Julio Borges y su pobreza…y la Cepal lo desmiente

Las declaraderas, que no declaraciones, de dirigentes de la oposición de nuestro país, nos recuerda de Adriano González León su cuento El hombre que daba sed, cuando escuchamos al diputado de anchas cejas, proveniente también de la ancha base, vociferar que “la pobreza no ha bajado, que tres millones de venezolanos se acuestan sin comer, que sólo se hace propaganda oficial” y por ahí se va…en su campaña buscando pobres. Ciertamente, que lo dan ganas de tomárselo con soda y hacerlo a un lado.

Declaraderas siempre desmentidas por las Naciones Unidas en la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (Cepal). Se conocen así sus informes del último trimestre donde se muestra cómo en 12 años la pobreza en el país se ha reducido a la mitad de la acumulada en 200 año. La pobreza general, de más de 60% se redujo a 27%. Y la extrema de 25% a 6,8%.

Estudios, investigaciones que se realizan con toda la base de datos proporcionada por el Estado Venezolano a través del Instituto Nacional de Estadística. (INE) principal organismo en el país en esa área. Dotado de personal profesional de calificada experiencia que realiza cada seis meses 50 mil visitas por hogar, con un alcance de alrededor de 250 mil personas, lo que a su vez permite conocer a Venezuela como el país con menor desigualdad por ingresos en la región.

Cierra el tema el presidente del INE, Elías Eljuri en su estilo tranquilo y metódico, reafirmando que la pobreza que en 1988, estaba en más de 12 millones 250 mil, ahora mismo está en 9 millones 300 mil personas, y subraya como en la pobreza extrema ha sido más drástica la reducción: de 5 millones 400 mil en 1998, hoy ha bajado 2 millones 571 mil. Todo avalado por organismos internacionalmente reconocidos, fuera de toda sospecha.

-Por eso, no sé de dónde saca Julio Borges esas declaraciones. Se pregunta entonces el profesional de estadísticas Eljuri “¿Será que para el diputado Borges, 12 mil es menos y 9 mil es más?” y –agrega- lo que ha aumentado al parecer, es la pobreza de espíritu y de criterios.

A la sazón, viene al caso la fantasía de los diputados de oposición cuando creían y decían ser más de un centenar de parlamentarios en la Asamblea Nacional. Sin embargo… a la hora de aprobar leyes en beneficio de la población, los representantes revolucionarios somos mucho más que dos como escribiera el inolvidable Mario Benedetti.-

*Periodista

carmentravieso@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1872 veces.



Carmen Castillo Travieso


Visite el perfil de Carmen Castillo Travieso para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: