Carta de un zapatero a Laureano Márquez

En primer lugar, apreciado Laureano, quiero agradecerte como ciudadano venezolano tu juicioso interés en exponer, como Mimo serio que eres y como solo tú sabes hacerlo en bufa prosa, lo que realmente pasa en nuestra patria. Creo que tú eres la vocería mas adecuada de la MUD, porque tu innata manera de dar información le pone seriedad al asunto y por eso te recomiendo que el insufrible Chuo Torrealba se encargue de tus chocarreros monólogos, que le salen muy natural por cierto. Es mas, fírmalo para una temporada y que empiece como tu telonero y tendrás garantizada una buen audiencia, un tanto marginal por aquello de que viene de los barrios, pero es billete al fin.

Cuando tu le dices a don José Luis que zapatero a su zapato y que tu eres el indicado en resumidas cuentas de contar la historia republicana, desde que nos separamos de la Madre Patria (esa de la cual te quieres despegar)  me dio un ataque de tos con risa y aunque nunca he ido a uno de tus desconciertos, sentí que me  he perdido momentos de gracia por no asistir a tu hazmerreír comercial, pero tu bondad hace que los que no podemos pagar tus monadas, tu las ofrezcas gratis a través de las misivas que haces públicas. Eres bueno Laureano para hacernos reír, eres bueno.

Lo mejor de tu carta zapateada, es que asumes que tu platea política, al igual que tu, rechazan la institucionalidad, achacando esto a la herencia hispánica y la tuya que generacionalmente es mas cercana. Pero, además con tu histrionismo intelectual,  tratas de embaucar a un político español con “recortes” de las palabras de Unamuno para colocar en la misma balanza el fascismo franquista español con el arribo de Chávez a través de la democracia venezolana, imperfecta pero nacional. ¡Que frase mas ataviada es esta: Lo malo de elegir democráticamente la no democracia es que cuando uno quiere cambiar de opinión no puede”. Es de una creatividad excepcional, es la versión 9.0 de aquella: “No es lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario”. Te superas Laureano, lástima que el derrotero que trazaste en tu vida es para que la gente no te tome en serio, pero yo aprecio tu guasa.

Otras de tu joyas de la literatura independentista es: “Lo único que nos queda son los organismos internacionales y ya ve usted cómo se altera el régimen cuando a ellos se acude”. No, que va. Eres sorprendente. Tu invasivo pensamiento ha parido semejante expresión. Eres la máximo, pero entérate y disculpa mi sarcasmo mi apreciado Laureano, la Comisión Internacional para el Diálogo en el país esta conformada por extranjeros entre ellos José Luis Zapatero que es español. Pero, se que tu molestia esta dada porque no se han incorporado a estas conversaciones la santa trinidad episcopal criolla de la CEV: el purpúreo de Urosa Savino, Diego Padrón y Baltazar Porras, porque ustedes no ven con buenos ojos al papa Francisco por ser medio izquierdoso. Y por cierto, monseñor Roberto Lückert solicitó que lo disculparan de participar, porque está ocupado cambiando pañales.

Finalmente mi estimado histrión, tu asumes que Zapatero se hace la siguiente pregunta y por eso te adjudicas la respuesta: “Usted se preguntará: “¿por qué no salís a la calle masivamente a protestar, todos a una como Fuenteovejuna?” No lo hacemos, expresidente, porque sabemos que enfrentamos una forma de dominación a la que poco le importa masacrar a un pueblo”. ¡Oh literato de la comedia! En Fuenteovejuna hubo saqueos, muerte, destrucción y tus acólitos lo han hecho y en nuestros tiempos se llama güarimba. Esa es tu Fuenteovejuna. ¿Pero tu sabes porque el pueblo a pesar de las dificultades no sale? Porque le tienen temor a los “fuenteovejoneros” que tu ensalzas y que estos al tomar el poder no tengan miramientos en el revanchismo parejo, porque sólo eso es lo que proponen al poseerlo. Y justipreciándolos, ellos si lo van hacer, no hay duda.

Finalmente Laureano, coincido contigo al referirte a Unamuno en que solo la razón vence. Tú la tienes, yo la tengo, ellos la tienen, nosotros la tenemos o vosotros la tenéis. Si del cielo nos caen clavos, buscaremos un martillo para hacer limonada. ¡Por mis zapatos que es así!

 Disculpa Laureano, no soy zapatero pero los apoyo en sus lunes.

*Ingeniero

cajucont@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2684 veces.



Carlos J. Contreras


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: