Cecilia quiere ser ministra de Capriles

En medio de la tormenta que azota a la oposición apátrida y amenaza con reducir la unidad partidaria, reunida en la MUD, que servía de sustento a la candidatura de Capriles Radonski; estima mos que éste, habrá sentido un aire fresco con las palabras de la rectora de la UCV, Cecilia García Arocha Márquez, ofreciéndose abiertamente como futura ministra de educación de su tentativo gabinete: “La rectora de la Universidad Central de Venezuela, Cecilia García Arocha, expresó que aceptaría ser ministra de Educación si el candidato opositor Henrique Capriles Radonski se lo solicita en caso de ganar las elecciones presidenciales del 7 de octubre. “Allí estaremos colaborando desde cualquier instancia que se nos llame”, dijo García Arocha cuando se le preguntó si formaría parte del gabinete ministerial de Capriles…” (Últimas Noticias, 04-09-2012). Para, palabras más adelante, adular “académicamente” al candidato de la contrapatria: “Pienso que el camino está claro con un candidato joven, que habla de progreso, que reconcilia a las comunidades, que tiene respecto cuando se dirige a la sociedad venezolana. Me identifico plenamente con su planteamiento”, manifestó…” (ÚN, 04-09-2012). ¡Y después llaman jalabola a trabajadores y trabajadoras de la Patria!

  Como era de prever, de inmediato, la mediática burguesa se activa en función de reproducir sus palabras, con la finalidad de vincular al candidato burgués con la institución que, en todo caso, representa la rectora Arocha Márquez, la UCV. De hecho, la declaración está redactada en tales términos, que la institución (UCV) y la política (Cecilia García Arocha Márquez), queden indisolublemente unidos, y transmitan el mensaje de que ambos apoyan al candidato de la contrapatria.

 Por fortuna, lejos de incidir dicho apoyo, en un crecimiento cualitativo en la intencionalidad de voto hacia el candidato burgués, estimamos que, dicho abrazo, constituye, en términos comparativos, a escasos 25 días del proceso electoral, como si, Capriles se sincerara y dijera sus verdaderas intenciones de aplicar un paquetazo, tipo España, como el ya elaborado por sus asesores económicos y hecho público por David de Lima, titulado: “Primeras Ideas de Acciones Económicas a tomar por el Gobierno de la Unidad Nacional (2012)”, julio 2012, que no es más, sino un compendio de acciones a ejecutar en su primer año de su hipotético gobierno; tales como, ajustes tarifarios trimestrales del 5% en servicios públicos, metros, ferrocarriles, transporte vehicular, agua, telefonía; congelación de las pensiones al monto actual, sin indexarlo de allí en adelante al Salario Mínimo Nacional, no incorporando nuevos beneficiarios/beneficiarias que no hayan cumplido con el requisito de haber cancelado todas sus cotizaciones, en otras palabras, eliminaría la Misión en Amor Mayor; transferencia de las Misiones a las gobernaciones y alcaldías, para desde allí, comenzar a desaparecerlas de la faz de la tierra y, aquellas que puedan ser transferidas al sector privado, privatizarlas; eliminar la transferencia de recursos a los Consejos Comunales, destinando éstos a gobernaciones y alcaldías; iniciar la privatización del sector eléctrico, proponiéndose la eliminación del subsidio tarifario, para lo cual, de inmediato entraría en vigencia un incremento del 10% de su tarifa; devolver las empresas expropiadas a su antiguos dueños; liberar las tasas de interés y eliminando aquellas tasas preferenciales para vivienda, agricultura y turismo; eliminación de los controles de precios, con revisión cada dos meses, en fin, el paquetazo, tan denunciado por estos días.  Paquetazo, cuyo autor intelectual, no es otro, sino, el ex director de la Escuela de Economía de la UCV, el profesor José Guerra.

 Si bien es cierto que, un sector de la élite ucevista apoya –abiertamente- al candidato de la contrapatria Capriles Radonski; tal como quedó en evidencia en el acto de campaña denominado por los opositores: “Formadores de Formadores”, el pasado 07 de junio, en el que participaran representantes de las muribundas Federación Venezolana de Maestros, su presidente, Orlando Alzuru y la APUCV, su presidente, Víctor Márquez; acto en que, los protagonistas principales de la obra  fueron el corrupto Leopoldo López, inhabilitado por la Contraloría General de la República por corrupción, y  la rectora de la UCV, quien tuvo palabras para los presentes:  “Quienes hoy estamos aquí  tenemos voluntad, fuerza y corazón para llegar a ese futuro que debe estar lleno de Progreso. Esa voluntad y ese deseo de patria nueva se convierten en consciencia para apoyar a un venezolano que lleva en sus hombros la esperanza de un nuevo amanecer. (…) Arocha agregó que la Universidad Central de Venezuela sirve a la sociedad y al país, no a Gobierno alguno, “en ello se nos va la vida si es necesario, por eso tenemos la vista en la construcción de un país de encuentro y progreso para todos. Hoy estamos sellando un compromiso por la patria así que ayudemos a Venezuela con firmeza, lealtad y ética a vencer las sombras”, dijo, rememorando el lema de la máxima casa de estudios…” (El Nacional, 07-06-2012). 

 No es menos cierto que, involucrar una institución educativa, como es el caso de la UCV, en la campaña electoral  y, a favor de uno de los candidatos de la contienda, no es una actitud ética ni responsable. Recordemos que: “Las Universidades son Instituciones al servicio de la Nación y a ellas corresponde colaborar en la orientación de la vida del país mediante su contribución doctrinaria en el esclarecimiento de los problemas nacionales (Ley de Universidades, Art. 1º, Numeral 2º).  Mal hace la rectora Arocha Márquez, en hacer uso de la institución universitaria, UCV, como si fuera su partido político y, en uso de ello, solicitarle puestos ministeriales a uno de los candidatos. Conducta que, sin duda, está penalizada en nuestra Ley Contra la Corrupción, Gaceta Oficial N° 5.637 Extraordinario de fecha 07 de abril de 2003, Artículo 71: “El funcionario público que en forma indebida, directamente o por interpuesta persona, con aprovechamiento de las funciones que ejerce o usando las influencias derivadas de las mismas, hubiere obtenido ventaja o beneficio económico u otra utilidad para sí o para un tercero, será penado con prisión de dos (2) a cuatro (4) años…” Al hacer uso de su cargo, rectora de la UCV, Cecilia García Arocha Márquez, actúa en su condición de funcionaria pública, y lo utiliza para solicitarle al candidato Capriles, le otorgue el cargo de ministra de educación, por lo tanto, incurre en un hecho de corrupción.

 Pero, fuera de su condición de rectora de la UCV, qué méritos reúne Cecilia García Arocha Márquez, para, en un futuro, pudiera ser ministra de educación en un gobierno de la ultraderecha fascista? Su gestión al frente de la UCV, más desastrosa no pudiera ser. No pudo, en 4 años, resolver el tema de la inseguridad en el campus de la Ciudad Universitaria de Caracas. Su relación con los trabajadores y trabajadoras, los sindicatos, más traumática no pudo ser, fueron 4 años de conflicto en conflicto, acusaciones van y vienen. En su concepción de la vida democrática de la institución universitaria, no tienen cabida obreros/obreras, empleados/empleadas, estudiantes y profesores/profesoras críticas. No es partidaria de la LOE, su artículo 34, Numeral 3, que estipula la forma de elección de las autoridades universitarias:  “Elegir y nombrar sus autoridades con base en la democracia participativa, protagónica y de mandato revocable, para el ejercicio pleno y en igualdad de condiciones de los derechos políticos de los y las integrantes de la comunidad universitaria, profesores y profesoras, estudiantes, personal administrativo, personal obrero y, los egresados y las egresadas de acuerdo al Reglamento…”, en el TSJ cursa un Recurso de Nulidad de dicho artículo, introducido por ella y un grupo de profesores y profesoras. Es practicante del “pensamiento único”, o se está con ella, o se está contra ella.

 No hay término medio en su mundo. Si disientes y protestas, tas expulsado; esa ha sido su  política, contra las y los estudiantes que han disentido de sus políticas, y los dirigentes obreros no han estado exentos de sentir su mano de hierro. Para que tengamos una idea, de su forma de actuar; en alguna oportunidad, conversamos con uno de los voceros de la Revolución en el seno del Consejo Universitario de la UCV, quien, nos describía cómo funciona ese cuerpo, en tiempos de Cecilia. Nos contaba que, en una de las tantas sesiones que ha asistido, él intervenía opinando distinto a lo previamente expresado por la rectora, a la par, observaba que uno de los decanos, con la cabeza  aprobaba, afirmativamente, lo dicho por él. Terminada la sesión, se le acercó a conversar  y  preguntarle el por qué votó con la rectora y en contra suya, si durante su intervención, gestualmente,  le manifestaba su aprobación. Pues bien, éste le respondió: “si voto en contra, la rectora no me aprueba los recursos que necesito”.  Así actúa, la mano de hierro de quien no admite disidencia alguna y, acusa al contrario de ser, en fin de cuentas, lo que ella es, la dictadura.

 La rectora Arocha Márquez, con su petición al candidato de la contrapatria, de ser ministra de educación, lejos de pretender hacer un servicio a nuestra Patria, pretende es satisfacer su ambición de equipararse a su padre, el ilustre Dr. Humberto García Arocha. Ya no se trata de llevar de  apellido, solo el de su padre, invisibilizando a su madre. Ahora, se trata de ser ministra, como su padre. Pero, qué tan distintos son ambos? 

 El Dr. Humberto García Arocha, en su época, era un hombre de avanzada progresista, que acompañaba las ideas del Maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa y, siendo Ministro de Educación, a partir de octubre de 1945, manejó ese ministerio mediante tres conceptos claves: ESTADO DOCENTE, ESCUELA UNIFICADA Y, HUMANISMO DEMOCRATICO. En una sociedad democrática, afirmó, esos fines generales de la educación no deben responder a los intereses de selectos grupos particulares, sino al interés nacional, que no es otro que el interés de las mayorías. De allí que, como función pública esencial de la colectividad, la educación esté encomendada al Estado. La libertad de enseñar, entonces, no podía ser absoluta, pues así sería una libertad negativa: el derecho de enseñar no puede estar por encima del derecho de aprender. Además, en las sociedades democráticas el Estado debía garantizar la verdadera gratuidad y obligatoriedad de la educación, y debía dar igualdad de oportunidades: la selección educativa se haría con base a aptitudes y méritos y no como resultado del privilegio de élites. En ello, se resume la concepción educativa progresista del Dr. Humberto García Arocha. ¿Cuál fue su tesis pedagógica? La Escuela Unificada.

 Según esta, la escuela sería una, desde el pre-escolar a la Universidad, sin saltos y lagunas en sus ciclos. Escuela que tendría como eje, al niño y su adaptación cultural; escuela al servicio de la necesidades colectivas nacionales y regionales; escuela unificada en sus directrices y sus técnicas. La  Universidad, por tanto, no podría pretender una autonomía absoluta, sino aquella que permitiera la libertad docente, el co-gobierno profesoral y estudiantil y, la representación de los intereses del Estado.  Que distantes padre e hija, en cuanto a definiciones ideológicas se refiere.

  No dudamos, un instante, en afirmar que, si el Dr. Humberto García Arocha fuera un hombre de estos tiempo de Revolución Bolivariana, estaría en filas patriotas. Allí  estaría, impulsando sus políticas de inclusión y democratización que le caracterizaron, en su ministerio. Las cifras aportadas por el Dr. Arocha, poco antes de su nombramiento, dan cuenta de la condición de la educación para el momento en que los miembros de la Junta Revolucionaria se encargaran del poder: 505 mil 974 niños sin planteles de enseñanza; 63 mil niños sin pupitres de los 281 mil novecientos 38 que asistían a las escuelas; sólo 3 mil maestros en ejercicio, cuando hacían falta más de 10 mil; apenas 4 mil 30 escuelas. En su ministerio, al cabo de tres años de “revolución octubrista” dan fe de la convicción democratizadora del Dr. Arocha: “La matrícula se amplió en todos los niveles del sistema. La inscripción en primaria pasó de 338 mil 907 alumnos en 1945 a 485 mil 668 en 1948, es decir, 43 por ciento más elevada; el número de maestros pasó de 9 mil 786 a 12 mil 286 y el número de escuelas de 5 mil 420 a 5 mil 755, significando aumentos del 25,6 y el 6,1 por ciento respectivamente. En la rama de la educación secundaria, el número de alumnos inscritos pasó de 13 mil 333 a  22 mil 308; en la rama normal, pasó de 2  mil 781 a 4 mil 255; en la especial, de 3 mil  707 a 4 mil 881 y, en la educación superior, la matrícula se incrementó de 3 mil 281 estudiantes  a  5 mil 800.  Representando para cada ciclo, aumentos del 67; 51; 31.6 y 76 por ciento respectivamente.”

  En contraposición, a la obra democratizadora de su padre; Cecilia García  Arocha Márquez, con un pensamiento derechista, fascista, más cónsono a los contemplados en el Programa de la MUD, en cuya realización participó un sector de la élite ucevista, manifiesta que: “¿Masificación? Eso no es bueno. La masificación no es buena, lo importante es que todos tengan la oportunidad de ingresar a las mejores universidades”, expresó en el programa Diálogo Con, que transmite Televen. De acuerdo con García Arocha, “está bien” que las universidades autónomas reciban mayor número de estudiantes, pero aclaró que, por lo menos en la UCV, “no entra todo el que quiere”, pues no cuentan con el espacio o presupuesto necesario para recibir a tantos estudiantes, y porque además, como “universidad histórica” procuran elegir a los mejores prospectos, aquellos que tengan mejor preparación desde la educación diversificada. ”Con lo que sucede ahorita (ingreso mayoritario de estudiantes de colegios privados), el problema no es el ingreso a la universidad, el problema es la debilidad de las instituciones públicas”, señaló…” (Correo del Orinoco, 17-08-2012). No cree en la democratización del ingreso a las universidades, las concibe para las élites, los “mejores prospectos” así los llama, además, reafirma su concepción excluyente, lo público es malo, bueno es lo privado. Qué diferente es de su padre. Sin duda, en filas de Capriles está reivindicado su pensamiento excluyente, autócrata y fascista.


henryesc@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2274 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a150136.htmlCd0NV CAC = Y co = US