Camarada Presidente, la carne de zamuro podría servir

Tomando en consideración la lamentable situación que padece el Comandante Chávez, presentada esta por la aparición de la temible enfermedad del cáncer, para quienes asumimos su significancia histórica, no solo para Venezuela, sino para América Latina y el Caribe, con liderazgo referencial en el mundo, no se debe escatimar esfuerzos ni oportunidades en procura de su sanación definitiva, ante lo cual, pienso, no se debe escatimar nada, para ello, sin prejuicio, en la utilización todo lo que de acuerdo a la ciencia médica, por supuesto, cuidadosamente con respecto a la capitalista, que en mucho a contribuido a la creación de innumerables y nuevas enfermedades, también la medicina revolucionaria o socialista, a la alternativa y popular, así como los rezos y plegarias de los pueblos a todos los niveles.

En este sentido, es bueno acotar, que siendo el cáncer, en cualquiera de sus mas variadas modalidades, la enfermedad que en el siglo XX y parte de este XXI, se ha manipulado y publicitado como la mas segura de las mortales, además, viene sirviendo para poner en movimiento a los mas diversos intereses, llevando a muchos, ante el temor de la “muerte inminente”, sin dejar de mencionar a los propios enfermos, a sus familiares y seres queridos, como instituciones benéficas públicas y privadas, a gastar hasta lo que no tienen, luego de vencida su prevención, con mucho énfasis, en la cura. Los capitalistas, sean médicos, clínicas privadas, industrias farmacéuticas, que no tienen nada que ver con lo humano, desde y antes de la aparición o descubrimiento, o sospecha de invención, se han sacado jugosísimas ganancias económicas gracias a la innumerable proliferación de remedios, tratamientos, fórmulas, foros o simposios, literatura, fariseos rezos eclesiásticos de cúpulas, estudios académicos, y demás posgrados, implementos y aparatos tecnológicos, cada vez mas sofisticados y caros, llegando a convertirse en un emporio y trasnacional de la medicina.

Estos mercaderes de la salud, indudablemente, si la tienen, jamás pensarán en mostrar, algo que les mate la gallina de los huevos de oro, entendiendo, en el caso que nos ocupa, la cura del cáncer; por el contrario, a ellos solo los mueve el afán de lucro fácil y permanente, puesto que, para esto, siguen trabajando en mantener ilusoriamente consignas remarcadas como “lucha contra el cáncer” mientras hacen, producen e incentivan el consumo masivo de cualquier cantidad de males que generan cáncer, por tal razón ocultarán, boicotearán y combatirán, valiéndose de las más inverosímiles artimañas y que, científicas, para desconocer las mas diversas formas o medios científicos, naturales o mágicos-religiosos, de curar enfermedades.

Camarada Presidente, y a todos l@s interesad@s, con estas consideraciones y sin pretender ser el médico u oncólogo que, por su puesto, no soy, paro con toda la seriedad y esperanza posible de ayudar a que se encuentre la cura del cáncer, no solo al Comandante Chávez, planteo que, conociendo de casos en los que dos personas amigas en Valencia, omito los nombres por este medio, padeciendo de cáncer avanzado, luego de pasar por los tratamientos y medicinas científicas, que solo les amortiguaron la enfermedad y el dolor ante la “muerte segura”, en un momento de aferro a la VIDA VIVIENDO, al tener información de la sabiduría popular que enseña en la medicina alternativa que se antepone a la capitalista, aunque esté descartado científicamente, en un razonamiento de carácter netamente lógico, se dispusieron a consumir, y consumieron, zamuro; estos camaradas, prácticamente desahuciados y sin ya nada que perder que no fuera la muerte anunciada, asociaron esta ave carroñera que se alimenta de tejido animal en descomposición, estando expuesto a una agresión biológica constante, es capaz de defenderse contra infecciones dada la fuerte estabilidad de la especie, de allí que, pudiera sugerirse que existe proceso inmune natural o celular que posiblemente destruya los agentes infecciosos en el torrente sanguíneo, una vez consumidos por el zamuro o por cualquier ave carroñera, ante lo cual, nuestra ciencia médica, es decir, la socialista, la humana, la comprometida con la vida, permita, mientras, sin perder mas nada, se come zamuro, porque lo que si está seguro, no es veneno.

Para su mejor y más amplio discernimiento, recomiendo la lectura y estudio del trabajo publicado en Googles, titulado: Caracterización Proteica del Suero del Ave Coragyps Atratus (Zamuro de Cabeza Negra) y algunos estudios inmunológicos, realizados, no los conozco, Diana C. Ocando Ocando, Sergio E. Rivera Pirela, Eduardo Ajjam y Rodolfo Salas Auvert, Universidad del Zulia, Maracaibo, estado Zulia, República Bolivariana de Venezuela.

(*) Abg.

  gusclaret@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 18337 veces.



Gustavo C. Vásquez (*)


Visite el perfil de Gustavo C Vásquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a126934.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO