezolanos. Ello sin contar que, a partir de que dijo semejante barbaridad, no tendrá más nunca moral para decir que Chávez es un populista.

EL CONDE: POPULAR SIN REAL Y SIN MAQUINARIA

La candidatura de Benjamín Rauseo tiene grandes ventajas desde el punto de vista comunicacional. Una de ellas es que es una figura muy conocida y muy popular en Venezuela, además de ser alguien en general querido.

Por otra parte, presenta una imagen de irreverencia en contra de la política tradicional, de la cual mucha gente, en especial los jóvenes, se encuentran hastiados, por lo que su candidatura ejerce un atractivo emocional muy importante. En cuanto al aspecto racional, si bien allí tiene sus mayores debilidades, se debe recordar que, si Rauseo explotara su condición de hombre ilustrado (es abogado) que ha logrado superarse a sí mismo en base a su propio esfuerzo e invirtiendo su dinero en Venezuela, de manera productiva y generando puestos de trabajo para muchos, esto podría ser un elemento que sumara a su candidatura.

Otra ventaja que tiene Rauseo es su identificación con el pueblo. Sabe cómo hablarle a los venezolanos en un lenguaje que les es accesible y que les llega sin hacer grandes esfuerzos. En esto aventaja de manera impresionante a Rosales, quien sigue pareciendo muy acartonado para el gusto de la mayoría de la gente.

Entre los aspectos negativos de su candidatura habría que mencionar de primero el hecho de que mucha gente no se lo toma en serio. Algunos han comenzado a creer que de verdad es candidato cuando lo vieron inscribiéndose ante el CNE, pues antes de eso continuaban pensando que era una echadera de broma.

Tiene además la debilidad de que no cuenta con apoyo político, pues un partido no se construye de la noche a la mañana. No tiene prácticamente ninguna maquinaria que lo ayude en algo tan complejo como lo es una campaña presidencial y esto con seguridad le restará posibilidades.

La otra cosa es que carece de discurso político y de plan de gobierno. A pesar de su mágica espontaneidad para responder preguntas, le falta el fogueo del político para hacerse sentir ante los ojos de los electores como un hombre capaz de solucionar los grandes problemas del país.

CHÁVEZ: EL PRESIDENTE TRIUNFALISTA

Entre los aspectos positivos de la candidatura de Chávez está su condición casi única de excelente candidato. Todos hemos visto cómo, hasta en los momentos más difíciles, una vez que Chávez se lanza en una campaña, se crece de manera impresionante.

Obviamente, representa una gran ventaja para él el hecho de que es presidente y que además cuenta con altos niveles de popularidad, a pesar de los años que ya tiene gobernando. Su dominio mediático es innegable y la conexión afectiva de su discurso con los sectores populares es insuperable.

Además, es el único que presenta un proyecto político claro y que tiene una propuesta de país que todo el mundo conoce. Independientemente de que haya gente que no la comparta, esto lo hace ver como una persona coherente y planificada, a diferencia de los otros dos que suenan improvisados.

Entre los aspectos negativos habría que decir que pareciera estar sufriendo de un excesivo triunfalismo. Es insólito que en plena campaña presidencial se vaya de viaje a otros países.

Por otro lado, las fallas que presenta el gobierno en su conjunto, incluyendo las administraciones regionales y municipales, le son achacadas a su persona, lo que puede debilitar su campaña si sus enemigos se concentran en estos errores.

Además de ello, las diferencias internas que se han presentado entre los partidos que lo apoyan podrían hacer que la planificación de su campaña no contara con la fuerza necesaria para unas presidenciales, y que su comando se vea débil y sin rumbo.

Finalmente, Chávez es el único candidato que no sólo tiene que competir con los otros, sino con el imperio mismo. La campaña sucia en su contra no sólo es en Venezuela, sino que también se desarrolla a nivel internacional y de manera estruendosa.

En todo caso, la campaña ha arrancado, y en pocas semanas veremos el desenlace de esta historia, la cual, al menos hasta el momento, como en toda buena novela latinoamericana, tendrá un final que todo el mundo puede predecir y será feliz, como debe ser.

mphelnacional@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8303 veces.



Mary Pili Hernández

Ex-ministra de la Juventud, ex-viceministra de Relaciones Exteriores para América del Norte, y ex-concejal por el Municipio Libertador. Cristiana, Periodista, Socialista, Bolivariana, Antiimperialista y Chavista.

 mphopinion@yahoo.com      @marypilih

Visite el perfil de Mary Pili Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: