Poquito a poquito quieren incendiar el país como en el 2014

“El olvido es el deporte nacional.”  
Proverbio criollo

“Hermano mío, ¿cómo te sentís?” fue el saludo de Anacleto al acercarme a su mesa, y como es su costumbre, no me dejó responderle, sino que continuó: “¿Te habéis dado cuenta cual es la verdadera intención de la carroña opositora con todos sus aguajes? Poquito a poquito quieren incendiar la país como en el 2014, mientras tratan de ganar tiempo con la coba de que están discutiendo la maqueta de sus candidatos para y que ‘la unidad perfecta’. Ey, y estos encapuchados de hoy o son paracos o están bien entrenados por ellos.” El semblante de su cara cambió cuando dijo: “De verdad verdaíta, están causando daño a la educación de los que quieren progresar, con esos ataques, ahora nocturnos, a las universidades privadas. La gente siente temor… se siente amenazada por esos vándalos pagados para hacer destrozos; los directores de esos institutos, que antes los cobijaban para protegerlos de la ley, ven que se les han escapado de las manos y que ahora sus negocios se ven afectados, porque ¿quién va a pagar mensualidades a universidades cerradas.” Encendió otro cigarrillo, echó una bocanada de humo, miró a su alrededor, y finalizó: “Las cosas no les han salido como esperaban porque el gobierno no ha arremetido contra ellos y no pueden salir a gritar que se está violando el derecho a la ‘protesta pacífica’, ni que se está agrediendo a los ‘estudiantes.’ ¿Entonces?”

Los hechos ocurridos consetudinariamente y en horas de la noche, frente a la URBE, Universidad Rafael Belloso Chacín, indiscutiblemente le dan la razón a la angustia de Anacleto. La hipocresía de esta sociedad enferma ha hecho del olvido una clara enfermedad que la está llevando al precipicio. Aquello de que no estaban de acuerdo con las “guarimbas estudiantiles”, que no eran más que terrorismo, ya nadie se los cree. Ahora que están viviendo en carne propia los desmanes y la destrucción de sus bienes, piden a gritos la ayuda y presencia de los cuerpos de seguridad del Estado para salirle al paso a los acontecimientos. Sus cuerpos de vigilancia y seguridad, ni vigilan ni garantizan la seguridad de la vida, ni de los bienes, de quienes pagan elevadas mensualidades para obtener una preparación profesional en esas casas de estudio. ¿Y los malandros? Bien… como Pedro por su casa.

Me llama la atención el comentario de un opositor acérrimo, antes beneficiario del gobierno chavista, quién en su reflexión del día, de su programa televisivo, dijo: “Lo que está sucediendo en la URBE es terrible, está bajo acecho…Y yo puedo decir hoy que el acecho de la URBE no está en el Gobierno… que es un grupo de personas que ya rayan, muchos de ellos son amigos míos, pero voy a decir lo que pienso y siento. Ellos rayan en la inadaptación, porque pretender resolver el problema político venezolano armando violencia, guarimbas frente a la URBE todas las noches, ni resuelve el problema político, ni económico del venezolano y lo que pretenden es dañar una de las grandes universidades…He preguntado ¿Qué buscan ellos armando esos zafarranchos en la URBE? Ayer la Policía, tuvo que entrar al terreno de la universidad a intentar a desalojar a los encapuchados y defender a los estudiantes ordinarios que pagan dinero para estudiar en esa universidad…me dicen que no pasan de 8 los tipos, se reúnen por allá, en la urbanización La Trinidad, alterando todos los días la paz de esa universidad ¿Por qué frente a la URBE? ¿Porque los expulsó? Bueno apelen a un juez, ante el Defensor del Pueblo, pero ustedes lo que no pueden hacer es destruir la universidad. Tengo la lista de los  cabezas de esos grupos, pero no los voy a mencionar, no me interesa personalizar esto. Ustedes no están tumbando a Nicolás Maduro, ustedes están tumbando a la URBE, ustedes le están haciendo un daño al Zulia, a los estudiantes, a las autoridades, a los comerciantes que viven de lo que venden en los alrededores de esa universidad…ustedes están equivocados, ustedes perdieron el rumbo, llamo a rechazar a este grupo de personas que han perdido la brújula y están desadaptados, lo grave de todo esto es que cuando comienza la violencia, comienzan también los atracos”. Él “y que” ya es abogado de la República. Si lo es, sabe que conocer los nombres de los ejecutores de un delito y no denunciarlos, lo convierte en cómplice ante la Ley. Pero no le “conviene” denunciarlos. Vaya… ¡Qué caradura!

Este tipo de actitud, de quienes viendo como grupos de carroñeros venezolanos aupan a quienes continúan agrediendo al pueblo, con todos los tipos de guerra del manual del golpe suave, es inconcebible entre los que se autodenominan “gente decente”. Vimos sus caras en la Asamblea Nacional días atrás cuando el Presidente le explicó al país el problema con la República Cooperativa de Guyana sobre el diferendo del Esequibo: eran un poema. Esa misma actitud fue la que asumieron en el 2014 frente a las guarimbas. Ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario. ¡O sea!

El Ejecutivo Nacional, con todos sus aciertos y errores, sigue haciendo lo imposible por garantizarle al venezolano una mejor calidad de vida. Tener el éxito deseado no es fácil, menos con una carroña opositora que se disfraza de demócrata y que a veces es cómplice actuante y a veces cómplice por omisión, porque no enfrentan la realidad de los psicópatas que quieren acabar con el pueblo que no votó por ellos. Mientras el gobierno crea universidades para que todos puedan estudiar, ellos las incendian, porque los estudios universitarios son privilegios para los de su clase: pudientes, y los de los sectores populares sólo deben aspirar a ser obreros. ¡Me iría demasiado!

¿Recuerdan las huelgas de hambre porque el CNE no había fijado la fecha de las elecciones? ¿Para qué era el apuro, si luego de más de dos meses de las falsarias aun no han dado a conocer los nombres de sus candidatos? Y… yo no me creo el cuento ese de que el gobierno no quiere que no haya elecciones porque y que tiene miedo de la derrota que le van a propinar. Eso lo sacan ahora para cualquier cosa y sólo existe en sus fantasías; el pueblo es sabio y sabe lo que le esperaría de llegar a darles la mayoría en la AN. Y yo les certifico que fui a votar obligado… sí, fui a votar obligado por mi conciencia patriota, obligado por mi amor a la patria, obligado por el amor a mi familia, obligado por el amor a mi prójimo y a mi comunidad. Como yo, todos salieron a votar en las primarias de la patria. A eso es a lo que le tienen pánico, a que no tienen pueblo que los apoye.

Es cierto que uno de los mayores males que nos afectan, sobre todo en Maracaibo, son las colas diarias frente a los supermercados y abastos. Pero, ¿por qué hay colas? ¿Será porque hay productos que comprar? ¿Será que todos los que están en las colas van a comprar lo que necesitan, o son grupos organizados para el bachaqueo? ¿Y cual es la estrategia de la oposición? ¿Acaso te han presentado un propuesta válida para salir del problema o los ves disfrutando del espectáculo que han propiciado para que tú te disgustes con el gobierno? Observa, analiza y discierne; saca tus propias conclusiones sobre quién te da y quién te quita, y me refiero a soluciones.

No dejemos que el olvido se convierta en el deporte nacional. Y aclárale a ellos que, al no tener pueblo, ¡NO VOLVERAN!

 

luissemp2003@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1225 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a210565.htmlCd0NV CAC = Y co = US