La devenida comedia de la oposición

Tantos años "sepultados" vuelven a levantar su cabeza, como antes. Le costó aquella manida vivirlo por primera vez. Supo de su inconsistencia, pero le apoyó porque creyó que "su esperanza" pudiera ser satisfecha. Supuso aquella gente que "su esperanza" estaban al borde del abismo. Pero no sólo es que lo suponían, sino que también se lo inculcaron y creyeron la inculcación.

Un rutilante proceso de disgregación personal de no saberse dueño de sí mismo, de sus coordenadas, posibilitó el miramiento de los nervios de la personería social. Arrinconados en sus refugios los hombres y mujeres “devenidos” le temían al avance de las fuerzas del empecinado movimiento estudiantil, militar, campesino, profesional y obrero. No bastó que violando preceptos de la Ley del sufragio de aquel entonces (1998), al agruparse en un solo candidato. Ya allí se veía la solidaridad que manifestaban con su reina y su caudillo, se lanzaron arrullados en ellos mismos y se dedicaban a no darse cuenta de lo que se les estaba construyendo, con su aporte en entender lo que se les venía encima, se compraban los curules al mejor estilo de nobleza y del ejercicio político pecuniario.

Se callaron cuando debían hablar y hablaron delirante cuando debieron callar. Se arremolinaron sobre su ceguera y compartieron la sublime necedad de servir al gran capital.

Y en la esquina, el levantamiento social merodeaba. El crecimiento político cuanti cualitativo de los desposeídos y harapientos haría que los "privilegios" de las capas medias se sintieran en peligro. Para ellos, La sociedad era “sometida al inefable tratamiento quirúrgico” de una nueva constitución y más de ochenta leyes. Se elevan sus banderas y, casi, la sociedad entera quedó embriagada. Sólo muy pocos espíritus presagiaron la tormenta que había de desatarse.

Los privilegiados del otrora puntofijismo habían dado marcha atrás sin poder contener lo que se había puesto a rodar. Pero nunca dejarán de producir espacios para guerrear lo que se apropiaron. Despierta, siempre despierta, arrinconando a unos y soliviantado a los otros. No bastaron saboteos, paros, golpes de estados, criminales atentados, muertes, engaños como “práctica política”, sin llegar al nivel espantoso de Libia o Siria, donde Al Qaeda es aliado de la “democracia” y la “libertad”, y el asesinato con factura made in usa no tiene ningún disimulo.

Pero igual, detrás se alimentaba el rencor, se provocaba tirrias inverosímiles y se despoja el futuro de toda certeza como razón de ser de quienes disfrutan de la opulencia para poder tener la seguridad de mantener sus privilegios: domesticando los inseguros hombres de las capas medias, debilitaba su ya ingenua capacidad de análisis y ubicándoles a la orilla de su estructura psíquica, lo convertían en una fuerza de choque poderosa.

¿Cuántas fibras interiores hubo de ser tocadas? Embriagadas las capas medias con el veneno, aspirando alcanzar su posición, no logran, ni lograran saber para quien juegan: su salida es su negación y la negación vuelve a ser su triunfo.

Un iracundo proceso de devenidos políticos con aparentes ideas nuevas pero que evidentemente es una metamorfosis o una mutación sin mucho disimulo de la llamada “guanábana” que caló los cuarenta años anteriores, suelta sus amarras contenidas durante años y encuentra, inmediatamente a los ingratos que nunca se sintieron bien.

Los ingratos son una especie de hombres que pudieran devolverse sobre ellos mismos. Pudieran hacerse una vernier para calibrarse, pero nunca sabrán su medida exacta.

Estos no son distintos a ti, son los que no saben de ti, viviendo a tu lado, estrechan la mano sin saber nada de la textura humana de la otra. Son seres invertidos, sólo falta que la oportunidad le permita manifestarse como tal.

¿Qué les quedó en aquel entonces?, las simplonas frases devenidas en slogan, el “castro comunismo”, el “imperio cubano”, el adoctrinamiento” de los niños, la “dictadura”, el “totalitarismo”, “la muerte de la libertad de expresión”, la “violación a los derechos civiles y derechos humanos”, y otros. Pero esos escuetos argumentos tuvieron centralidad como ínfula política de la “oposición” en los primeros ocho años del capitalismo de estado que se mantiene todavía en Venezuela con la constitución de 1999.

¿Qué hacen hoy?, la inmoral “guerra económica” como una tarea que simula la práctica oposicionista, mientras alimentan el resentimiento social, ¿cuánto resentimiento hay? No sé si se pueda medir pero debe ser tan grande como para que una clase social como la burguesía se desenganche del poder político para ejecutarlos sin aparecer sino en el plano eminentemente económico.

La comedia se prepara para un nuevo plebiscito, una nueva elección planteada para diciembre de este año de las tantas elecciones que se dan en la dictadura o en el régimen (favor pronunciarlo con énfasis en ré más allá de lo que la tilde dice). Se reiterará lo inverosímil, si no hay sorpresa ni asombro en la oposición la comedia se extenderá y el “culebrón” novelesco seguirá fastidiando, pues, por encima de ellos habita la fuerza descomunal de la destrucción del ciudadano y con esa destrucción asesinar a la República. Después de allí sólo queda un paso hacia el vacío.

Entonces, seguirán atrapados en las redes de los financistas, esos banqueros y especuladores, esos usureros les darán no la espalda, sino el frente, ... entonces los devenidos convertidos en esporas esperan una oportunidad.

Pero ahora electrocutado, ya anciano de mentalidad y de edad, acumula resabios que se hunden en los ductos del resentimiento, construyendo diques de inconformidad y fabricando almacenes de melancolía política, para la próxima comedia y,… Dante no anda por aquí, dejándola sin divinidad alguna.

marcanofernandez@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1559 veces.



Jesús Alejandro Marcano Fernández

Profesor titular de la Universidad Bolivariana de Venezuela UBV. Doctor en Educación en Uiversidad Pedagógica Experimental Libertador.

 marcanofernandez@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Alejandro Marcano Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: