La Misión Cultura y el socialismo del siglo XXI

En realidad, pudiera decirse de entrada que Misión Cultura tiene entre sus fines el de alcanzar a plenitud el socialismo del siglo XXI. Visto desde esta perspectiva, a la Misión Cultura se le augura un futuro largo y abnegado, pues le corresponde la nada fácil tarea de contribuir con la construcción de la mujer y el hombre nuevos.

Vamos al grano. En la visión estratégica que se tiene de una misión, de toda misión, está el que por medio de ella conseguimos alcanzar objetivos altos, significativos, asociados —si lo miramos militarmente— a la victoria final, a la conquista de lo propuesto, al éxito en la guerra. Es en ese sentido que el liderazgo del comandante Chávez ha dado la orden de ejecutar las misiones sociales, que persiguen saldar progresivamente la heredada deuda social. Así conocemos misiones como Barrio Adentro, Robinson, Ribas, Sucre, Madres del Barrio y Milagro, entre otras.

Las misiones, a las que nunca se quiso encallejonar dentro de las burocráticas estructuras provenientes del Pacto de Punto Fijo, fueron desarrollándose bajo esa perspectiva, pero, lamentablemente, sin que sus ejecutores comprendieran que la tarea debe ser indetenible y debe, además, alcanzar su objetivo. Es por ello que muchas de esas misiones se fueron desinflando o burocratizando, reproduciendo las mismas estructuras que se supone que debían combatir. Es por ello también que esas misiones, que debieron alcanzar rango constitucional de haberse aprobado la reforma que había propuesto nuestro Comandante, terminaron como en un punto de recomienzo.

Tal vez ese no sea el caso exacto de la Misión Cultura, a la cual corresponde — como ya lo apuntamos— la compleja tarea de contribuir con la creación de la mujer y el hombre nuevos. Pero hay que recordar que a la Misión Cultura también le toca el objetivo de atender el convenio académico de graduar como licenciados en Educación, mención Promoción Cultural, a un ejército de activadoras y activadores que desde sus experiencias comunitarias sistematizan conocimientos que deben ser evaluados y avalados a través de la Universidad Experimental Simón Rodríguez.

Pero lo que sí es cierto es que la Misión Cultura no ha tenido descanso ni un solo minuto. Su quehacer está avalado por la constancia y por la presencia en los distintos ámbitos nacionales donde se les ha requerido. Ahora, la colina no ha sido conquistada. Es la más compleja de las conquistas misionales. Ypor eso, precisamente, es que la Misión Cultura está llamada a trascender a todas las otras conocidas y a acompañar hasta la sociedad socialista misma a esta Revolución Bolivariana.

Hoy, el Ministerio del Poder Popular para la Cultura se asume en todas y cada una de las distintas expresiones de su gestión, como la Misión Cultura. Es su reimpulso luego de revisar y de estar dispuestos a rectificar aquello que no se haya hecho bien, o se haya hecho incompleto. Todas las plataformas de acción, todas las instituciones que integran la gestión cultural, todos nuestros gabinetes en cada uno de los estados están en la obligación de convertirse en Misión Cultura y, mediante el plan extraordinario, darle la fuerza, la consistencia y la constancia necesaria para conquistar esa colina llamada socialismo del siglo XXI. ¡Patria, socialismo o muerte! ¡Venceremos!

Publicado originalmente en la edición 200 del semanario Todos Adentro



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4857 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /misiones/a51209.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO