Padrón y Popeye un mismo discurso una misma causa

"La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida". Así mismo como lo expresa esa composición de Rubén Blades, el panameño que alguna vez, fungió de antiimperialista, así es la vida. En esta oportunidad nos ahorraremos el trabajo de escribir mucho, porque optamos por extraer perlitas de la página de la Conferencia Episcopal Venezolana, donde su presidente Diego Padrón, de la nobleza eclesiástica, en sus diferentes intervenciones destila todo el veneno que su alma seca y retorcida por el odio, le permite.

El título del trabajo, no es casual, es simplemente para hacer una analogía, entre las "flores" que lanzan "Monseñor Padrón" desde la página de la CEV y su par Jhon Jairo Velásquez Vasquez, desde su sitio en YouTube, "Popeye arrepentido", principal vocero de la MUD, junto a Alvaro Uribe Velez, en la hermana república de Colombia. Para quienes desconocen quien es Popeye, se trata del jefe de los sicarios del temido y sanguinario Pablo Escobar Gaviria, quien en su libro "Sobreviviendo a Pablo Escobar", narra con frialdad, como por su propia mano y cumpliendo sentencias de su jefe ejecutó a unas 300 víctimas, entre ellas a su mejor amigo y unas 3000, entre las que se cuenta su amada novia, realizadas por encargo. Aunque él personalmente cree que fueron unas 50 mil almas que mando al más allá. No hay mucha diferencia entre los epítetos de Popeye, en su página contra el proceso bolivariano y sus líderes, con los que emite Diego Padrón, en su página. A partir de esta linea, todo es textual de la página de la CEV:

"La mayor interrogante ha sido y sigue siendo la verdad sobre la enfermedad del Presidente de la República. El secreto, como estrategia, es uno de los rasgos característicos de la actitud del gobierno. Secreto que no favorece en nada la tranquilidad del país, sobre todo, porque es normal, que en una nación democrática sus habitantes conozcan con certeza el estado de salud de sus gobernantes. El temor de la población agotada por la violencia y la inseguridad, ha llegado a ser una crisis de salud nacional" .Esto corresponde al momento de la enfermedad del Comandante Hugo Chávez, donde este vocero de la cúpula eclesiástica recrea su morbo, desde 2011.

"Ha disminuido drásticamente la calidad de vida. La escasez y carestía de alimentos, medicinas e insumos hospitalarios nos están llevando al borde de una crisis de seguridad alimentaria y sanitaria, con consecuencias sociales impredecibles. En la vida pública, crecen la inseguridad, la impunidad. El discurso belicista y agresivo de la dirigencia oficial hace cada día más difícil la vida. La prédica constante de odio, la criminalización y castigo a toda disidencia afectan a la familia y a las relaciones sociales. Frente a esta situación, el acrecentamiento del poder militar es una amenaza a la tranquilidad y a la paz. El Estado de Derecho consagrado en el numeral dos de la Constitución Nacional, se ha debilitado. Vivimos prácticamente al arbitrio de las autoridades y de los funcionarios públicos, quienes tienden a convertirse en los censores de la vida, del pensamiento y de la actuación de los ciudadanos". Ni más ni menos, que la misma dictadura que describen Chuo Torrealba, Ramos Allup, Freddy Guevara, Capriles Radonsky y su aliado e ícono de la no violencia "Popeye", quien de paso está creando en su sitio, expresiones similares a los pasajes bíblicos.

"Desconocer la autoridad legítima de la Asamblea Nacional, deslegitima a quienes así actúan, porque contradice la voluntad soberana expresada en el voto popular. La raíz de los problemas está en la implantación de un proyecto político totalitario, empobrecedor, rentista y centralizador que el Gobierno se empeña en mantener". Para nada hace mención a la posición obscena y atrevida del presidente de la Asambleas Nacional en contra del resto de los poderes del Estado Venezolano. Se solidariza, con este doble de Popeye.

"El Consejo Nacional Electoral tiene la obligación de cuidar el proceso del referéndum revocatorio para que se realice este año. Las angustias y esperanzas del pueblo venezolano son compartidas en estos momentos por numerosas instancias nacionales e internacionales. El gobierno no debe declararlas ajenas a nuestros derechos ni culpar a quienes acuden a ellas legítimamente, denunciando injerencias y aduciendo soberanía e independencia, ya que vivimos en un mundo interconectado y globalizado. Ni los derechos humanos, ni la justicia tienen fronteras." Para Padró y su combo, es lícito y plausible que "venezolanos", vayan a Washington y otras instancias internacionales a solicitar la intervención militar en nuestra patria y por eso su ruego: "No nos dejemos robar la esperanza que hace posible, con la ayuda de Dios, lo que parece imposible Movidos exclusivamente por el bien y la paz de todos los venezolanos, reiteramos el ofrecimiento de nuestros buenos oficios para facilitar el encuentro entre los contrarios y el entendimiento en la búsqueda de soluciones efectivas".

Esa esperanza de que algún día los "Marines" desembarquen en nuestras costas y apliquen sus democráticas y misericordiosas costumbres de tierra arrasada, como en Irak y Libia, para este partido de las sotanas (La CEV) y la MUD) sobre las cenizas del chavismo y los pobres de esta tierra construir, su soñado reino.

El reino de la oligarquía apátrida y la burguesía, explotadora y servil del imperialismo y sus agentes, como Padrón y su partido, que se solazarían pateando y degradando al máximo, a este pueblo que hoy tiene la osadía de reclamar el derecho a darse el gobierno, que mas se le asemeja y que le dejó como legado el Comadnate Eterno Hugo Rafael Chávez Frías.

Lamentablemente por cuestión de espacio del cual no queremos abusar, no ofrecemos aquí fragmentos del sitio "Popeye arrepentido". Ya habrá tiempo, para continuar demostrando que Padrón y Popeye tienen un mismo discurso por una misma causa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1226 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: