Un mes nada más

A la oposición le quedan tan sólo cinco semanas para volverse a contar, esta vez con el agravante de que las campañas de sus pre-candidatos van a dejar entre ellos mismos una reguera de vidrios rotos, que les va a resultar muy difícil de recoger.

Para no pisarse las mangueras entre bomberos de un mismo cuerpo, han desplegado discursos sin contenidos; han exhibido una modesta cantidad de propuestas carentes de originalidad y de emoción. Pero hacia adentro se han dejado ver las costuras de un proyecto que no existe más allá de un enconado sentimiento antichavista. Ninguno ha explicado cómo sería un país sin Chávez, qué pasaría con las misiones, con cuáles médicos sustituirían a los cubanos, qué sucedería con las empresas básicas, qué pretenden hacer con Pdvsa, y un etcétera tan largo que nos robaría el espacio. No se atreven a decir lo que piensan de la carga de cerro que se les vendría encima, en caso de salir victoriosos el 7 de octubre. Ni ellos mismos lo imaginan.

En la recta final probablemente aparecerán los "héroes" de última hora que, sabedores de que no tienen ninguna posibilidad de triunfo, renunciarán en aras de la tan pregonada unidad. Quienes alguna vez dimos nuestro voto por un Andrés Velásquez, ante la hecatombe que significaría, y significó para el país, un segundo mandato de Caldera, repasamos forzosamente las páginas de la historia de esos tiempos para intentar entender dónde se torcieron los rumbos. Seguimos sin comprender nada, pero lo cierto es que por CNN han desfilado quienes, desesperados ante la ausencia de protagonismo real, lo buscan afanosamente en las pantallas de televisión, al costo de la propia desvergüenza. Y ahí están, retrataditos juntos en la misma mesa de la godarria, del empresariado y de los ex guerrilleros arrepentidos, incapaces de medir cuán patéticos son.

Las encuestas dan la primera opción a Capriles Radonsky. Ciertamente es una carta que encaja bien en las aspiraciones de la derecha. Nos encantaría verlo competir con Chávez. Pero aquí seguimos pensando que los adecos son tramposos hasta que se mueren y que no nos debe extrañar un batacazo zuliano. Bienvenido el 2012 y su carga de expectativas.

Mlinar2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1649 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor