El Espejo

La calle, mito de la oposición

1 La oposición está obsesionada con la calle. La invoca a cada instante. Se le metió en la cabeza que con solo mencionarla tiene armada una política. O mejor, que la calle es la política. Constantemente la alude convencida de que con ello mete miedo. Que asusta al adversario. Esa mitologización de la calle le viene a la oposición desde aquel mes de aventuras, abril de 2002. De la artera utilización de una manifestación convocada con carácter pacífico cuyo curso fue alterado porque en verdad era parte de la conjura que culminó con el derrocamiento transitorio de Hugo Chávez el 11 de ese mes.

2 Desde entonces, a la oposición se le metió en la cabeza que podía hacer política con la sola mención, en abstracto, de la calle. Olvidando que quien en realidad tiene la calle, en concreto, operativa y organizadamente, es el chavismo, lo que le ha permitido a este movimiento no solo ganar todas la elecciones efectuadas en el país -menos dos- sino contrarrestar y neutralizar los intentos subversivos promovidos por la oposición como las guarimbas y otros actos de violenta.

3 El patetismo con que suele actuar la MUD, por ejemplo, cada vez que quiere presionar, convierte a sus dirigentes en repetidores de oficio, en especie de disco rayado, revierte en su contra. Así ocurre con motivo del diálogo, rechazado sistemáticamente por los líderes de la oposición hasta que Francisco le dio la bendición. Pero lo más grotesco aconteció cuando en la recién instalada Mesa, los voceros de la MUD anunciaron que si en 12 días no había resultados concretos se retirarían para "calentar la calle". Hay que aclarar que el llamado "calentamiento" forma parte de la retórica subversiva utilizada como recurso para disfrazar lo que en realidad busca la dirección opositora: convertir al derecho a manifestar, consagrado en la Carta Magna, en instrumento para atentar contra el orden democrático y constitucional. Es así como uno de los dirigentes de la MUD declaró que si no se obtenían resultados rápidos en la Mesa la opción era la calle, mientras que otro sostuvo: "Se acabó la tregua que nos pidió el Vaticano", dejando en el aire la consabida amenaza de recurrir a la calle donde, por cierto, cada día es más deprimente la concurrencia, dado el grado de frustración del pueblo opositor.

LABERINTO

El Cardenal Baltazar Porras aprovechó el escenario vaticano para desempolvar su batería bélica. Para confirmar que en el cargo en la jerarquía de la Iglesia viene con la misma tónica del 11-A. En vez de palabras de conciliación y de paz, en una entrevista en El Nacional suelta frases de este tipo: 1) "El que se ha hecho rico es el Gobierno"; 2) "La Iglesia está sufriendo con el pueblo venezolano"; 3) "Existe una tentación totalitaria en el país" (todas remachando sus vínculos con la oposición). Sin duda que el nuevo purpurado regresa con el mejor ánimo para dirigir la cruzada salvadora de la patria…

María Corina Machado y otros dirigentes de la MUD trabajan en un plan para montar tienda aparte en función de una política radical, basada en sus constantes críticas a la cúpula del organismo. El argumento que maneja este sector, con apoyo logístico de Voluntad Popular, partido liderado por Leopoldo López, es que el G-4, formado por Primero Justicia, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular, incurrió en traición a los postulados que orientan la lucha para derrocar a Nicolás Maduro…

En ese tema, el partido Voluntad Popular hace un juego doble: permanece en el grupo, pero al mismo tiempo adelanta una política radical, coincidente con las posiciones de Vente Venezuela, movimiento de María Corina Machado…

En las investigaciones que adelantan en Argentina sobre las relaciones del presidente Mauricio Macri con empresas reveladas por los Panamá Papers, aparece un dato que complica la situación del mandatario. El dato consiste en el nuevo problema que surge con la participación de familiares de Macri (padre, hermanos y primos) en operaciones de lavado de dinero, colocación de capitales en empresas offshore en el Caribe, evasión de impuestos y ocultamiento al fisco de millones de dólares depositados en el exterior…

Lamento el fallecimiento del profesor, luchador político y social, Luis Cipriano Rodríguez. Hombre de inquebrantable lealtad a los principios y una condición humana excepcional. Con él compartí luchas comunes que recuerdo con nostalgia. Paz a su alma…

Venefobia: el fenómeno se ha desatado en Centroamérica (en particular Panamá) Miami y otros lugares. El ataque no es contra el Gobierno de Maduro o el chavismo, sino contra aquellos venezolanos que dicen huir de la "tiranía" imperante en Venezuela. ¡Así paga el diablo!

Las peras y el olmo

Como dice el refrán, no se le pueden pedir peras al olmo. A la oposición no se le puede pedir que tenga un comportamiento democrático, enmarcado en el Estado de Derecho, porque no es una oposición democrática. La que surgió a raíz de la caída del puntofijismo, lo hizo bajo el signo del autoritarismo. Del desconocimiento de la legalidad y el irrespeto a la Constitución. Nació cargada de odio y de revanchismo. Esa oposición nunca aceptó con talante democrático la derrota que le infligió el movimiento popular encabezado por Hugo Chávez en 1998. Nunca se preparó para ser oposición democrática. Para trabajar un proyecto alternativo al chavismo en el plano ideológico. Para esa oposición lo importante era salir de Chávez y de su proyecto revolucionario mediante el empleo de la fuerza, a través de oprobiosos atajos. Desde el mismo inicio de la etapa de gobiernos bolivarianos se opuso a fondo a la Constitución aprobada por el pueblo venezolano en 1999, y lo ratificó luego sin escrúpulos cuando incurrió en aventuras como el golpe del 11 de abril de 2002, el paro-sabotaje de la industria petrolera, y cuando mantuvo a lo largo de 17 años una conducta violenta, terrorista y subordinada a intereses extranacionales.

Confirma esa conducta que define al sector como una "oposición forajida", la actitud que asumió cuando obtuvo una victoria electoral circunstancial el 6 de diciembre de 2015 que le dio el control de la Asamblea Nacional. Su disposición antidemocrática de carácter orgánico la llevó a asumir esa responsabilidad como la oportunidad para insurgir desde la institución contra otros poderes del Estado y convertirla en fuente de diarios conflictos. De igual manera, su rechazo sistemático al diálogo ratificó ese comportamiento histórico de la oposición, que solo concibe el diálogo como escenario para anclar la basura desestabilizadora y no para buscar acuerdos beneficiosos al país. De ahí que no sorprenda su infame comportamiento. Las provocaciones en que incurre, el desaire a los facilitadores, a autoridades respetables como el Papa Francisco. Es su manera de ser, inscrita en su ADN, como ocurre en la fábula del alacrán y la rana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1859 veces.



José Vicente Rangel

Periodista, escritor, defensor de los derechos humanos

 jvrangelv@yahoo.es      @EspejoJVHOY

Visite el perfil de José Vicente Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Vicente Rangel

José Vicente Rangel

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /oposicion/a237766.htmlCd0NV CAC = Y co = US