¿Se retirará la derecha fascista del proceso electoral?

Si apreciamos la conducta anti popular y anti gubernamental de la derecha nacional e internacional en las últimas semanas donde los ataques desde la secretaría general de la OEA, por parte de los diputados derechista del Parlamento Europeo, cuyo discurso se centra ahora que en Venezuela no hay condiciones para ir a unas elecciones por el presunto caos imperante en el país, es decir, nos percatamos que los que venían diciendo mediáticamente y a través de las encuestas que tenían el mandado hecho, es decir, que arrasarían en las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre, ahora cambian el discurso, la estrategia electoral en un cien por ciento.

Ya estamos a tan solo días de la realización de los comicios cuyo desarrollo y organización por parte del CNE y de los partidos democráticos va viento en popa y a toda vela. No se detienen las verificaciones del funcionamiento del proceso con el apoyo y visto bueno de todos los partidos, incluidos aquellos como los de la llamada Mud, que juegan a dos cartas, por un lado están en el proceso electoral, tienen candidatos a diputados –la inmensa mayoría clandestinos, desconocidos– por el otro atacan con inusitada virulencia al CNE y centras ese ataque en su Presidente, la compatriota Tibisai Lucena.

Llama la atención, en un país con una de las culturas electorales más intensas del continente y en donde en los últimos 16 años se han realizado 19 procesos electorales y todo el pueblo venezolano conoce de sus dinámicas, que la derecha, la Mud fundamentalmente, colcha de retazos donde se reúnen partidos fascistas y terroristas como primero injusticia y voluntad impopular, y otros que se dicen reformistas o socialdemócratas como el cascarón adeco, únete y un chorizo de grupos, no han hecho prácticamente campaña. Su accionar –salvo las encuestas tarifadas donde invariablemente ganan en aquellos Circuitos donde llevan candidatos cuya mayoría se desconoce–.

Mientras se deslindan del resto de las fuerzas que participan en el proceso como el Psuv y el Gran Polo Patriótico, se niegan a firmar el documento donde reconocerían los resultados, pretendiendo imponer su falaz criterio que reconocerán si ellos ganan pero no si ganan sus adversarios. Pero fueron más, se negaron a firmar el documento propuesto por Unasur en donde todas las fuerzas que participan en el proceso electoral reconozcan sus resultados el 6 de diciembre en la noche, cuando comiencen a conocerse los resultados de las votaciones Circuito por Circuito.

¿A qué obedece esa sinuosa conducta de la derecha? ¿Por qué no hacen campaña y la mayoría de sus candidatos son tan archi desconocidos por los votantes que ni siquiera afiches de ellos se ven en las paredes de la ciudad? ¿Así, con esa conducta política esperan ganar?

La campaña electoral tiene, todos lo sabemos, sus particulares características. Además de ser circuital es personalizada, tanto de los votos nominales –por candidato o candidata– como los votos listas imponen un ritmo de campaña de contacto directo con la población, ‘boca/oreja’ se decía antes, cuando el maestro Prieto Figueroa dividió en 1967 al partido AD porque Betancourt le negó su nominación como candidato presidencial e impuso al servil Gonzalo Barrios, y entonces formó el MEP y en su campaña creo ese dicho, ‘boca’, por el lenguaje como comunicación, oreja, porque se aprovechó que tenía las orejas muy grandes y se oía mejor. Es lo que hoy sería el ‘casa por casa’. Es decir el candidato, como líder consolidado o en desarrollo, debe demostrar ante sus potenciales electores su capacidad política y dar a conocer sus propuestas programáticas. Ante eso la promoción publicitaria, el marketing, la venta del candidato como producto mercantil pierde fuerza.

Salvo contados casos la derecha no ha hecho masivos recorridos o actos y concentraciones de significación. Su maquinaria electoral no se siente o no existe, quizás los fuertes golpes y derrotas políticas sufridas a manos del pueblo chavista como la derrota de las guarimbas y el plan golpista de López llamado ‘la salida’. Esa enorme derrota pesa significativamente, a la que hay que agregar las profundas divisiones internas dentro de la derecha.

Paralelamente corren las políticas subversivas, terroristas que no cesan, más cuando se acerca el día de loas votaciones. Baste señalar los muchos actos de sabotaje al sistema eléctrico, Son ya incontables, con el añadido que los terroristas han puesto a sabotear a personas inexpertas que se han electrocutado. Hasta el presente van cuatro, cifra enorme de mercenarios muertos por su ambición y estupidez.

El vil asesinato de la actriz Mónica Spear y de su esposo en enero de 2014 fue el pretexto que utilizó la contrarrevolución para iniciar su ofensiva político/militar y el Plan golpista de “la salida” orquestado por Leopoldo López, María Malinche Machado, el vámpiro Ledezma, Julio Borges, Tomás Guanipa y otros bien identificados, que trajo como hechos nuevos la participación de bandas mercenarias de paramilitares colombianos, el uso masivo de armas de lucha violenta de calle. En el camino de esos 6 meses quedaron 43 compatriotas asesinados de la manera más vil y absurda, 850 heridos o mutilados, 10 mil árboles talados y quemados, cuantiosos bienes de todo género destruidos incluida la bella sede de la Unefa en San Cristóbal quemada por los paramilitares colombianos y sus lacayos venezolanos.

Ahora parece que van a dar una voltereta política de connotaciones golpistas y se vislumbra, aún borrosamente, no totalmente claro, el retiro de la participación en las elecciones del 6D. Ya hay antecedentes como el de 2005 cuando a última hora se retiraron de las elecciones parlamentarias. Precisamente con la muerte del secretario general de AD en Guárico Luis Manuel Díaz, conocido delincuente, miembro de la banda ‘el picure’, dedicada a la extorsión, abigeato y robo de ganado, sicariato, y miembro de una mafia que actúa en sindicatos de la construcción. Antes de su muerte su función era dirigir la protección de la fascista Lilian Tintori, esposa del Monstruo de Ramo Verde, que cumple condena de 14 años de prisión por su responsabilidad en los violentos sucesos de llamado a ‘la salida’. Sus adversarios le negaron a Díaz subir a la tarima donde se celebraba un acto político y después fue asesinado a manos de un grupo armado, se presume una banda de delincuentes de sindicatos de la construcción rivales o de una banda de delincuente que lo tenía señalado para matarlo.

¿Qué ocurrió después de esa muerte?

En asombrosa velocidad y a los pocos minutos del hecho el secretario general de AD, Ramos Allup, acusó, sin pruebas, a activistas de Psuv del hecho. Simultáneamente la señora Tintori, histérica ella, gritó a voces que la querían asesinar y en el tiempo mínimo probablemente la misma Tintori o Ramon Allup, o ambos, se comunicaron con el secretario general de la Oea, Almagro y este, sin más pruebas, sin esperar los resultados de las investigaciones científicas, soltó una gravísima acusación contra Venezuela y puso en dudas que en el país existiesen condiciones para las elecciones, la presunta situación de caos y anarquía reinante en la nación no lo permitían. Simultáneamente el representante del Departamento de Estado yanqui, John Kirby, lanzó unas opiniones igualmente injerencistas contra el país y puso en duda la realización de las elecciones. Por si fuera poco, del Parlamento Europeo controlado por la ultraderecha, igualmente señalaron que no iban a haber elecciones el 6 de diciembre por no haber condiciones y enviaron una comisión injerencista de diputados que debe venir en camino, para ver sobre el terreno lo acontecido.

Esa andanada de acusaciones contra el Psuv y el gobierno, las precipitadas declaraciones de funcionarios de la derecha internacional donde quieren intoxicar mediáticamente el ambiente electoral e imponer la matriz que no van a haber elecciones nos hacen pensar que esa estrategia es la que la Mud y el mundo opositor derechista y ultra derechista están considerando. Los números no les dan. Su triunfalismo de las encuestas chimbas que los daban como ganadores del 80% de los puestos salidores, se espicharon. El miedo se posesiona de ellos, la desesperación también. ¿Se retirarán a última hora? Esperemos.

Mientras, las fuerzas de la Revolución Bolivariana, avanzan como un torrente incontenible, la marea roja lo cubre todo, el triunfo ya está cerca. (27/11/15) (humbertocaracola@gmail.com) (@hgcaracola) (revistacaracola.com.ve)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1449 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas