Pildoritas 161 (año VII)

Los mosquitos del dengue, de la chikunguya y la Maricori tres flagelos que deben ser fumigados

Aquí en el Táchira como en todo el país, ante la amenaza que representan los mosquitos, productores del dengue y el chikunguya, se ha iniciado la campaña de fumigación y concienciación de la población para evitar que dichas enfermedades afecten nuestra población, pero resulta que va a ser necesario aumentar la fumigación y otras acciones preventivas porque por aquí ha pasado otro flagelo que bien pudiéramos comparar con el llamado mosquito tigre y el aedes aegypti juntos, es el conocido personaje popularmente llamado Maricori quien anda intentando contaminar al pueblo, y que ya en anteriores oportunidades ha causado estragos, que han sumado muertes, incluso más que las que han causado los tales mosquitos en la población, sobre todo de la capital de este Estado.

Por lo que vimos, pues le hicimos seguimiento a ver hasta donde llegaban sus picadas, su presencia fue un fracaso, casi que andaba más sola que la una, con un discurso sin contenido, repetitivo y evidentemente actuado, pues como en el caso de la negrita a la que besó ante las cámaras para luego limpiarse en un gesto de asco, es una redomada hipócrita y digno ejemplo de esa clase de políticos falsos que sólo actúan por la conveniencia y ante un guión que le marcan quienes le financian sus tropelías.

Ya es una constante que por donde esta señora pasa (lo de señora es un decir) deja una estela de caos, de destrucción, de sangre y muerte; lo que no le queda claro al pueblo venezolano es el por qué esta delincuente anda suelta, haciendo de las suyas con toda libertad, y la única explicación que alguien podría darse es que al gobierno le conviene que una loca como ella ande suelta, pues cada vez que abre la boca se hunde más en su propio excremento verbal.

La susodicha y que anda en gira por el país, se supone que para justificar el realero que recibe del imperio y que ella misma confesó era superior al del gobierno, tuvo que suspender su periplo internacional, porque la justicia tímidamente le prohibió la salida del país, entonces arreció su accionar interno lo cual va a traer consecuencias que ojala y no sean tan devastadoras como las vividas a partir del 12 de febrero en varias ciudades del país, especialmente aquí.

Es de suponer que la rabia y la frustración por el fracaso de su visita al Táchira, quiera ser mitigado con acciones terroristas como las que le oímos anunciar a uno de sus cómplices en los recientes videos divulgados por los medios, ya el gobernador Vielma Mora manifestó tener conocimiento de ello y estar preparados para enfrentarlo, ahora de una manera más eficiente y contundente, pero ello no basta, se hace necesario que así como algunos de sus compinches, ya están a buen recaudo, a esta víbora de la política que anda lanzando tarascadas venenosas a diestra y siniestra, se le envíe donde debería estar desde hace mucho tiempo, a ver si no sigue haciendo un daño que rebasa largo al de los mosquitos del dengue y del chikunguya.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1848 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: