Verdades y mentiras en el diálogo por la Paz

Uno de los pocos trasnochos que bien vale la pena haberlo padecido es, este del pasado jueves 10 para viernes 11 de abril, cuánta diferencia con aquellos trasnochos que nos tocó padecer con los hechos de abril de 2002 o aquellos de un abril de 2013 en que un excandidato presidencial perdedor convocó a su conmilitantes a “drenar sus arrecheras” y, ese solo gesto, costó a la Patria la pérdida de 11 compatriotas muertos entre los cuales resaltan 2 niños, además 156 heridos e incuantificables daños a mercales, pdevales, casas de alimentación, sedes, cdi, sedes dl Psuv, del CNE, esa fue la antesala de la violencia fascista que se desataría 10 meses después y, que los mismos que se avocaron en 2013 a propiciarla, con su silencio cómplice un años después, avalaron se desarrollara a partir del 12 de Febrero, con las secuelas por todos conocida de 40 compatriotas muertos (8 funcionarios policiales y/o militares), 579 heridos, 2278 aprehendidos por los cuerpos de seguridad del Estado y presentados ante los órganos de justicia, 190 personas privadas de libertad, 12 de los cuales son estudiantes, como informara el Presidente Nicolás Maduro anoche. Tal violencia desatada, supera en cifras y montos de daños causados, a las víctimas del golpe de Estado fascista de abril de 2002, en que murieran 19 compatriotas y 139 resultaran heridos, lo que evidencia en cifras que, cada evento nuevo impulsado por la oposición, ahora en su carácter fascista, se incrementa el número de compatriotas muertos productos de sus ambiciones de poder.

La inmensa mayoría del país, reclama cero impunidad contra los responsables de esta nueva ronda de violencia opositora. La Justicia debe prevalecer ante la violencia fascista desatada contra el pueblo y la institucionalidad de la novel República Bolivariana de Venezuela, por eso repudiamos esa actitud de la representación de la MUD, de solicitar amnistía para ciudadanos venezolanos que cometieron crímenes horrendos de Lesa Humanidad, como es el caso del comisario Iván Simonovis, sentenciado a pena máxima (30 años) por los Tribunales de la República. Asimismo, el caso los casos de los hermanos Guevara, sentenciados por los Tribunales de la República por el asesinato del Fiscal Danilo Anderson, por ser los autores materiales de tal acto terrorista, la colocación de una bomba en el vehículo del Fiscal, y son esos casos, y otros más, a los cuales se les pretende dar la característica incierta de ser “presos políticos”, esa fue una de las grandes mentiras esparcidas ayer en el Palacio de Miraflores y, transmitida en Cadena Nacional de Radio y TV. La gran verdad es que, en Venezuela NO existen presos políticos sino políticos presos, y presos no por su conciencia y creencias políticas, sino por hechos criminales ejecutados contra compatriotas nuestros e incluso, de naciones hermanas. De allí, que reclamamos desde nuestra humilde trinchera al Presidente Maduro, no ceder ante la mentira, reafirmar la Justicia y su prevalencia ante la violencia injustificada y criminal.

Este jueves 10 y la madrugada del 11 de abril de 2014, las y los venezolanos y los pueblos hermanos de Suramérica y el Caribe, a través de Telesur, fuimos testigos del encuentro del Pasado y el Presente venezolano. La vieja política y la nueva, se encontraron para decirse algunas verdades, medias verdades, pero también muchas mentiras. Mintió Andrés Velásquez al hablar de miles de detenidos y torturados, pero dijo algunas verdades al enunciar el caso de compatriotas dirigentes sindicales asediados por la burocracia gubernamental. Verdades expresó Henry Falcón, cuando manifestó el caso de nuestras industrias, muchas de ellas hoy en estado de crisis, como nuestras cementeras, producto de la indolencia de una burocracia que solo se ha servida de ellas para “expropiar” sus beneficios a su favor y no en provecho del colectivo nacional, eso debe ser analizado a fondo por el Gobierno del Presidente Maduro, porque se trata de una realidad inocultable la pésima gestión del ex ministro Menéndez, al frente del despacho de Industrias. Falcón en su intervención, demostró cuán necesaria es una oposición, pero una oposición constructiva, que diga y exprese sus verdades pero en sentido constructivo. Por eso, sin duda, fue el más ecuánime en su intervención del lado opositor.

Otra mentira esparcida por los oposicionistas fue la del movimiento estudiantil. Las y los estudiantes, NO queman universidades, bibliotecas y mucho menos, linchan estudiantes como ocurriera con el estudiante ucevista William Muñoz. Nada más lejano a un estudiante que la ideología del fascismo. Se hace necesario derrumbar esa mentira que han utilizado, para justificar los perversos fines que intentaron conseguir con “la salida”, Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma; más allá de nuestras fronteras, Barack Obama y Álvaro Uribe Vélez. Los estudiantes solo han jugado el papel de fachada encubierta para justificar un nuevo intento de golpe de Estado fascista. No por casualidad, el Presidente Maduro ha invitado al sector derechista del movimiento estudiantil a Miraflores a dialogar, para conocer las causas de su supuesta lucha y se han negado reiteradamente. Razones para protestar, sí tienen y muchas. El comedor de la UCV, por ejemplo, ya va para dos años cerrados; las autoridades responsables de su administración, tienen expedientes abiertos en la Fiscalía General de la República por malos manejos administrativos. He allí un punto para protestar, solo que, quienes han formulado la denuncia y protestado por tal situación, NO son los líderes estudiantiles que se proyectan mediáticamente y manejan mucho dinero para repartir entre los güarimberos. Quienes protestaron y formularon la denuncia ante la FGR, fueron los trabajadores y trabajadoras de OBE-UCV, grupo de estudiantes revolucionarios organizados en Junta Interventora del Comedor y el representante profesoral ante el CU, Miguel Alfonso, nada que ver con quienes aparecen en los medios de la burguesía como dirigentes de unas protestas “pacificas” que nada tienen que ver, con la realidad que viven los verdaderos estudiantes universitarios: servicios estudiantiles deficientes, cuyos recursos presupuestarios son desviados en gastos suntuarios y para la corrupción, bibliotecas desactualizadas, laboratorios destartalados, padecer una burocracia (autoridades rectorales y decanales), cuyos períodos de gestión ya van para 2-3 años de vencidos y, solo preocupadas por hacer oposición política al Gobierno, proyectar su imagen al mundo político nacional. Así como, los representantes de la MUD, reclaman la legitimación de los poderes públicos (TSJ, CGR, CNE y otros), el mundo universitario reclama la legitimación de su burocracia (autoridades rectorales y decanales), sobre la base de un nuevo Reglamento Electoral sustentado en la legalidad del artículo 34 de la Ley Orgánica de Educación y la Constitución Bolivariana.

Medias verdades también escuchamos del ministro Rafael Ramírez, cuando expresó lo exitoso del modelo económico. No puede ser exitoso un modelo económico que, como bien lo expresaran los representantes de la oposición cuesta conseguir pollo, café, papel tualet, leche, jabón de tocador, y así como esos productos básicos, otros muchos más. Tampoco puede ser exitoso un modelo económico que ha desmontado a medias, toda la obra protectora creada por el Comandante Infinito, Hugo Chávez, para garantizar la seguridad alimentaria de nuestro pueblo: Mercal, PDVAL, Abastos Bicentenarios, Areperas Venezuela, Casas de Alimentación, Industrias de Alimentos: Diana, Lácteos Los Andes, todo un sistema alimentario en estado de descomposición producto de pésimos cuadros gerenciales que se han encargado de roer, desde dentro, como una quinta columna, su funcionamiento. Y esa es, una realidad inocultable, que solo nuestro pueblo padece en largas colas y “madrugaderas” para hacerse de un pollo, un kilo de leche u otro alimento de la dieta básica. Sí es cierto, Presidente Maduro, que el imperialismo en conjunción con sus agentes en territorio Patrio y la burguesía parasitaria, han ejecutado un plan de caos económico o de “colapso económico” como aplicaran en el Chile de Allende, pero taparse los ojos y decir que el mismo no contó con la complacencia y vista gorda de la quinta columna enquistada en el Gobierno Revolucionario sería autosuicida, sería intentar tapar el sol con un dedo. Por qué no incorporar al debate económico a las y los trabajadores de la Patria, compartir con ellos/ellas las elaboraciones de política económica, democratizar su elaboración y no restringirlo a la burocracia estatal y empresarios amigos de esa burocracia. Cuando la URSS se derrumbó, no hubo un solo trabajador/trabajadora de esa magna obra de la humanidad que representó la primera República Socialista, que saliera en su defensa. La burocracia hizo su labor de zapa, distanciando tanto la gestión de gobierno del ciudadano de a pie, que éste no sintió como suya esa gestión y la abandonó a su propia suerte.

Este primer encuentro para el diálogo, evidenció lo que es ya inocultable: el liderazgo legítimo del Presidente Nicolás Maduro. Quizás toquemos fibras del pueblo revolucionario, pero con la verdad no ofendemos, Nicolás Maduro viene expresando el surgimiento de un nuevo liderazgo, más colectivo, más transparente incluso y sobre todo más decidido y osado en sus ejecutorías. Aún no llega a su primer año de gobierno y nos atrevemos a afirmar, que el Presidente Maduro se consolida con un liderazgo revolucionario de nuevo tiempo, el hijo supera al padre, el alumno al maestro. Orgulloso deben sentirse nuestros padres libertadores, Bolívar y Chávez, al ver a este digno descendiente conduciendo los destinos de la Patria en la forma en que lo está haciendo el Presidente Maduro. Y así como se reafirma ese liderazgo, también del lado opositor refresca ver el surgimiento de nuevos líderes como Henry Falcón y Liborio Guarulla, que despuntan con un discurso refrescante y franco, constructivo y elocuente.

Un nuevo país comienza a emerger, más Democrático, más crítico y constructivo, más Bolivariano, más constitucionalista, pues, quien sino nuestra Constitución Bolivariana es la gran victoriosa de esta jornada de diálogo nacional, a quien todas y todos, por fin, proclaman a los cuatro vientos que la reconocen, después de haber llamado a votar en su contra en diciembre de 1999. En definitiva, todo el país gana con estos diálogos impulsados por el Presidente Nicolás Maduro, la PAZ es un bien invalorable; la intolerancia, el odio y la violencia, constituyen valores impropios de la venezolanidad, sembrados desde el exterior por medios de comunicación que han dejado de cumplir su rol de comunicadores sociales para convertirse en armas de destrucción masiva. Bien solía afirmar Gandhi: “No hay caminos para la paz, la paz es el camino”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1803 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a186187.htmlCd0NV CAC = Y co = US