Alegría de tísico (firmas)

Alegría pasajera, esa que se generaba por el bienestar repentino de los enfermos de tuberculosis pero que a los días no podía evitar el desenlace fatal. Eso mismo están viviendo los venezolanos que en euforia aseguran que al cumplir el primer paso para activar el revocatorio del Presidente Nicolás Maduro ya lo están revocando. Es muy triste que sigan cayendo en la trampa de los partidos políticos de la ultra derecha, no ha sido primera vez, en 17 años de revolución, elecciones tras elecciones sus seguidores han pasado de una alegría de tísico a tristeza, decepción y arrechera eterna al gobierno, pero lo que es peor a un odio eterno por el pueblo chavista.

Hoy el país se mueve entre distintos sucesos que afectan el "normal" desenvolvimiento de la cotidianidad humana. Las relaciones sociales promovidas por el capitalismo tienen un metabolismo que reproduce la desigualdad como naturaleza pero siempre el mismo sistema provee muros de contención que adormecen al pueblo, es decir el sistema capitalista también se auto regula.

Lo "Normal" en una sociedad capitalista es que unos nacen en cuna de oro para mandar y otros nacemos en lo profundo del pueblo para obedecer, consumir y ser explotados. Sin embargo en nuestro país esa naturaleza de sistema capitalista y el sistema liberal burgués se ha visto alterada, pues la normalidad y tranquilidad del pueblo expresada en lo cotidiano es ahora un calvario. Cada una de las actividades que dentro de la sociedad moderna realiza el ser humano han tenido un giro progresivo y hoy el pueblo venezolano sufre a diario por no tener bienes, "alimentos" y servicios que el capitalismo nos acostumbró intencionalmente a consumir.

Lo descrito anteriormente es la oportunidad de oro para introducir nuevas relaciones sociales distintas a las del capitalismo en el seno de las estructuras derrumbadas por los operadores políticos de la ultra derecha y su aparato económico parasitario.

Analizando lo que pasa en Venezuela nos damos cuenta que la burguesía ha alterado la normalidad de sus acciones económicas con el objetivo de sacar a Maduro del gobierno y acabar con la revolución. La producción de rubros básicos ha sido alterada y su comercialización cambiada, hemos visto como las empresas Polar utilizan casas de familias y licorerías para vender al mayor y detal con precios especulativos los productos de primera necesidad. Además han sacado otros productos para evadir los regulados, usando mezclas que de por si están prohibidas.

Las y los venezolanos que están firmando para sacar a Maduro, desearían estar reproduciendo normalmente el metabolismo del capital, para ellos ser oprimidos es algo normal que inclusive ya está dentro de su ADN y por supuesto lo expresan culturalmente en la forma como se relacionan con las demás personas. Para ellos es normal defender los intereses de los poderosos porque tienen la falsa ilusión de que de esa forma algún día también serán ricos, es decir algún día también ellos explotarán a otros seres humanos, algún día ellos le robaran a los empleados la riqueza que producen.

Por último es necesario decir que será muy difícil ver de nuevo un momento histórico como este, la burguesía ha modificado su comportamiento económico como ya lo hemos explicado. Están auto destruyendo su cultura económica lo que es una oportunidad de oro para instituir desde lo popular nuevas formas de producir, distribuir y comercializar. Cualquier cosa distinta, propositiva bajo el principio de corresponsabilidad que se haga en este momento histórico y político será una opción para ir saliendo de esta crisis provocada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2436 veces.



José Miguel Gómez

Comunero de la Comuna José Pio Tamayo. Productor radial comunitario. Radio comunitaria Antena Libre 96.3 Fm (AMCLA) Barquisimeto, Estado Lara

 josegomezvet@gmail.com      @chemiguelgomez

Visite el perfil de José Miguel Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Miguel Gómez

José Miguel Gómez

Más artículos de este autor