La MUD le entrega el país a Washington

El pasado martes 10 de mayo, la mayoría derechista de la Asamblea Nacional aprobó un acuerdo en el que denuncia "la ruptura del orden constitucional y democrático en Venezuela, materializado en la violación a las disposiciones constitucionales por parte del Poder Ejecutivo Nacional, del Tribunal Supremo de Justicia y del Consejo Nacional Electoral”. De esta manera, la MUD acata al pie de la letra las instrucciones de sus apoderados en Washington con la debida sumisión y patético entreguismo.

Este acuerdo de la Asamblea Nacional denunciando un "auto-golpe de Estado" por parte del presidente Nicolás Maduro, es requisito indispensable para que Washington, a través del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, pueda aplicar la Carta Democrática Interamericana en base al artículo 20 que le otorga la facultad de convocar al Consejo Permanente en la eventualidad de producirse “una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático”.

En efecto, inmediatamente después del acuerdo de la MUD, se activaron los resortes de la derecha transnacional para intervenir en Venezuela. Este viernes 13 de mayo, Almagro manifestó en una colección de twitters dedicados a Venezuela que está "considerando" la aplicación de la carta y reiteró su solicitud a la oposición venezolana para que le informe sobre la situación en el país. Esta información le permitiría finalizar su informe sobre "derechos humanos, poder judicial, presos políticos, escasez de alimentos y medicinas, equilibrio poderes y corrupción", según dice, "libre de prejuicios". El cinismo de Almagro es tan descarado que asegura actuar por principios democráticos, cuando no ha emitido una sola palabra por el golpe de Estado perpetrado contra la presidenta Dilma Rousseff, una autentica ruptura del orden democrático de Brasil. Ha preferido callar ante el golpe, a pesar de haber montado a principios de la semana pasada un decrepito espectáculo en la capital carioca fingiendo una abnegada admiración por la mandataria brasilera.

Almagro ha tenido refuerzos del club de ex presidentes derechistas tarifados por las grandes transnacionales que el mismo viernes 13 de mayo celebró el acuerdo de la MUD. Desde el Miami Dade College, los ex presidentes José María Aznar de España, Ricardo Lagos y Sebastián Piñera de Chile, Laura Chinchilla de Costa Rica, Mireya Moscoso de Panamá, Vicente Fox de México, Alejandro Toledo de Perú, y Álvaro Uribe, Andrés Pastrana y César Gaviria de Colombia, entre otros, publicaron un comunicado en el que hicieron constar, gran casualidad, la “ruptura del orden democrático” en Venezuela. Ni una palabra sobre el golpe en Brasil.

El robusto orden constitucional de Venezuela y la conciencia política de su pueblo ganada en años de revolución democrática, le ha impedido a Washington manipular los poderes públicos para aplicar su doctrina de “golpe bueno” como si lo ha hecho en Honduras, Paraguay y ahora en Brasil. Ante esta circunstancia, ha debido utilizar a la OEA y su secretario general para ejecutar el golpe "institucional" y derrocar al gobierno democráticamente electo del presidente Maduro. Para ello debe también contar con la sumisa obediencia de la MUD, cuyos apátridas dirigentes no tuvieron un ápice de vergüenza para declarar un “auto-golpe” y así facilitar la intervención extranjera. La MUD le ha querido entregar el país a Washington demostrando su traición al interés nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1484 veces.



Antonio García Danglades


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: