Y ahora, estafas universitarias !!!

Estafas financieras, inmobiliarias, parlamentarias....

El año 2010 dejó  al descubierto el verdadero carácter delictivo que caracteriza a la burguesía, ya no se trata del plustrabajo que sustrae de los trabajadores y trabajadoras, descubierto por Marx en sus investigaciones: “Como sabes, yo distingo en el capital dos partes: el capital constante (materias primas, matiéres  instrumentales, maquinaria, etc.), cuyo valor reaparece simplemente en el valor del producto, y el capital variable, es decir, el capital invertido en salarios que contiene menos trabajo materializado que el que el obrero devuelve a cambio de él. Por ejemplo, si el salario diario= 10 horas y el obrero trabaja 12, repondrá el capital variable más 1/5 de él (2 horas). Este último remanente es el que yo llamo plusvalía (surplus value)…” (El Capital, v. III).

  En esta oportunidad, ante la pérdida de control del poder del Estado que ejercieron por todo el siglo XX, más recientemente, en la cuarta república a través de sus partidos políticos: AD y Copei; la burguesía se ha visto obligada a acudir a nuevas formas delictivas, algunas de ellas las vimos en los acontecimientos que conllevaron a la intervención y liquidación de cerca de 21 de las 63 instituciones con que contaba el sector financiero del país. “Un caso especialmente resaltante es el del Banco Federal, que llegó a ser la octava institución bancaria del país por volumen de captación, y aquí está un conjunto de operaciones fraudulentas llevadas a cabo por sus directivos. Una de ellas, emisión a través de sus agencias de un producto financiero denominado “Certificado de Inversión Financiera”, el cual no estaba amparado por el Fondo de Garantía, Fogade, y adicionalmente no lo reflejaban en su contabilidad. Es decir, ocultaban las captaciones del público, no las reflejaban. Con este mecanismo engañaron, esto está probado en documentos, cerca de 30 mil clientes, por un monto de 2 mil 632 millones de bolívares, se los llevaron…” (Mensaje Anual del Presidente Hugo Chávez, 15 de enero de 2011).

  Al fraude financiero lo seguiría, el inmobiliario, “los constructores iniciaron la práctica de exigir a los compradores romper sus contratos originales, y mediante coacción obligaban a las familias a firmar nuevos contratos por montos que duplicaban o triplicaban el precio original, aplicando esta fórmula sin ningún tipo de justificación racional sino aplicando de manera lineal un aumento que en la totalidad de los casos no se relaciona en lo absoluto con los costos de producción y el precio justo que debe tener una vivienda. Eso sólo tiene un nombre: usura, y eso es un delito, es un delito…” (Mensaje Anual del Presidente Hugo Chávez, 15 de enero de 2011).

  Del Mensaje Anual del Camarada Presidente Hugo Chávez, éste propondría a los diputados/diputadas de la Asamblea Nacional, la idea de interpelar a los señores y señoras ministras del Poder Popular, y ésta se concretaría en las recientes comparecencias de los miembros del Gabinete Revolucionario a la sede de la Asamblea Nacional a exponerles su gestión anual 2010, y responder las inquietudes y preguntas que le formularan los señores diputados y diputadas. Con ello, quedaría en evidencia una nueva estafa, esta vez, a los electores/electoras de oposición, quienes confiaron haber electos diputados/diputadas realmente capacitados para enfrentar con ideas y razones de fuerza a la Revolución Bolivariana, votaron creyendo que habían elegido verdaderos dragones, y las interpelaciones han dejado en evidencia que, los oposicionistas con lo que cuentan, es con diputados que solo alcanzan al calificativo de pequeñas pulgas, sin discursos, sin ideas, que motiven la efervescencia en una oposición totalmente carente de liderazgo.

  No terminaba de quedar en evidencia este nuevo fraude, cuando en plena asamblea de los trabajadores/trabajadoras universitarias de la UCV, el camarada presidente del SinatraUCV, Eduardo Sánchez, hacía mención de una nueva modalidad delictiva, el “fraude universitario”; ejecutado en esta oportunidad, por la oligarquía profesoral que ha dirigido los recursos presupuestarios que año tras año, el pueblo destina a las instituciones universitarias para su funcionamiento. ¿Pero en qué consiste esta nueva modalidad delictiva?

  La misma data del año 2000, marcha en paralelo con la implantación en algunas de nuestras universidades del nefasto “Tabulador Salarial Neoliberal de Luis Fuenmayor Toro”, aprobado por el Consejo Nacional de Universidades mediante Resolución de fecha 12 de mayo de 2000, contenida en el Acta Nº 375, de esa misma fecha, mediante informe presentado  ante ese cuerpo colegiado por el Director de la Oficina del Sector de Planificación Universitario (OPSU), Dr. Luis Fuenmayor Toro, con relación a la aplicación del Manual de Cargo y Tabulador Salarial a los empleados administrativos de las Universidades Nacionales. Por lo que esta estafa arrastra tres (3) gestiones rectorales, en el caso de la UCV: Giuseppe Giannetto, Antonio París y la de Cecilia García Arocha.

¿En qué consiste la estafa universitaria?

En primer término, al uso de medias verdades en el juicio seguido con motivo del Recurso de Nulidad interpuesto por la extinta AEA-UCV, hoy SinatraUCV, contra la aplicación del “Tabulador Salarial Neoliberal de Luis Fuenmayor Toro” y el Manual Descriptivo de Cargos, ya que en la sentencia emanada por el juez temporal, Edwin Romero, Exp. N° 19.656, de fecha 11-05-2005, la UCV,  en su contestación: “la Universidad Central de Venezuela no aprobó en la fecha antes mencionada un Manual de Cargo ni Tabulador Salarial para las Universidades Nacionales, sólo se limitó a aplicar una orden emanada de un órgano competente como lo es el Consejo Nacional de Universidades, razón por la cual solicita se deseche el alegato esgrimido…”

  ¿Por qué, sí era una orden emanada de un órgano competente, el CNU, la UCV aplicó el “Tabulador Salarial Neoliberal de Luis Fuenmayor Toro”, para el cálculo de los aumentos salariales decretados por el Ejecutivo Nacional y no lo aplicó para el cálculo de los Escalafones Bianuales y Reclasificaciones o Ascensos, contemplados en el Acta Convenio que regula la relación laboral entre la UCV y su personal administrativo?, es decir, aplicó dos(2) tabuladores salariales para un mismo tipo de personal, ¿era o no era obligatoria su aplicación si se trataba de una orden emanada de un órgano competente?

  El Escalafón Bianual es un beneficio contemplado en al Acta Convenio que rige las relaciones laborales entre la UCV y su personal administrativo, técnico y de servicios, contemplado en su Cláusula Nº 51: “El escalafón o aumento de sueldo por dos años ininterrumpidos de servicios, se percibirá por cada dos (2) años, y se pagará en forma automática, cualquiera sea el nivel de sueldos del empleado… Se conviene en que el incremento del Escalafón será igual al 10 por ciento del salario mínimo del grado correspondiente del Tabulador vigente.”, pues bien, a partir del año 2000, si la UCV se vió obligada a aplicar el “Tabulador Salarial Neoliberal de Luis Fuenmayor Toro”, como lo manifestó la UCV en el juicio entablado por el sindicato, mediante Recurso de Nulidad, ¿por qué la UCV no realizó los cálculos correspondientes a ese beneficio laboral al Tabulador Opsu, sino que lo hizo al tabulador previamente existente, que desde el año 2000, jamás fue ajustado a los aumentos que se sucedieron desde esa fecha hasta el presente? Esta es la pregunta que nos da luces sobre las características del fraude continuado a que han sido sometidos los trabajadores/trabajadoras administrativas, técnicos y de servicios.

  Veamos en cifras, el alcance del fraude continuado a que ha sido sometido el patrimonio de la familia de los/las trabajadoras ucevistas; pongamos como ejemplo, un trabajador/trabajadora grado 14, Tabulador UCV, año 2000, personal de apoyo administrativo, equivalente según Tabulador Opsu, ubicación 204.

  Del 2000 al 2008, fecha en que entró en vigencia la Normativa Laboral, actualmente vigente, y que sustituyó dicho beneficio por la Prima de Antigüedad, a cada trabajador/trabajadora le han debido de beneficiar con cuatro (4) escalafones, el sueldo mínimo para ese grado, según Tabulador UCV era de 306.518 Bs, por lo cual le correspondía un escalafón bianual de 30.652 Bs. En el caso del Tabulador Opsu, el sueldo mínimo del grado equivalente (204) era para ese año de 332.174 Bs, al que le correspondía como escalafón bianual un monto de 33.217 Bs. Es decir, al trabajador/trabajadora que le correspondía Escalafón Bianual en el año 2000, ya vigente el “Tabulador Salarial Neoliberal de Luis Fuenmayor Toro” o Tabulador Opsu, sí era cierto lo mencionado por las representantes legales de la UCV en el juicio antes mencionado, debió haberles correspondido un escalafón de Bs 33.217 y no 30.652 Bs, como fue que le correspondió, valga decir, una diferencia a favor de la UCV de 2.565 Bs, que pareciera insignificante, solo que si lo multiplicamos por los más de 8 mil trabajadores/trabajadoras que tiene esa institución, sólo así es que podremos alcanzar a ver las dimensiones millonarias del fraude continuado contra el patrimonio de sus trabajadores/trabajadoras.

  Si ascendemos en la escala, la cifra también se incrementa, veamos el caso de un trabajador/trabajadora profesional grado 81, Tabulador UCV, ubicación 401, Tabulador Opsu. Para el año 2000, ese profesional ganaba sueldo mínimo de 505.525 Bs, para un escalafón bianual de Bs 50.553, según Tabulador UCV. Ese mismo profesional, según Tabulador Opsu, tenía como sueldo mínimo 512.645 Bs, para un escalafón según este Tabulador de Bs 51.265. La diferencia se incrementa entonces a Bs 7.120, entre la aplicación de uno u otro Tabulador.

  A partir de ese año, los trabajadores/trabajadoras universitarias comenzaron a disfrutar de aumentos salariales decretados por el Camarada Presidente Hugo Chávez. Así, para el año 2006, debido a esos aumentos el Tabulador Opsu se había reajustado considerablemente, siendo el mínimo o salario tabla, para el equivalente del grado 14, el 205, de Bs 807.029, mientras que el mínimo del Tabulador UCV se mantuvo intacto en Bs 306.518, la diferencia es notable. Para ese año, a los trabajadores/trabajadoras que se vieron beneficiados con el escalafón bianual, la universidad se los calculó a Tabulador UCV, valga decir, a Bs 30.652. Siendo que, si se lo hubieran calculado a Tabulador Opsu, el escalafón bianual que debió haberles correspondido sería de Bs 80.703, la diferencia en seis años subió entonces a Bs 50.051. Considérese además, que esas diferencias tienen incidencia en Bonos de Aguinaldo y Vacaciones, Prestaciones Sociales, para el personal que se jubiló o retiró, en ese tiempo. El alcance del fraude, a la fecha, no ha sido estimado; SinatraUCV, como representante de los trabajadores/trabajadores, apenas inicia las investigaciones correspondientes que conduzcan a la resarción del daño causado al patrimonio económico de sus afiliados/afiliadas.

  La burguesía, y sus representantes, en todas las instancias de la sociedad capitalista mantienen su modelo de actuación, caracterizado por el fraude, la estafa, el hurto, parece ser, más que una conducta, una cultura, un estilo de vida, de los/las capitalistas estén donde estén…

henryesc@yahoo.es

Caracas, 28 de Febrero de 2011



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2490 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a118529.htmlCd0NV CAC = Y co = US