Politiporrazo

Opoliti-sados, mal-criados y excrementados

A riesgo de incurrir en conducta orate, inducidos por promesas sadomasoquistas de alcanzar metas pregonadas pero de resultados fracasados una y otra vez, sectores de la sociedad civil convertidos en “bandas”, con la excusa de sacrificarse por la libertad y la democracia representativa, adornan su comportamiento luciendo personal y grupal desacato a las normas mundiales de convivencia, actitud no cónsona con la protesta política reglamentaria. Cierta masa opositora radical, expresa un irracionalismo relevante sin la menor conciencia, imposibilitados mentalmente de evitar el ridículo público con visos de suicidio moral vecinal, quizá recordando al filósofo Carlos Andrés Pérez, el Presidente bachiller, aquel que habló de “autosuicidio”.

Cual culto al Marqués de Sade, se confunden en protestas opositoras de profusa cobertura nacional e internacional, exaltados ejecutantes de terrorismo, encapuchados y semidesnudos, (uno acudió privado de vestimenta frente a una tanqueta), conquistando minutos de fama junto a matronas clase media, que antes no les interesó la política, “exclusiva para la atención de mi marido”. Damas que gritan como nunca a fin de soltarse el moño y salir en TV, preguntando luego a su vecina, “¿me viste?, ¡ay chica!, la próxima me pongo unos “pompis falsos” que traje del exterior. Te juro que si no fuera por los gases me llevaba a “Fifi”, pero a la perrita no le queda la máscara, me da cosa…”.

Se encierran en sus urbanizaciones clasistas, indiscriminadamente lanzan piedras, objetos peligrosos y disparos a los transeúntes, por sospechar que son “infiltrados chabu-maburros”, así desprecian al colectivo popular. Pierden el glamour y con sadismo desembozado van desde la declaración adornada de vulgaridades, aunque le digan a los nietos “no repitas eso”, al colmo ocurrido con la doñita manifestante que defecó públicamente, y el trino en las redes logró importancia permitiendo observar salir “rectamente”, un detritus que viajó en línea directa de la cabeza de la manifestante a su desembocadura anal, para “recuperar el hilo constitucional”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 459 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Sánchez Ibarra

Luis Sánchez Ibarra

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a245330.htmlCd0NV CAC = Y co = US